Un salteño desarrolló una aplicación para reservar mesas en restaurantes

En la denominada “nueva normalidad” las demandas y los intereses de los consumidores se irán modificando. Es esperable un uso más frecuente de aplicaciones, en cuanto los clientes y comerciantes se vayan reeducando para contratar servicios, ajustándose a los protocolos propuestos para cada sector del comercio. Desde mediados de mayo el rubro gastronómico reinició su actividad. Teniendo en cuenta el objetivo de minimizar el contagio del Covid-19, les han solicitado que planifiquen la operatoria del salón con una mengua parcial de su capacidad total. También que busquen alternativas de agendamiento previo, día y horario, lo cual permite una mejor planificación al poderse estimar con 24 horas de anticipación cuánta gente acudirá al local. 

Atento a esto, el ingeniero en Informática Ebaneo Henrique Valdez Kao (29) creó la aplicación Buscando Mesa. Acerca de cómo vio una necesidad insatisfecha tanto para los potenciales comensales como para los empresarios gastronómicos, señaló: “Creo que mi cabeza siempre funciona en modo ‘antena para captar problemas’. Quizá suene a algo negativo, pero el secreto de todo buen emprendedor es buscar problemas para luego pensar en soluciones. Muchas de las grandes ideas se gestaron a través de una mirada atenta a la cotidianeidad de las personas. Lo que hago es llevar una libreta donde anoto todas las cosas que me molestaron en el día o me imagino que puedan molestar a las personas”. Añadió que antes de que se decretara el aislamiento social, preventivo y obligatorio, ya venía trabajando en una aplicación cuya función fuera la reserva de mesas en restaurantes y locales afines. “La oportunidad se cruzó con la preparación y luego de imaginar las necesidades del empresario gastronómico y sus problemas, así como de sus clientes, vine con esta idea, que aplica las últimas tecnologías informáticas de forma simple e intuitiva”, definió. 

Tras dos semanas de ardua labor compartida con el ingeniero Rodrigo Puca lograron concretar la versión inicial. Ahora están transitando el camino de mejorarla, agregarle otras funcionalidades y actualizarla periódicamente. 

Cómo funciona 

La aplicación es extremadamente simple, tanto para los comensales como para los empresarios gastronómicos. 

Ebaneo relató que básicamente quien quiera reservar una mesa en un restaurante de manera sencilla y en línea debe ingresar a BuscandoMesa.com y efectuar solo dos pasos. Primero, seleccionar el local en el que quiere comer. Luego el horario durante el que quiere ir junto con su nombre y correo electrónico. Después hacer clic en el apartado reservar y recibirá un comprobante electrónico con contador hacia atrás para saber en cuánto tiempo deberá presentarse en el salón.

 

Ebaneo Valdez: “El objetivo de la informática es el de ser una herramienta al servicio de las personas, que permita facilitarles la vida”.

Mientras que los dueños de locales pueden crear su cuenta y administrar las reservas fácilmente. Para ellos es factible operar la reserva de mesas bajo dos modalidades: en línea y por método tradicional (teléfono, redes sociales como WhatsApp y Facebook), empleando Buscando Mesa “para gestionarlas de forma eficiente y sin recurrir al viejo papel y lápiz”.

“Buscando Mesa fue testeada por el equipo de trabajo que tengo y otras personas. El proceso de desarrollar una app requiere de varios ciclos de mejora antes de tener un producto acabado. Por ello, desde el 3 de mayo están abiertas las pruebas para el público en general. Con ello buscamos mejorar la plataforma con las sugerencias de los salteños y así tener algo que entre todos construyamos”, sintetizó Ebaneo. Agregó que para acceder tempranamente a la prueba y dar opiniones, hay que ingresar en BuscandoMesa.com y preinscribirse, antes de su lanzamiento el próximo viernes. “La plataforma recibe diariamente decenas de visitas y contamos con más de 253 personas que se preinscribieron en solo dos días. Entre más se inscriban podremos hacer de los restaurantes lugares más seguros”, alentó Ebaneo.

Otra realidad

Ebaneo, descendiente de chinos por el lado materno, al completar su carrera de grado en 2014 se puso como objetivo aplicar para una beca que ofrece el Gobierno de Taiwán a extranjeros. Fue seleccionado por una compañía que desarrolla tecnología para la detección de enfermedades del corazón en dispositivos portátiles. Así se radicó en Taiwán, más precisamente en la capital: Taipéi, desde junio de 2016 hasta fines de 2017. Después de volver de Taiwán entró al King’s College of London, donde se desempeñó como analista clínico de software. Luego, de nuevo en Taipéi, entró a D-Link y ahora está en Tymphany como ingeniero en sitemas. Más cerca geográficamente de donde se inició el coronavirus, relató: “Taiwán no es un lugar típico en estos tiempos que corren. De hecho, es uno de los pocos lugares (sino el único) que pudo implementar una serie de medidas individuales -más de 40- que sirven como prevención del virus y cuyo cumplimiento permitió que desde hace varias semanas no se tengan casos de contagio locales ni importados. Eso lleva a que las personas que vivimos en este país podamos salir a las calles a disfrutar de las actividades cotidianas casi con total tranquilidad”. 

También se refirió a las disposiciones por el Covid-19 que se aplicaron allí en el rubro gastronómico: “Siempre se come con cubiertos descartables (los famosos palitos chinos y cucharas) y hay alcohol líquido a disposición de los comensales. En la circulación la gente es muy responsable y usa barbijos en lugares públicos y con afluencia de personas, cuidando de no tocarse los ojos ni la cara. En todo momento que se sienta alguien nuevo a una mesa o cuando terminan de comer, se rocía alcohol o agua con lavandina diluida para así mantener limpio el lugar. Tampoco se permite que haya gente sentada en frente de la otra. Todos están intercala dos”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...