Dio negativo el  estudio de ADN al  cura Eduardo Balbi

El estudio de ADN que se le hizo al cura Eduardo Balbi dio negativo. El análisis se enmarca en la causa por filiación promovida por Cristian Vizgarrra desde Joaquín V. González. Si no se apela la decisión, el sacerdote podría quedar libre del juicio por filiación. Aunque la investigación federal por una posible red de trata y pedofilia, continúa en pie. También sigue firme la imposibilidad de que ejerza el sacerdocio. Balbi está suspendido por el arzobispado de Salta. La Iglesia local llevó el caso a la Justicia federal luego de que este matutino reconstruyera denuncias que datan de la década del 80 y 90.

Antes de que se conocieran públicamente estas acusaciones, el sacerdote ya era conocido por haber sido cercano al padre Ernesto Martearena. Incluso, junto a Héctor Yarade fueron los últimos que cenaron con el recordado sacerdote antes de que fuera asesinado.

Las muestras de ADN se tomaron en noviembre del año pasado en Metán, lugar en el que el sacerdote pidió realizarse las pruebas para evitar "posibles escraches".

Los estudios se realizaron en el Instituto de Farmacia y bioquímica de la Facultad de medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), coordinado por el reconocido biólogo y genetista Daniel Corach.

La jueza a cargo de la causa, Patricia Rahmer, del Juzgado Civil, Comercial, Laboral y Familia de Joaquín V. González, indicó que "si no impugnan el resultado, queda firme y hay que dictar la sentencia". La sentencia podría conocerse en algunas semanas. "Hay hisopos guardados en nuestra secretaría por si impugnan la prueba. Pueden ofrecer peritos de parte", agregó la magistrada.

Cristian Vizgarra, el joven que inició la causa señaló que hablará con su abogado y luego decidirá si pedirá otro estudio.

Vizgarra, de casi 30 años, comenzó una cruzada mediática y judicial en octubre del 2018 para ubicar a Balbi que fue sacerdote de su pueblo durante los años 1983 y 1991. Su objetivo era conocer su identidad o finalmente echar por tierra los rumores con los que convivió desde niño.

Cristian fue criado por los abuelos maternos creyendo que eran sus padres. Mientras, en las calles del pueblo le hacían bromas por "ser hijo del cura". "Algunos lo toman como burla, pero esto me ocasiona vergenza", indicó a este medio el joven que recién de adolescente se enteró de que sus padres eran sus abuelos y su tía, su mamá. Cristian nunca conoció a su madre porque murió a los dos días de parirlo.

La denuncia del joven impulsó otras por las que se abrió una investigación federal. Diferentes testimonios acusaron al sacerdote de reiterados abusos a los jóvenes del pueblo a cambio de "regalos". Otros testigos aseguraron que algunos abusados eran drogados en connivencia con un farmacéutico y médico del pueblo. Hechos que, coincidieron los anteños, se habían dejado en un cajón.

"El de 40 años de hoy, cuando fue joven y hacía algo a cambio de bebida, consideraba que ellos eran los pícaros. Ese chico no se da cuenta que estaba siendo abusado. Es por el pensamiento machista", indicó oportunamente la jueza Rah mer.

La prueba con hisopado

“Muchas de las señoras que iban a la iglesia dejaron de concurrir porque se sentían afectadas porque Balbi no era como lo que ellas pensaban”, había expresado Rahmer a medida que la investigación y el escándalo tomaban dimensión. “Se hace un hisopado bucal, el médico confirma que la persona es quien dice ser, se firman actas, se ponen las muestras en sobres lacrados lo que implica que no puedan ser cambiadas”,  indicó Rahmer a la hora de explicar el proceso.

“Actitudes incompetentes”

Al conocerse las denuncias, el arzobispo Mario Cargnello también se sumó a las versiones que comprometían al sacerdote. En una nota exclusiva a este medio aseguró: “A mí me decían que hablaba mal, que tenía actitudes incompetentes, que era un guarango, que a los jóvenes le mostraba fotos de mujeres, pero no se hablaba de pedofilia. Lo que no me acuerdo es que me hayan hablado de un hijo. Es para sospechar de que no podría ser hijo de él, según lo que dijo la jueza Rahmer, que el padre ya se presentó a hacerse el ADN. Si con tanta prontitud se ofreció al ADN, pensé que debía ser que no era el padre”, había expresado Cargnello. La investigación por la presunta red de trata y pedofilia es investigada por la Fiscalía Federal 2, de Villalba.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...