Los salteños se suman a los festejos de Halloween, una antiquísima tradición celta

El origen de Halloween tiene que ver con una tradición de origen celta para celebrar el fin de verano y las cosechas irlandesas. Actualmente es una festividad que se celebra principalmente en el mundo anglosajón (Reino Unido y Estados Unidos) y en otros países como Canadá y Australia. Sin embargo, es cada vez más popular en el mundo entero por lo que su influencia también ha llegado a Argentina. Salta no escapa de este movida a la que cada año se suman más seguidores. 

Esta festividad no solo suma seguidores niños sino también a los adultos que ahora no temen disfrazarse y acompañar a sus hijos o amigos. 

Desde hace un par de años, los más chicos en los barrios comenzaron a sumarse al famoso "dulce o truco". Eran un par, después surgieron las fiestas en las casas de algún amigo o compañerito de la escuela que no dudaba en invitar a  todo grado pero la consigna siempre fue : ir disfrazados. 

En la actualidad, los chicos ya no temen salir a pedir las golosinas y es más los más grandes ya se suman a las fiestas organizadas en boliches, salones y casas de amigos. Vivir el disfraz, del personaje que más les gusta sigue siendo la consigna. 

Hoy, en una recorrida buscando las compras previas para la fiesta de Halloween, El Tribuno se encontró con una gran oferta de productos y casa de cotillón con filas de clientes. 

 

Buscando algo más del origen de esta fiesta, se puede rescatar que es un festejo que combina orígenes celtas y cristianos relacionado originalmente con el final de la época de las cosechas y la llegada del equinoccio de otoño. Se trata de una fiesta de origen pagano que se celebra la noche del 31 de octubre, víspera del Día de Todos los Santos (su versión cristiana).

Esta celebración tiene sus raíces en el antiguo festival celta conocido como Samhain, que significa “fin del verano” en lenguas gaélicas y se trataba de una de las fiestas más importantes de la Europa  pagana, ya que marcaba el final de la época de cosechas. Durante esa noche se creía que los espíritus de los difuntos caminaban entre los vivos y se realizaban fiestas y ritos sagrados que incluían la comunicación con los muertos. Además, era habitual colocar una vela encendida en las ventanas para que los muertos “encontraran su camino”.

Además de Halloween, en el calendario celta el 31 de octubre se trataba de la última noche del año. Para los pueblos celtas, el año se dividía en dos periodos: la mitad oscura que abarcaba al otoño e invierno y la mitad clara, formada por la primavera y el verano. La creencia celta aseguraba que al principio de la mitad oscura, la división entre el mundo terrenal y el más allá se difuminaba y que esta época era la más propicia para el regreso de las almas a este mundo.
El Samhain iniciaba el 31 de octubre y unido al festejo de Año Nuevo Celta, se alargaba durante tres días.

Posteriormente, una vez que el cristianismo se convirtió en la religión exclusiva del Imperio Romano, las tradiciones celtas fueron tachadas de paganas y en un intento por disminuir su culto y popularidad en los territorios romanos.
El de 31 de octubre comenzó a equipararse con el Día de Todos los Santos, una fiesta católica que honra tanto a los santos canonizados, como al resto de quienes no tienen un día especial del año.

Un hecho clave para la consolidación de Halloween fue el cambio de fecha del Día de Todos los Santos (celebrado anteriormente el 13 de mayo) al 1 de noviembre, instituido oficialmente por Gregorio III en el siglo VIII.

Gracias a la influencia del Reino Unido en la conformación de los Estados Unidos, Halloween llegó a territorio norteamericano a finales del siglo XIX. Fue en los EEUU donde se convirtió en una celebración de alcance global, con íconos como jack-o’-lantern, una lámpara formada por una vela al interior de una calabaza tallada con ojos y boca de tradición irlandesa. También se popularizó la famosa frase trick or treat a modo de broma o amenaza.El primer desfile de Halloween en los Estados Unidos se celebró en 1921 en Minnesota; sin embargo, el boom de esta festividad hacia otros países no angloparlantes ocurrió durante la década de los 70, cuando las producciones de Hollywood como Halloween de John Carpenter (1971) mostraron cómo se vive la festividad en Norteamérica.

 

Y si de arte se trata, la Camerata Stradivari de Salta se sumó a esta muestra de las artes relacionadas con Halloween y los personajes de terror de las cientos de películas que siguen los grandes y chicos. Este viernes a las 20, los seguidores de la Camerata se dieron cita en el Sociedad Italiana, para escuchar y disfrutar de esta fiesta a través de la música. Durante el encuentro se pudo disfrutar de una decena de temas entre los que estuvieron inclusos obras de Michael Jackson. 

Para el público la consigna era ir disfrazado, en particular los más pequeños, que al ingreso al salón recibieron todos sus premios. Pero esta fiesta ya no es solo de los chicos, y algunos papás no dudaron en llegar vestido como Mr. Increíble  o la Mujer Maravilla. 

 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...