El Ballet Salta festejará los 50 años de trayectoria

El Ballet Salta, de Marina y Hugo Jiménez, iniciaron los festejos por las bodas de oro de la prestigiosa agrupación de la danza.
”50 años con la Danza“ se denomina a la serie de actividades que se desarrollarán durante todo el mes de julio, que lógicamente se irán sucediendo a través de las redes sociales. Saltaron a la vida un 9 de julio de 1970, con una actuación en San Miguel de Tucumán.
“Desde el año 1970 el Ballet Salta lleva en alto la bandera de la danza por todos los rincones del país y del mundo. Este año como la situación no nos permite festejarlo de la manera que queremos, mostrando lo que amamos hacer en un escenario, se realiza de forma virtual. No vamos a dejar que este momento pase desapercibido. Se lleva a cabo a través de nuestra página de Facebook Ballet Salta, con solo dar clic en ”Me gusta“ pueden disfrutar de todos las actividades que se irán publicando de manera libre y gratuita. Las transmisiones serán siempre a partir de las 19”, comentó Hugo.
El jueves será la fecha indicada para festejar los 50 años de trayectoria ya que Debutaron un 9 de julio de 1970, en la ciudad en Tucumán. Habrá una transmisión en vivo por Facebook, con brindis y charla con el ballet.
Marina Tondini nació un 11 de enero en La Quiaca, Jujuy. “Mi madre chilena (La Serena) y mi padre boliviano (Oruro), ellos sembraron en mi la semilla artística porque ella cantaba muy bien y él tocaba la guitarra. Me trajeron a Salta a los dos meses y me crié aquí junto a cuatro hermanos, y luego nacieron dos hermanas mas. De niña, mi juego predilecto era jugar a la visita, me ponía los tacos de mi madre y con un bolso tocaba la puerta, mi madre atendía y yo le decía que era una gran bailarina que venia de viajar por el mundo. La vida y el destino hizo que se cumpla mi sueño”, dijo Marina.
Estudió en Salta: clásico, español, y se recibió de profesora con Mariela Buontempo, una discípula de Miriam Pedrazzoli.
“Ese año conocí a Hugo, que me tomó una prueba para entrar al ballet que estaba formando, yo no sabía bailar folclore, pero el vio mi técnica y me incorporó al grupo. Debutamos como pareja en San Pedro (Jujuy), un 20 de junio de 1970, y allí mi vida cambio. Me fascinó ver a Hugo de gaucho, cantando, tocando la guitarra, contando chistes, y sobre todo su sonrisa al bailar conmigo. Era una experiencia nueva, me cautivó y desde ese momento fuimos pareja en el baile y en la vida”, confesó la bailarina.
El ser mamá de dos hijos, no fue motivo para dejar de bailar: Anibal Antonio, nació en el Mundial del ‘74 (Alemania), y Diego Ramiro, en el ‘78 Mundial en Argentina. Los dos siguieron el camino de sus padres, pero con estudios en el Teatro Colón y San Martín, para tener otro vuelo.

¿A qué le atribuís el éxito del Ballet Salta en el exterior?

Hugo: A que llevamos autenticidad, tratamos que el público vea nuestro baile y estilo, sin mentiras, acompañado de un buen vestuario para que se vean las distintas zonas de nuestro país.

¿Es conocido nuestro folclore fuera del país?

Hugo: Si bien el tango fue más difundido mundialmente, nosotros lo incorporamos a nuestro repertorio, la gente reaccionada con el folclore ya que no es tan conocido, primero observaba y luego lo empezaba a disfrutar.

Alguna anécdota de algún viaje que recuerdes...
 
Marina: Fue en España, Logroño, un 15 de septiembre, actuamos allí en la plaza central porque era la fiesta de esa ciudad. Con un escenario muy bien montado, Hugo antes de su malambo final, le contó al público que ese día para nosotros era muy importante porque en Salta se realizaba la procesión del Señor y la Virgen del Milagro y que se despide a las imágenes con pañuelos. Cuando terminó su malambo, podés creer que la gente nos despidió con los pañuelos al aire, me emocioné hasta las lágrimas.

¿Tenés alguna asignación pendiente?

Marina: Si pudiera volver el tiempo atrás haría exactamente lo mismo, pero también terminaría el Profesorado de Educación Física, que es algo que no pude concretar y realmente amo.

¿Tuviste una experiencia desagradable en alguno de viajes?

Marina: Si, varias cosas pero la que más me marcó fue en el segundo viaje a Israel, porque nos llevaron a los refugios a raíz de los bombardeos, fue un momento muy feo y juré no volver más.

¿Qué escenario o lugar te gustaría repetir?


Hugo: Uy! son muchos! Pero si tengo que elegir serían Rusia y España, la primera por el valor que le dan al artista, te hace sentir muy bien y valorados, con unos teatros magníficos; y el segundo, porque somos muy parecidos y al haber viajado en ocho ocasiones, nos hace sentir como si estuviéramos en casa.

¿Qué mensaje le dejarías a los jóevenes que se inclinan por la danza?

Marina: Que estudien mucho, todas las disciplinas de la danza, pero también que no olviden la base: la tradición, para no irse por las ramas, porque hay que estar cerca de la raíz, para tener la savia por las venas. Además, se debe predicar humildad en la vida, ya que de esa manera llegarán a sus metas, que no crean que lo saben todo...todos los días se aprende algo.

Un sueño por cumplir...

Marina: Que este aniversario se haga realidad en un escenario en Salta y también en Buenos Aires.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...