Di Lella: “Los baches en la terapia de maculopatías pueden provocar un daño irreversible”

La Sociedad Argentina de Retina y Vitreo advirtió que a raíz de la cuarentena por COVID-19 muchos pacientes en tratamiento oftalmológico, especialmente de enfermedades de la mácula, no están asistiendo a las consultas, lo que puede provocar que su salud visual se vea severamente afectada. Las llamadas maculopatías en forma genérica son enfermedades oculares que ocasionan lesiones en la mácula, una pequeña depresión ubicada en la zona temporal de la retina de la cual dependen la visión central y la lectura, así como la visión de los detalles y los colores cuando hay buena iluminación. El resto de la retina y el nervio óptico son responsables de la visión nocturna y periférica o campo visual. La falta de un control médico adecuado y de tratamiento podría dejar lesiones irreversibles, por lo que instan a los pacientes a retomar los controles. Sobre este tema, El Tribuno dialogó con el médico oftalmólogo Fernando Di Lella (hijo), especialista en cirugía vitreoretinal, tercera generación de oftalmólogos desde el año 1937 en Salta. Di Lella es vocal de la Sociedad Argentina de Trauma y socio fundador de la Sociedad Argentina de Retina y Vitreo, discípulo del doctor Alberto Zambrano, una eminencia en la especialidad quirúrgica de la retina, pionero de la vitrectomía en el país. 

¿Se ha notado un abandono en las consultas y en el tratamiento por parte de los pacientes con maculopatías debido a la cuarentena?
Hemos tenido una conducta del control siempre, pero desafortunadamente con la pandemia que afectó al mundo y con la cuarentena se ha visto afectado el curso de los controles habituales que los oftalmólogos hacemos, y patologías como las enfermedades de la mácula no pueden ser postergadas en su control porque son progresivas. Si no hacemos el tratamiento en el momento adecuado, no hay vuelta atrás. La pérdida de la agudeza visual en las distintas etapas de la enfermedad de la mácula, si no es tratada, deja una cicatriz y disminuye la capacidad visual en forma irreversible. Los baches en el tratamiento son un verdadero perjuicio. 

¿Qué puede haber pasado en estos más de 80 días con las personas que no se controlaron?
Tenemos que ver lo que pasó. Afortunadamente, ya en esta etapa de la cuarentena podemos tener las consultas programadas con todos los protocolos sanitarios vigentes de prevención y podemos ir viendo más seguido a nuestros pacientes con maculopatías. Tenemos que recordarles a todos la importancia del control oftalmológico porque con la utilización de medicación adecuada se obtienen resultados extraordinarios hoy. Es una ceguera prevenible, sobre todo para los pacientes con diabetes que si van a los controles oftalmológicos lo van a llevar muy bien. 

¿Cómo afecta la vida de una persona la maculopatía?
Es una enfermedad que afecta el área más sensible de la retina que es la que nos permite leer, conducir y realizar actividades que requieren alta resolución como verle la cara a nuestros seres queridos. Con la edad, la maculopatía puede afectarnos por diferentes causas, que pueden ser heredadas y también causas metabólicas como la diabetes y ahí se desarrolla la enfermedad macular a cualquier edad. Esta enfermedad produce una severa discapacidad para poder leer. Hay dos formas: una es la seca que es la más prevalente afortunadamente y no produce tantos síntomas; la otra forma es la húmeda, que es la más discapacitante y agresiva. Este tipo de maculopatía produce una disminución severa en el área central de la visión.

¿Cómo se trata?
Lo bueno es que se puede tratar con medicamentos desde el año 2000 con gran éxito. Se trata de un anticuerpo monoclonal, el revolucionario descubrimiento del doctor César Milstein, quien ha ganado un premio Nobel por eso. Ese anticuerpo nosotros lo podemos utilizar para frenar el curso de la enfermedad de la mácula que produce un daño en la capacidad de lectura que es un gran daño si pensamos en la expectativa de vida tan larga que se tiene hoy y que no siempre afecta a los mayores, ya que afecta mucho a personas con diabetes de cualquier edad. 

¿Cuántas personas con maculopatía hay en Salta o no existe esa estadística?
Lamentablemente en Salta y en el país, diría, ese número es difícil de obtener aún. Nos basamos en estudios de otros países, aunque la Argentina ha empezado a participar en los últimos años de estos estudios multicéntricos, entonces cuando hablamos de estadísticas son mucho más abarcativas. En Salta podemos calcular que la incidencia es del 2% de los pacientes, y en los mayores la incidencia es muy grande. Solo en la ciudad de Salta podríamos decir que hay unos 400 pacientes con maculopatía. 

¿Cuándo una persona tiene que ir al oftalmólogo?
Cuando el niño nace es recomendable el primer control. Luego, el control más importante del niño es a los 3 años porque es el momento cuando podemos corregir un defecto refractivo, evitando lo que se llama el ojo vago o ambliopía, que es crucial para la capacidad visual. Luego, cada dos años es recomendable ir al oftalmólogo para controlar o prevenir patologías como la presión ocular, por ejemplo.

¿Hay algún avance en tratamientos para personas con retinitis pigmentaria?
Ese grupo de enfermedades son estudiadas permanentemente por investigadores de todo el mundo porque disminuye mucho la capacidad visual de las personas. Hay avances en estudios pero no de tratamientos aún. Sin embargo, en el último año hubo avances en otro tipo de enfermedades de los ojos transmitidas genéticamente con terapias génicas que fueron publicadas en septiembre pasado en Europa, pero desde entonces el mundo ha tenido otras prioridades sanitarias. Esas terapias génicas se aplicarían a recién nacidos y a niños porque cuando la visión se encuentra extremadamente afectada, ir hacia atrás es muy difícil. Sin embargo, la medicina progresa a grandes pasos y lo que nosotros hoy vemos posible, hace 20 años era ciencia ficción, por lo que no hay que descartar ninguna posibilidad.

“Nunca refregarse los ojos”

Para prevenir el COVID-19, ¿qué recomienda como oftalmólogo?
En cuanto al coronavirus es importante no tocarse los ojos sin la higiene adecuada de las manos, la mucosa de los ojos es una vía de entrada porque tenemos el lagrimal que es la terminación de las vías respiratorias. Hay que saber que no hay que refregarse los ojos. Los ojos son una jalea sagrada que no hay que tocar porque cualquier trauma implica un daño irreversible muchas veces. En ese sentido, recomiendo especialmente que estemos atentos a nuestros ojos porque es un instrumento para toda la vida y para ello hay que hacer prevención de los accidentes laborales. Usar anteojos de seguridad en cada procedimiento que implique un riesgo para los ojos porque los accidentes pueden ser causa de ceguera. 

¿Cuándo es urgente ir a la consulta? 
Los oftalmólogos recomendamos que los pacientes que se encuentran en tratamiento no lo abandonen y por lo tanto se contacten con los médicos tratantes para evaluar los pasos a seguir. Asimismo, en personas que notan cambios abruptos en la agudeza visual o en la calidad de la visión (cambio en los colores o deformación de las imágenes que uno mira) se contacte en forma inmediata con su oftalmólogo de cabecera o servicio de urgencia oftalmológica. En cada centro se están siguiendo todos los protocolos para garantizar la seguridad y bienestar de los pacientes.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...