Conflicto entre el intendente Nerón y sus funcionarios wichis

El triste final del pescador wichi Galindo Lescano, de La Puntana, quien se ahogó en el Pilcomayo la semana pasada, trajo aparejados muchos conflictos en la Municipalidad de Santa Victoria Este, donde gobierna Rogelio Nerón, que se enfureció con algunos funcionarios de la comuna, también wichis, que salieron a explicar las razones por las que no conseguían un cajón para depositar los restos mortales del pescador. Con el que más se enojó Nerón fue con Marcos Lucas, secretario de Acción Social de la comuna, que al ser consultado por El Tribuno ese agitado día de penuria en la comunidad de La Puntana, explicó: "No sabemos qué hacer con la gente de la comunidad, yo vengo a dar la cara como encargado de la Acción Social, pero están muy convulsionados por esta situación porque la Municipalidad de Santa Victoria Este no responde por el cajón para enterrarlo. Nadie contesta, los que trabajamos en la Municipalidad no nos enteramos de nada, solo acompañamos a los hermanos y tratamos de resolver estos temas sin recursos, sin dinero".

A última hora de ese día, con el cuerpo en descomposición, llegó el cajón sencillo, como los que se usan en los sepelios de los más pobres, para darle sepultura a Lescano. El cajón es el que se ve en la fotografía de esta página y la historia de cómo lo consiguieron la contó ayer a El Tribuno el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Santa Victoria Este y dirigente wichi, Pedro Lozano.

"Al cajón lo hice yo con mis propias manos porque no hay más personas para hacer las cosas, no tenemos encargado de carpintería ni disponemos de recursos en la Municipalidad, aunque sean pocos, para estas urgencias. El cajón tardó mucho en llegar porque había que fabricarlo y porque Marcos Lucas, encargado de Acción Social, necesitaba una autorización para retirar madera y nunca llegó esa autorización", dijo Lozano, y agregó: "Marcos fue al negocio donde se compran tablas de madera pero no le quisieron dar porque le dijeron que no hay autorización de Nerón ni de la Julieta Cataldo, sobrina del intendente y secretaria de Hacienda de la Municipalidad. Así fue que no teníamos con qué hacer el cajón para el pescador. Pero como era urgente porque se estaba descomponiendo, nos pusimos de garantes Marcos y yo para sacar las tablas y ese día a la tarde nos dieron las tablas, las llevamos al carpintero y a la noche no estaba hecho todavía. Recién al día siguiente temprano lo llevó al cajón que yo hice Rogelio Segundo, secretario de Gobierno, a La Puntana".

Lozano comentó: "Marcos Lucas estaba desde antes ya con la comunidad y la familia del pescador, tratando de contenerlos. Por eso me parece injusto que Nerón lo ataque a Marcos que debería manejar un fondo para esa área, para comprar remedios, cajones, pero no hay un peso".

"El intendente dijo que va a pensar hasta el lunes si lo echa o no a Marcos Lucas y yo apoyo a Marcos Lucas porque estabamos juntos, luchando porque el muerto tenga su cajón. En las áreas que nosotros tenemos a cargo no manejamos nada, no tenemos un centavo ni para comprar una tabla para hacer un cajón. En mi sector de Obras Públicas, desde que asumió Nerón no puedo sacar ni un foco para el alumbrado público. Veo que el pueblo poco a poco se va apagando", expresó el dirigente wichi.

Se quejó: "Todo el tiempo dicen que no tienen plata y entendemos que no hay fondos, pero alquilan camionetas, casas, la Julieta Cataldo gasta en eso y no sé para qué. Desde que asumió Nerón en diciembre le pedimos una reunión de Gabinete pero nunca hubo".

"Sé que lo quiere echar a Marcos por decir la verdad, pero la gente no quiere que Marcos se vaya y yo no quiero ver que se arme una guerra indígena, por falta de entendimiento", finalizó Lozano.

El jueves pasado, enterado Nerón de las declaraciones de Marcos Lucas, enfurecido le pidió que entregue la camioneta de su uso, y le dijo que quedaba fuera de su lugar de trabajo por incumplimiento laboral y por estar en su contra, según informaron. Pero no tardó en llegar la reunión de los caciques que apoyan a Marcos Lucas y que no están contentos con el accionar de Nerón, por lo que el intendente tendrá que repensar su decisión hasta el lunes, considerando las consecuencias que podría tener un despido por esta causa, ya que lo que relatan sus funcionarios parece ser copia fiel de la realidad en la comuna de Santa Victoria Este.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...