Empieza a desacelerarse la caída de los ingresos provinciales

A la par de la habilitación de las distintas actividades económicas que estaban suspendidas en Salta por la pandemia, en Rentas de la Provincia empezaron percibir una pequeña mejora en los aportes de los contribuyentes que, aún así, siguen en niveles negativos. Una situación similar se registra en la otra pata financiera y principal de Salta: la coparticipación nacional.

De acuerdo a las últimas estadísticas oficiales, la recaudación local tuvo en un junio una caída en términos reales (tras deflactar la inflación anual) del 22% en comparación al mismo período del año pasado.

Repunte

En la secuencia del pago de los impuestos en el primer semestre se observa cómo la curva de los ingresos tuvo una abrupta merma en abril, que fue del 29% real por debajo de igual mes de 2019, y desde ahí empezó a repuntar desde mayo, cuando el descenso interanual real llegó al 24%.

En referencia a las transferencias de coparticipación, la caída de la recaudación por IVA fue del 24,6% en julio. En términos reales la recaudación cayó 12,9%, si se toma como válida una proyección de inflación de 2% en julio. Los ingresos de la AFIP mostraron una leve desaceleración en la caída respecto a meses previos.
 

El año había arrancado de manera auspiciosa para las arcas provinciales, con un crecimiento en los aportes que percibe Rentas, pero todo se derrumbó con la imposición de la cuarentena por la enfermedad del coronavirus a finales de marzo. En enero fue el pico, con una suba interanual real del 13%; en febrero la recaudación aumentó un 3,6% y el mes siguiente el porcentaje escaló hasta el 5%.

El impuesto provincial que más ingresos genera es el que se aplica a las actividades económicas. En ese ítem se recaudaron en junio cerca de $1.500 millones, que si bien fueron $160 millones más que en el mismo mes del año pasado, al descontar la inflación anual el resultado queda en una caída del 21% en términos reales en los aportes.

Desde Nación

La coparticipación federal también muestra una desaceleración en los últimos meses en los niveles de caída de las transferencias hacia las provincias.

Un reciente informe de la consultora Centro de Economía Política Argentina (CEPA) da cuenta del impacto de la pandemia en el erario provincial. En la sucesión que va desde el tercer al quinto mes de este año hay un efecto en aumento de la caída de los recursos transferidos en términos reales: -11,5% en marzo, -18,7% en abril y -26,1% en mayo. Junio y julio muestran un camino inverso: -12,3% y -14,6%, respectivamente.

Las partidas que llegan desde Nación representan alrededor del 80% de los ingresos que dispone el Gobierno de Salta.

En julio la merma en términos reales de la coparticipación para la provincia fue del 14,2%. Un mes atrás la baja fue del 11,6%.

Aportes

La pérdidas financieras de las provincias son compensadas, en parte, mediante un programa de emergencia que Nación dispuso mediante el decreto 352/20, para la asignación de recursos provenientes del fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y de préstamos canalizados a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial.

Hasta ahora Salta solo recibió $1.505 millones en ATN. En los primeros seis meses de 2020 la administración local percibió $34.593 millones en coparticipación, de acuerdo a CEPA.

En paralelo, la Nación implementó programas de subsidio directo hacia los ciudadanos para paliar la crisis económica, como el ingreso familiar de emergencia (IFE), la asistencia al trabajo y la producción (ATP), los bonos para la asignación universal por hijo y para jubilados, la tarjeta Alimentar y los créditos a tasa cero y otros con el interés subsidiado del 24%.

Sumados todos esos planes, Salta recibió $14.015 millones durante el primer semestre.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...