Médicos de Orán, desilusionados con los profesionales que envió Nación

Médicos que trabajan en el hospital San Vicente de Paúl, en Orán, manifestaron su desilusión por los profesionales que envió el Ministerio de Salud de la Nación para apoyar a los equipos locales en el trabajo contra la pandemia de coronavirus.

"No recibimos ninguna solución. Tuvimos una reunión tipo "coaching', nos dieron ánimos para seguir trabajando, pero ninguna otra respuesta", manifestó Inés Savoy, quien trabaja en el sector de clínica médica del nosocomio.

Según dijo la mujer, de los dos equipos de profesionales que llegaron desde Nación -uno, el 4 y otro, el 12 de septiembre- en el hospital quedaron dos médicos recién recibidos apoyando a un profesional en la guardia central y otro, en la sala de unidad de terapia intensiva (UTI) COVID.

"Una esperaba que viniera más gente para ayudar en el hospital y dar a toda la comunidad la atención que se merece", expresó.

La profesional reconoció que el Ministerio de Salud Pública de la Provincia no envió todavía a ningún profesional para colaborar con ellos en una situación que los desborda por completo.

Savoy describió que "el hospital está supersobrepasado" y detalló que las camas de internación están al "doble o triple" de su capacidad habitual, que es de 20 plazas. Explicó que hay pocos médicos y enfermeros trabajando, mientras "los casos de COVID-19 aumentan de manera alarmante".

Por lo que contó, en la guardia central hay siete médicos fijos y en UTI COVID hay otros tres que rotan. La UTI común tiene dos médicos y la sala de clínica médica, cuatro. Esto no contempla al personal que atiende en los centros de salud.

Muchos de los trabajadores de la salud están aislados y no pueden atender: dos médicos de clínica, dos de UTI común y una de UTI COVID.

Como los enfermeros de planta se infectaron, en clínica médica trabajan por la mañana el jefe de Enfermería y dos profesionales contratados. En esta sala, hay dos enfermeros internados con neumonías graves.

Si bien Savoy estimó que en el servicio de guardia hay más enfermeros, consideró que son "pocos en relación con la cantidad de pacientes que hay".

"Charlas motivacionales"

La médica Marité Duarte manifestó en redes sociales su descontento con los profesionales que envió Nación a Orán: "En la primera tanda, que eran 15, llegaron solo dos médicos, que no vinieron a trabajar a la par de nosotros, sino a organizarnos y coordinar, a dar charlas motivacionales".

La mujer opinó que los funcionarios nacionales creyeron que se encontrarían con trabajadores que no sabían dónde estaban parados, "pero se encontraron con un hospital colapsado, sin más lugar para enfermos y con muy pocos médicos".

Duarte criticó que un día, mientras cuatro médicos internaban a dos pacientes leves en la escuela Osvaldo Pos y sus fotos salían en los diarios, en la guardia central había un solo médico para atender a 35 pacientes internados y a más de 40 que venían de clínicas, hospitales de localidades vecinas y particulares. "­Qué incoherencia!", exclamó.

"Necesitamos menos capataces y más peones. Menos caciques y más indios. Menos jefes (...) que vengan a ningunear al que está laburando en serio 24/7 sin comer, sin ir al baño, sin descansar", comentó la mujer.

Apoyo a provincias

A principios de septiembre y en el marco del trabajo conjunto y articulado con la Provincia de Salta, el Ministerio de Salud de la Nación envió a Orán cinco enfermeros, cuatro técnicos en emergencia y dos epidemiólogos.

Junto a ellos, viajó el secretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, quien sigue en la ciudad norteña para paliar esta situación de emergencia en la que está sumida el departamento.

Junto con el equipo de profesionales, llegaron también elementos de protección personal, como mamelucos, guantes, barbijos y alcohol.

El 12 de septiembre, Nación volvió a enviar un grupo de 19 profesionales a la ciudad norteña, entre los cuales había 10 técnicos en emergencias, 4 enfermeros, 1 enfermero de unidad de terapia intensiva, 2 médicas y 2 kinesiólogas respiratorias.

En esta ocasión, junto con el personal de salud llegaron 30 respiradores, 30 monitores multiparamétricos y 30 bombas de infusión volumétrica.

Según informaron desde Nación, los profesionales voluntarios forman parte del registro elaborado por la cartera sanitaria nacional, que comenzó con las inscripciones en abril. Desde entonces, más de 700 fueron convocados para conformar grupos de refuerzo en distintas provincias que necesitaron rotación de recursos humanos para enfrentar el avance de la pandemia.

“Un esfuerzo sobrehumano”

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, reconoció que el esfuerzo de los trabajadores en Orán “es increíble, sobrehumano”, y consideró que es uno de los lugares más críticos de la Argentina en relación con la pandemia de COVID-19.

González García condenó las agresiones que sufrió el médico Daniel Gatica en el hospital San Vicente de Paúl, por las que decidió renunciar. Mencionó que los profesionales de la salud del norte provincial incluso evitan ir al baño para no tener que sacarse y volver a colocarse el equipo de protección personal.

“Que haya agresiones a los trabajadores de la salud no se puede creer porque son héroes en esta situación. Creo que la mayoría los reconoce, pero la agresión es inadmisible”, manifestó el ministro el martes pasado, en una conferencia de prensa en la que se anunció la extensión por 90 días del bono de 5 mil pesos para los trabajadores de la salud.

González García advirtió que la situación en Orán es “tremendamente crítica”. 

Comentó que desde principios de septiembre está allí el subsecretario de Estrategias Sanitarias de la Nación, Alejandro Costa, y que este es uno de los sitios adonde fueron parte de los 700 profesionales voluntarios que viajaron a los lugares del país que están con mayor tensión en sus sistemas de salud.

“Es una situación que no logro entender, me indigno, me enojo”, expresó el funcionario, y señaló que “en Orán se paga el precio de tener una circulación comunitaria alta sin restricción a la circulación de personas”. Mencionó que, si bien el Gobierno volvió a fase uno, “lamentablemente muchas personas no cumplen”.

El ministro de Salud de la Nación también dijo que clínicas privadas de Orán y de Salta están recibiendo instrumental y equipamiento, como respiradores, en comodato para ampliar su capacidad. 

“El objetivo es hacer que el sistema funcione en red sin importar de quién sea el establecimiento. Todo esto es un esfuerzo enorme, pero si no logramos en esos lugares restringir la circulación de personas, se va a ir complicando”, indicó el ministro.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...