Jóvenes mujeres de Orán fabrican juguetes de madera

En esta cuarentena muchas personas se reinventaron, le buscaron la vuelta a la situación y pasaron de trabajar en una especialidad a otra con buenos resultados.

Boom Kids es un emprendimiento familiar liderado por dos mujeres de la ciudad de Orán, dedicado a la fabricación de juguetes didácticos en madera a partir de remanentes de carpinterías y aserraderos. Juguetes fabricados para niños en edad escolar y preescolar.

En el caso de las hermanas Guerra, Norma (34, docente) y Sonia (30, licenciada en Recursos Humanos), tenían un emprendimiento de alquiler de juegos para fiestas infantiles.

Boom Kids nació como proyecto original, y hasta ahora sigue en vigencia, para el alquiler de juegos infantiles para cualquier tipo de evento, "empezamos con un pelotero, una cama elástica y maquillaje artístico, pero la cuarentena nos cortó la posibilidad de seguir trabajando", dijo Norma a El Tribuno.

Sin embargo, tras varios años de interacción con las familias, los niños y las fiestitas, nos dimos cuenta de que no existía en el mercado un juego seguro para los más pequeños (niños de 0 a 4 años). Es así que empezamos a armar de a poco la plaza blanda, con juegos seguros y una caja que fabricamos nosotras mismas, llena de bloques de madera pintados y un enhebrador en forma de zapatilla", agregó la docente.

"Es ahí que detectamos el interés de los niños por estos dos últimos juegos. Nos empezamos a interiorizar sobre el tema, a leer sobre la educación Waldorf, Motessori y sobre estimulación temprana. Este interés se complementó perfectamente con la gran familiaridad que tenemos con la madera, dado que somos hijas de un maderero; lijar, clavar y serruchar es para nosotras algo incorporado en los genes", dijo orgullosa del emprendimiento que llevan adelante con su hermana.

"Nuestras hijas se acostumbraron a ayudar en la casa", dijeron Norma y Sonia

Al principio fueron vendiendo los juguetes entre amigos y conocidos, más tarde invirtieron en una sierra caladora de banco, que lo cambió todo. "Empezamos a hacer variedad de juegos, todos los días salen cosas nuevas; siempre es un desafío distinto", dijo Sonia.

Ya con un stock considerable habían hablado con varios jardines de infantes para ir a mostrarles los productos a directivos y a los padres, pero todo se frustró con la situación de la pandemia. Así que decidieron invertir en la imagen de la fan page (principal canal de comunicación).

"Nos preparábamos para el Día del Niño, dedicamos mucho tiempo y amor a cada trabajo realizado y las ventas fueron exitosas", remarcó Sonia.

Estas jóvenes madres conviven con sus hijas (3 niñas Norma) (1 Sonia), todas con tareas asignadas; lijar, levantar aserrín, hacer solas las tareas de la casa, aguantar una, dos o tres máquinas encendidas en el comedor - taller. "Saben qué hacemos nuestro mejor esfuerzo, aprenden y valoran", concluyó la menor de las Guerra.

Productos disponibles

Los productos son fabricados a partir de materia prima remanente de aserraderos y carpinterías. A lo largo del proceso se trata de mantener la impronta sustentable, predominan los juguetes al natural y los acrílicos utilizados son al agua y no tóxicos.

Fabrican variedad de rompecabezas, animales de granja, de la selva y una edición muy especial de animales autóctonos, bloques de madera que simulan una ciudad, vocales y números con imanes, juguetes simbólicos, kits de herramientas, etc.

El packaging son bolsas de tela de lienzo de fabricación propia, que además son reutilizables por el cliente, en bolsas de cartón o de papel madera.

El objetivo de estas hermanas es lograr una producción respetuosa del ambiente, dado que utilizan como materia prima los remanentes de las fábricas, crean conciencia sobre el valor de la reutilización y la reducción en el consumo de plásticos y caucho.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...