El oficialismo insiste con la ley de etiquetado de alimentos

La Cámara de Diputados de la Nación vuelve a ser un territorio de disputa entre el oficialismo y la oposición. En esta oportunidad, el proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos es el nuevo "botín de guerra" y su tratamiento quedó nuevamente postergado debido que el Frente de Todos no consiguió quórum.

El texto debía debatirse el mediodía del martes 5 de octubre en la Cámara de Diputados, en una sesión especial que había sido convocada por el oficialismo, pero no se pudo por el faltazo de Juntos por el Cambio.

Tras las acusaciones cruzadas entre los dos sectores que dominan la agenda política en el país, durante la semana pasada se avanzó en un acuerdo para que el próximo miércoles, pero con un temario consensuado, se trate la iniciativa, que busca marcar con un sello octogonal negro los empaques de productos que contengan exceso de azúcares, grasas, calorías o sodio.

La diputada salteña del Frente de Todos Alicia Figueroa acusó a la oposición de no querer dar quórum y dijo que esta actitud no solo se vio para el tratamiento de esta ley, sino que también en otras oportunidades.

"Hay muchos otros proyectos que se debaten bastante, se dilatan y no se quieren tratar. No es nuevo lo que ha pasado, no es extraño porque por algo hace cuánto que no podemos sesionar", agregó la legisladora.

Para Figueroa, esta ley tiende a buscar una mejora en la alimentación sana y equilibrada y a garantizar el derecho a saber lo que se está consumiendo. Consideró que es "una ley necesaria" porque se estarían etiquetando los productos que tienen una mayor proporción de algunos ingredientes que tienen que ver muchas veces con ciertas enfermedades recurrentes, tanto en niños y adolescentes como en adultos, como sodio y azúcares.

"Son ingredientes que afectan de alguna manera a la salud cuando están en una cantidad excesiva. La ley tiende a eso, para que esté visible, de tal manera que al momento de la compra, las familias tengan en cuenta esa información, y si eligen igualmente comprar ese producto con exceso, ya es responsabilidad de ellos. El Estado tiene que controlar ese exceso, poniendo en evidencia", afirmó.

Respecto al faltazo de Juntos por el Cambio a la sesión expresó que "a veces no entiende" la actitud que toman y afirmó que "parecen niños" y que le "da mucha vergüenza" cómo actúan.

"El pueblo nos paga para trabajar y para crear leyes y aprobar todo lo que sea beneficioso para la Nación. Creo que tendrían que sancionar a la gente que estuvo ahí, porque estuvieron como burlándose. Yo lo tomo como una burla y la verdad que es muy lamentable porque si nosotros tuviésemos esa ley habría mucha gente que estaría consciente de lo que consume y no compraría esos alimentos dañinos, especialmente para los niños", expresó.

Se puede mejorar

En diálogo con El Tribuno, el legislador justicialista Andrés Zottos resaltó que "el espíritu" de la ley no es malo, pero afirmó que hay artículos que no comparte y que piensa que va a hacer una propuesta en el recinto para intentar mejorarlos.

"Si bien no estoy de acuerdo con el 100 por ciento del proyecto, y votaré en contra de algunos artículos en particular, con el espíritu de la ley sí estoy de acuerdo. Como Estado, debemos tomarnos el trabajo de brindar una adecuada educación nutricional a efectos de desarrollar el hábito de una alimentación saludable desde la más temprana edad, a fin de evitar futuras consecuencias", destacó el diputado salteño.

Zottos comentó que esta ley de promoción de la alimentación saludable tiene como propósito "concientizar a la sociedad" sobre la calidad de los alimentos a través de la incorporación de etiquetas en el frente de los paquetes de los productos ultraprocesados, que adviertan sobre la presencia excesiva de nutrientes críticos como azúcares, sodio, grasas saturadas y grasas totales.

"Si no hacemos algo, la obesidad infantil va a ser la próxima pandemia que vamos a tener que transitar en Argentina, y los costos finales para los sistemas de salud pública serán considerables. De aprobarse, como ya sucede en otros países del mundo, habrá un sello por cada producto en exceso que contiene el alimento procesado", expresó el legislador salteño.

Además, resaltó que no todo debería tener un sello sobre los valores máximos de azúcares, grasas saturadas y demás y que se deben cumplir los límites del perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

El legislador resaltó además que, dentro de las excepciones, hay varias que incluyen a niños y adolescentes. "Esto es en miras de cuidar a los más influenciables a consumir esta clase de productos, que debemos reconocer, son ricos, pero dañinos a la larga. ¿O no legislamos en cuanto a lugares, etiquetas que deben contener y publicidad de cigarrillos?", finalizó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...