La mancha que  perdura sobre Aguas del Norte

La investigación de la Justicia Federal sobre el empresario Matías Huergo abarcó un importante capítulo en su relación con la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento Sociedad Anónima (Cosaysa), más conocida como Aguas del Norte.

En la causa se puso la mira en ocho contrataciones de obras y tareas de Aguas del Norte en la que participó Huergo con sus múltiples empresas. Esos emprendimientos sumaron liquidaciones por más de $15 millones, que están bajo sospecha por posibles sobreprecios, direccionamientos, facturaciones truchas y retornos en los que habrían participado directivos de Aguas del Norte.

Si bien las denuncias por fraudes en perjuicio de los fondos públicos que están a cargo de Cosaysa quedaron en manos de la Justicia provincial, al igual que las acusaciones en el mismo sentido que corresponden a la Municipalidad capitalina, en el expediente de la investigación federal se deja en evidencia serias irregularidades en la administración de la empresa estatal.

Un ejemplo. En el expediente judicial se transcribe una escucha telefónica entre Huergo y Aníbal Anaquín en la que queda constancia sobre cómo se "invita" a empresarios amigos a participar de licitaciones que ya habrían estado arregladas de antemano.

“Así que nos vamos a volver especialistas en demolición”, le dijo Huergo a Anaquín tras recibir la “invitación” por parte de Aguas del Norte a participar en las contrataciones para demoler tanques de agua.
 

"Goma me pidió usar a Santiago para facturar, porque son dos obras que nos da, dos obras muy buenas, así que por eso me quería juntar con vos...", le dijo Huergo a Anaquín. "Goma" era uno de los directores de Aguas del Norte, Sebastián Gomeza (quien todavía sigue en la empresa estatal), y "Santiago" es el nombre en código con el que se mencionaba a SEC S.A., una de las firmas de Huergo.

Esa obra fue la demolición de dos torres de agua en el barrio San Remo, que estaban en peligro de derrumbe, que terminó por concretarse a fines de 2018. Se contrató por $3.877.685, pero la obra habría tenido un sobreprecio de casi $2 millones, de acuerdo a la denuncia de un extrabajador de la demolición, quien constató que había sido contratado por Arcadio, también empresa de Huergo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...