Locales vacíos: la primera muestra de la crisis económica

El fin de semana extralargo solo fue una oportunidad para mostrar el paisaje más crudo. El microcentro estuvo sin turistas y casi también sin salteños. A las calles solitarias se les suman cada día nuevos locales comerciales vacíos. Este escenario, por el que se clama la promulgación de la ley de emergencia turística, se agrava. Desde el sector piden una norma que ayude con la deuda que comenzó a crecer desde el 20 de marzo, cuando el país entró en aislamiento obligatorio. Después de casi 4 meses sin actividad, muchos ya comenzaron a abandonar los locales que alquilaban.

En la galería Alvarado bajó las persianas una agencia de turismo. "Cerró con lo de la pandemia y no volvió a abrir", contó un vecino del local. Las galerías de la vuelta no están mejor.

Desde la vereda de la galería "Salta Shopping", unos jóvenes se disponían ayer a sacar el cartel de una de las agencias de turismo que estaba en ese paseo comercial, hoy en día marcado por los locales vacíos: cerró el negocio de artesanías que daba a la calle Buenos Aires y dos rentacar, además de la agencia. Los únicos que quedaron en pie son un Rapipago y una oficina.

Unos metros más allá, el panorama se repite. La galería "Buenos Aires" al menos pudo evitar que se vea vacía la entrada. Los dueños del drugstore ubicado en el ingreso lograron renegociar el contrato de alquiler. "Era eso o se iban", contó José Jáuregui, encargado de la galería. El hombre trabaja allí hace 24 años. "Nunca vi nada igual", aseguró preocupado desde la vereda.

Teme perder su trabajo. "Tengo cinco hijos", contó. La galería, que queda a menos de media cuadra de la plaza principal, tiene la mitad de sus 22 locales vacíos. "Lo que es turismo es el más complicado. Son los primeros que se fueron", aseguró Jáuregui. Contó que los locales comerciales de otros rubros pudieron tener un respiro cuando se abrió la actividad. "Pero ahora, con estas restricciones por DNI, de nuevo hay poca gente y también se están yendo", acotó.

Ante este panorama, algunos propietarios optaron por negociar los contratos. "Un local que estaba a 20 o 18 mil pesos, ahora te lo pueden bajar hasta $12 mil", señaló Jáuregui. Sin embargo, muchos no pueden evitar los cierres. Las vitrinas vacías comienzan a multiplicarse.

"A la noche ves que paran con camionetas en la plaza y comienzan a desarmar los locales", contaron los cadetes de Pedidos Ya en la plaza 9 de Julio.

La cadena de la industria turística es larga. De la actividad se nutre desde el empresario hotelero hasta el artesano. En este último rubro también se comenzó a palpar la crisis.

El flamante "Paseo del Convento" está desolado. En la calle Caseros, donde suelen agruparse los negocios de artesanías, las vidrieras vacías son cada vez más.

Guadalupe tiene hace 12 años su negocio en la cuadra que ahora forma parte del paseo. Evitó el cierre porque la dueña le bajó el alquiler a la mitad. Aunque resaltó: "Así me lo baje al 10 por ciento... yo no vendo nada".

La comerciante advirtió que muchos propietarios que tienen varios locales "no quieren perder". "Algunos no dan el brazo a torcer y terminan teniendo locales vacíos. Aún no entienden la situación que estamos viviendo", manifestó.

La mujer resaltó que "recién ahora" muchos toman conciencia de la importancia del turismo. Aunque también advirtió que falta para valorarlo "como se debería".

"Toda la estructura que se armó se está desmoronando en tres meses. El trabajo de muchos años se está yendo a la basura. Lo que perdés no lo recuperás más. Esto no vuelve a ser como antes. Si no nos dan un auxilio, nos matan", advirtió la mujer, que ahora combina la venta de artesanías con la de barbijos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...