El Presidente, la impactante serie del FIFA Gate

 

 

El fútbol, la televisión, Julio Grondona, Pablo Escobar, Sergio Jadue, Pablo Neruda, el FBI, la FIFA, los Premios Oscar. En “El Presidente”, la recientemente estrenada miniserie por Amazon, se cruzan todos esos mundos. Es un recorrido por una historia impactante y también un viaje por Latinoamérica no sólo por la relevancia que el fútbol tiene en la región, sino por las personas involucradas en la historia y por las diversas nacionalidades de los actores elegidos para interpretarlos.
En la dirección general está el argentino Armando Bo, director de los films El Último Elvis y Animal y ganador del Oscar al mejor guión por Birdman. El proyecto narra, en un tono excedido y satírico los entretelones del FIFA Gate, el escándalo de corrupción de la FIFA que revolucionó el mundo del fútbol. El tono es arriesgado y poco usual para este tipo de productos pero tal vez sea el único posible para contar este delirio de corrupción y ambición. El caso explotó cinco años atrás y en él tuvieron una participación fundamental los principales dirigentes de las federaciones sudamericanas. A la cabeza de ellos estaba Julio Grondona, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino por más de tres décadas y vicepresidente de la FIFA. Llamado también el co-conspirador número por la investigación oficial.
El Presidente elige seguir los hechos, pegarse a los personajes reales. Como siempre en este tipo de obras siempre hay desvíos de la realidad que son exigidos por la tensión dramática. Pero acá cada persona se llama como en la vida real, lo que permite que el espectador se meta de lleno en esta historia.
La narración es excesiva al igual que los hechos en los que se basa. ¿Es una serie sobre fútbol a pesar de que el juego, los partidos no sean el centro? Por supuesto que sí. El fútbol moderno tiene muchas dimensiones. Y dos de ellas, de las principales, son los negocios y la política.

Amazon vs, Netflix

Con esta miniserie Amazon sale a pelear el mercado latinoamericano a Netflix. La apuesta es alta. Pareciera, a priori, que El Presidente es el producto adecuado para ello. Un caso real que atravesó todo el continente relacionado con el deporte (el espectáculo) más convocante y movilizante, encarnado por actores de gran relevancia de las más diversas nacionalidades latinoamericanas.
El narrador de la serie es Julio Humberto Grondona. Pareciera una elección muy audaz, ya que quien cuenta la historia está muerto. Pero podríamos decir que es hasta una decisión clásica, un recurso utilizado en Sunset Boulevard (El Ocaso de una estrella), película de Billy Wilder en la que la voz en off era la del personaje de William Holden que estaba muerto.

Julio Grondona

Grondona fue presidente de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) durante 35 años. Su mandato atravesó gobiernos de todos los signos políticos y de todas las legitimidades. Asumió durante el Proceso Militar y murió, todavía en el poder poco después del Mundial 2014. Su manejo fue discrecional. La palabra clave en su trayectoria es poder. Lo construyó sin importarle los medios a emplear. Figura omnipresente modeló el fútbol argentino a su imagen y semejanza. Pero no se conformó con eso. A mediados de la década del noventa comenzó su ascenso en la FIFA. Algunos sostienen que fue a partir del doping positivo de Diego Maradona en el Mundial 94 y la actitud de Grondona de no pelear por él y seguir paso a paso lo indicado por el organismo madre del fútbol mundial. Pronto llegó a ser vicepresidente de la entidad. Su alianza con Joseph Blatter se convirtió en indestructible.
Julio Grondona era quien manejaba las finanzas de la FIFA. Muchos sostenían que si alguien quería obtener algo, debía consultar al dirigente argentino, obtener su visto bueno aunque él no hablara ni entendiera ni una palabra en inglés. Él era quien detentaba el poder (otra vez el poder). De ferretero en un suburbio de la Provincia de Buenos Aires a manejar el dinero de la FIFA, una entidad con un presupuesto mayor al de muchos países. Y en uno de sus dedos el célebre anillo, que no sirve como ostentación ni como recuerdo familiar, sino como declaración de principios (más para los demás que para él): Todo pasa.

Los actores

La elección del actor que lo encarnara era una de las claves en las que se jugaba el destino de la miniserie. Grondona fue un personaje demasiado popular como para que el personaje no se pareciera a él. Lo verosímil de El Presidente se asentaba en ese jugada de casting. El parecido físico, la voz grave pero pausada, el tono de condescendencia permanente, el hastío a punto de explotar.
El elegido fue Luis Margani, actor argentino cuyo primer protagónico en Mundo Grúa, la ópera prima de Pablo Trapero, recibió unánimes elogios hace dos décadas. Un mecánico de autos nacido en Sicilia que debutó en la actuación a los cincuenta años. A partir de ese éxito del cine independiente, Margani actuó en películas como La Fuga o Forajidos de la Patagonia y en varios éxitos televisivos en su país como Graduados, Resistiré y Tumberos. Con 71 años Margani recrea a Grondona y consigue transmitir los matices de un personaje complejo.
El peso dramático de la historia recae en el personaje de Sergio Jadue, el ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP). Jadue obtuvo el cargo casi de forma casual. Era el presidente Deportes La Calera, un club chico, sin demasiada tradición, que recién había ascendido a la Primera División. Mezcla de coraje, inconsciencia, ambición, desparpajo y suerte, a los 31 años pasó a comandar el fútbol de su país. Fue quien se animó a desplazar a Marcelo Bielsa de su puesto como entrenador de la Selección trasandina. A partir de ese momento logró establecerse en el poder. De ahí pasó a la Conmebol; en dos años era uno de los vicepresidentes de la entidad. Entre los gerontes ya establecidos y acostumbrados que lideraban las asociaciones de fútbol de otros países, él parecía inocente y tenía todo para aprender sobre los manejos de ese mundo. Tuvo su momento de gloria cuando Chile gano su primera Copa América, de local, y bajo su mandato. También consiguió que Chile obtuviera la organización del Mundial sub 17. Aprendió rápido del modelo de Grondona. Su reelección en la ANFP fue casi automática: no tuvo lista opositora. Pero muy poco después explotó el escándalo. Jadue al principio intentó negar los cargos aunque pronto se convirtió en testigo protegido y en colaborador de la investigación para conseguir mitigar su pena. En la actualidad espera en Estados Unidos ser juzgado.
Al joven dirigente chileno le da vida un colombiano, el actor Andrés Parra.

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...