Conoce a la perfección lo que es “saltar al triunfo”. Con una estirpe netamente deportiva, Rodrigo Basualdo, exjugador y exentrenador de la Selección salteña de handball, solo piensa en grande y su Orán natal, en donde es hoy gerente de Deportes de la gestión del intendente Pablo González, se convierte en una catapulta para devolver a Salta a la elite mundial.

¿Cómo se juega este duro partido en tiempo de pandemia?
Estamos tratando de acomodar la casa. La vara en deporte estaba bajísima y nuestro primer objetivo fue acomodar el polideportivo municipal que estaba en un abandonado casi total. Para eso hicimos cuatro fases de infraestructura a corto plazo en el cual, comenzando a arreglar parte de los albergues. Estamos ya por reinaugurar la pista de atletismo que estaba destruida a raíz de un festival popular, que incluyó el ingreso de varios camiones que se sumaron a la cantidad de concurrentes y al escenario grande.

Se hacían festivales en ese predio?
Sí, pero ahora no. Está destinado exclusivamente para las distintas disciplinas.

¿Cuánto mide y qué tiene?
El campo mide prácticamente 2 hectáreas. Posee pista de atletismo, la cancha de fútbol reglamentaria, hay un polideportivo, canchas de básquetbol, handball, de vóleibol, tres canchas de fútbol 5, cancha de papi fútbol, canchas de tenis y de frontón, un anfiteatro y ahora una cancha de fútbol tenis.

¿Están teniendo actualmente actividades?
Sí, por supuesto que sí. Siempre respetando los protocolos de seguridad, dentro de esta modernidad. Gracias al respaldo del intendente, logramos un grupo extendido de profesores. Tenemos cerca de 12 actividades funcionando todo el día en distintos horarios. Todas tienen su protocolo por separado.

¿Cuánta gente concurre diariamente?
Cada día practican entre 200 y 300 chicos distintas disciplinas. Hay boxeo por la mañana y a la tarde, handball tiene 8 turnos distintos; vóleibol, 4 turnos, una escuela de fútbol de un barrio aledaño que funciona adentro. La idea es que en un tiempo de “no pandemia”, este complejo mueva más de 1.500 personas todos los días. Este es el plan de la casa y para eso hay que preparar completamente todas las instalaciones. Esta pandemia nos dio un tiempo para poder prepararla y estamos en casi el 90 por ciento con las obras en perfectas condiciones. Hay pocas cosas por hacer, pero aún mucho por sumar.

¿Y los costos para los deportistas?
Cabe destacar que no hay ningún costo para las personas que llevan adelante las diferentes prácticas. De todos modos, por cuestiones personales y sanitarias, algunos instrumentos, como palos de hockey, bochas lo debe llevar cada deportista. Va a pasar lo mismo con algunas raquetas, puesto que la semana próxima vamos a inaugurar la escuela de tenis.

Respaldo del sector privado...
Hay gente que se ha acercado para colaborar desinteresadamente, entre las que figuran una empresa de construcción, Edesa o Telecom. Aún no hemos creado un sistema de sponsoreo con Rentas, para hacerlo de forma totalmente transparente. Con respecto a los buffets estamos gestionando una formalización para que recién puedan entrar en funcionamiento de manera correcta.

¿De qué se trata el proyecto de polos deportivos?
Nosotros tenemos un proyecto en red, en donde estamos articulando con el instituto La Merced, de profesorado de educación física. Estamos capacitando recursos humanos, que son los futuros profesores de educación física. Hemos hecho un convenio para que nos den 12 medias becas para que los chicos vengan a trabajar con nosotros dos días a la semana. Más que un trabajo es una capacitación en cuatro disciplinas, comenzando con oratoria en liderazgo, en primeros auxilios, etc. También con la UNSa tenemos un proyecto a mediano plazo, donde buscamos hacer un club social con la casa de altos estudios. De esta manera estamos buscando en tiempo de pandemia crear nuevos líderes deportivo. No solo por una gestión.

¿De qué disciplinas hablamos?

Handball, rugby, vóley y básquetbol. Fútbol aún no entra porque no tenemos un técnico provincial o nacional. De todos modos, Orán, por la cantidad de escuelas de fútbol que posee, no tiene un déficit deportivo. Con este trabajo buscamos en un futuro federalizar estas disciplinas. Que tengan sus asociaciones con personería jurídica.

¿Apuntan a un relevamiento olímpico?
Nosotros tenemos una misión que consta de tres partes: ordenar la casa, la expansión social, que es salir a los barrios y finalmente buscamos federalizar las distintas disciplinas, que eso llevará a relevar las cualidades olímpicas de los deportistas. Orán ya tuvo chicos que estuvieron en las olimpíadas, como karate, handball, boxeo, entre otras. Queremos expandirla más y estamos trabajando con el centro de apoyo, de base deportista, con un preparador físico que está trabajando con 12 chicos entre 12 y 17 años, que son futuros proyectos. Vamos a trabajar para comenzar 3 años en las distintas disciplinas para ver qué cosechamos.

¿Hay charlas?
El lunes tuvimos una reunión con Horacio Anselmi, Teresa Pastrana, la primera levantadora olímpica de la Argentina, que además es de Rosario de la Frontera, y con el profe Nicolás Agüero, apuntando ya a los juegos Dakar y a los futuros medallistas olímpicos. Es un proyecto grande para Orán y para la Provincia.

¿Hay potencial en Orán?

Sí, hay potencial en Orán. En recurso humano y en características competitivas que es muy buena. Por allí hace falta tener más gente formada que trabaje con ellos. Ahora que estamos por trabajar en la segunda fase, la social, vamos a encontrar mucho potencial.

¿Pensaste en una fusión con otros municipios cercanos?
Hemos estado trabajando en conjunto con Tartagal, con Paola Muñoz, la directora de Deportes de esa ciudad y tenemos un proyecto en conjunto en atletismo. Las dos ciudades han refaccionado sus pistas de atletismo. También dialogamos con la profesora del instituto Romero Brest, que tiene el profesorado del Cenard. Son dos departamentos muy grandes que se pueden ayudar en el crecimiento de la región. Hay una excelente relación con los municipios.

¿Cómo trabajan con el gobierno provincial?
Muy bien. Marcelo Córdova nos da una gran mano con gestiones en Vialidad de la Nación. Para la cancha de hockey. Tiene una predisposición que marca una gran diferencia positiva.

¿En qué benefició la pandemia y en qué no?
En qué sí: en cuestión infraestructura. La vara estaba tan baja que nos permitió trabajar estos meses en el predio para acondicionarlo casi completamente. Falta, pero ganamos mucho tiempo en la preparación. El día que se levante la pandemia vamos a estar preparados para no colapsar en las canchas, los baños, y en todas las estructuras que no fueron cuidadas en decenas de años. 
En qué no: que preparamos una planificación a largo plazo muy trabajada y presupuestada. Un trabajo anual muy bueno, con toda la cuantificación posible, que debió ser reformulada. Tuvimos que reinventarlo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...