El #27F: otra protesta más allá  del escándalo por las vacunas

Convocados a través de las redes sociales bajo los hashtag #27F y #Argentinazo, ciudadanos autoconvocados con banderas argentinas y dirigentes opositores de diversas extracciones partidarias se movilizaron en todo el país en rechazo del escándalo del vacunatorio vip que terminó con la renuncia de Ginés González García al Ministerio de Salud. Las críticas también fueron a la cuestión de fondo: la mala administración de la pandemia.

El epicentro de la protesta fue en Buenos Aires, en la Plaza de Mayo, pero las concentraciones también se replicaron en las plazas y centros del interior del país.

En Salta, el foco de concentración fue la plaza 9 de Julio, donde los manifestantes se hicieron presentes, a pie o en sus vehículos, para pedir por un plan de vacunación más claro y sin privilegios.

La marcha, impulsada principalmente en las redes sociales, tuvo un fuerte respaldo y activa participación de sectores de la oposición, pero no solo de Juntos por el Cambio, sino también de agrupaciones políticas como las lideradas por el economista José Luis Espert, entre otras. Tanto la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, como el diputado nacional por el radicalismo, Mario Negri, y el senador Martín Lousteau, entre otros, fueron algunos de los que se mostraron en torno de la Plaza de Mayo.

Los dirigentes opositores se concentraron sobre la Avenida de Mayo y desde allí avanzaron en columna, mientras se escuchaban cánticos a favor de Bullrich, reclamos para que "renuncien los vacunados vip" y el reaparecido "Sí se puede".

De todos modos, el grueso de los manifestantes fueron personas sin identificación partidaria, que comenzaron a caminar por las distintas calles porteñas, en dirección al Obelisco y luego se dirigieron hasta las inmediaciones de la Casa Rosada. Algunos fueron con banderas argentinas y remeras de la Selección nacional y carteles que expresaban el enojo contra el gobierno de Alberto Fernández e incluían referencias al escándalo del vacunatorio vip.

Una de las imágenes que más impactó fue la de diez bolsas mortuorias en la vereda de la Casa Rosada, cada una con el nombre de algunos dirigentes políticos y sociales que fueron vacunados. Fue una iniciativa de la agrupación Jóvenes Republicanos, una línea interna de Juntos por el Cambio.

Otro de los puntos de encuentro fue la Quinta de Olivos, donde se produjeron incidentes: militantes de agrupaciones sindicales, algunos identificados con remeras de la CGT, llegaron inesperadamente y golpearon a los manifestantes adherentes a la marcha opositora. Primero hubo gritos e insultos cruzados. Luego, la violencia fue escalando y se produjeron algunos forcejeos, empujones y hasta enfrentamientos a golpes de puño.

"Las vacunas de privilegio desnudaron la cara más cruel de la Argentina que no queremos más. Acompañamos el #27FBanderazoNacional porque el reclamo de un país digno y justo debe interpelarnos a todos por igual", dijo Negri, quien estuvo en Mar del Plata.

Por su lado, Lousteau, que estuvo presente en Plaza de Mayo, expresó: "Vinimos a apoyar este reclamo genuino que nació de la sociedad porque seguimos esperando que pidan perdón los que se vacunaron y no les correspondía. Deben abrirse y ser públicos los registros de todos los vacunados en todas las provincias".

Más allá de que el epicentro de la protesta fue la ciudad de Buenos Aires, en Córdoba también hubo manifestantes reunidos en el centro de la capital mediterránea. En Rosario ocurrió lo mismo.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...