“Europa tiene una responsabilidad histórica hacia la transición verde”

El embajador de la Unión Europea en la Argentina, Amador Sánchez Rico, estuvo en Cachi el jueves último, para el cierre de Plan del Alto Valle Calchaquí, un proyecto financiado por la asociación internacional con 800 mil euros, de los cuales el 15% fue aportado por organismos locales.

¿Por qué la Unión Europea decidió financiar este proyecto?

En una convocatoria que se hizo hace más de dos años, recibimos proyectos de varias partes del país y de distintas organizaciones de la sociedad civil. Esta fue una propuesta muy sólida y con objetivos muy claros en materia de desarrollo sustentable, planificación territorial y organización verde, que se enmarca en las prioridades del Pacto Verde Europeo.

En la última convocatoria, recibimos más de mil proyectos, de los cuales elegimos 11 y 5 de ellos están en la región del Chaco.

¿Por qué hay tantos proyectos en el norte?

Nos jugamos mucho en el Chaco. Es la zona de mayor biodiversidad de todo el continente americano, después del Amazonas, y mucho de nuestro futuro está ligado a él.

¿En qué sentido?

Por el sumidero, los gases de efecto invernadero, la biodiversidad y el desarrollo sustentable, en la transición verde que tenemos que acometer...

La Unión Europea se ha puesto como objetivo para 2030 reducir en un 55% sus emisiones de gases de efecto invernadero, en comparación con los niveles de 1990 y, para 2050, se ha impuesto la neutralidad climática.

Si queremos conseguir una neutralidad climática a nivel mundial, necesitamos trabajar con todos nuestros socios, como la Argentina que, en el Gran Chaco, junto con Bolivia y Paraguay, tiene mucho que aportar.

En el Chaco habitan comunidades aborígenes. ¿Cómo trabajan con ellas?

Tenemos proyectos con las comunidades aborígenes. Aquí, con los wichis y, en Misiones, con los guaraníes, para fortalecerlos desde lo social, educacional y sanitario.

¿Es posible llegar a esa neutralidad climática en un sistema capitalista?

Sí, claro que lo es. La Unión Europea, en los últimos 20 años, ha conseguido crecer y reducir gases de efecto invernadero, en comparación con los niveles de 1990. Tenemos que crecer de manera verde, con eficiencia energética, energías renovables, apostar al hidrógeno verde, al litio y a ese tipo de transformación de nuestra matriz.

El cambio climático aumenta la desigualdad y genera migraciones...

Se trata de alcanzar una transición verde justa y que nadie se quede atrás. 

Hay que financiar esta transición y los países mas desarrollados se comprometieron a hacerlo. En Copenhague, en 2009, se decidió aportar 100 mil millones de dólares y la Unión Europea es el primer contribuyente, con un 33%.

No lo hacemos solos... Necesitamos al sector privado... Argentina tiene muchísimo que aportar por sus condiciones meteorológicas, la densidad del país y sus características.

Desde Europa han contaminado muchísimo...

Es verdad que la Unión Europea contaminó durante las últimas décadas, sobre todo, durante la industrialización. 

Ahora generamos un 8% de los gases de efecto invernadero a nivel mundial, pero contribuimos en un 33% en la financiación a esta transición verde porque tenemos una responsabilidad histórica.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...