La era Chibán: una revolución con balance más que positivo

Borrón y cuenta nueva, pero con ideas revolucionarias para dejar una gran huella. Ese fue el objetivo planteado en 2003 para convertir a la Liga Salteña de Fútbol es una entidad autogestionable y con clubes en permanente crecimiento, que la convirtió en una Liga ejemplo de más de 200 que existen en el país.
“Arrancamos con un equipo de gente que tomó a la Liga con un criterio totalmente distinto a lo que se manejaba”, recuerda Sergio Chibán, presidente y principal mentor del exitoso cambio.
“Ese es el concepto con el cual llegamos y allí tuve la suerte de encontrarme con delegados, como Blanca Chacón Dorr, el contador Daniel Cáseres, Carlos Echazú, Adolfo Resina o Héctor Assefh, con el cual empezamos a armar el equipo de conducción, en donde el principal objetivo fue revolucionar con proyectos para dejar de administrar miserias”, destacó Chibán.
Quizás el estado de la vieja sede de calle Deán Funes, sin gas natural y con puertas de “plástico negro” en los baños públicos, golpeaban fuertemente al ego de los nuevos dirigentes.
Así, Chibán destacaba que “el problema es que yo era un obsesivo de los recursos y quería no solo una nueva sede, sino un hotel que nos permitiera tener ingresos genuinos. Vender para no aumentar el patrimonio, no me interesaba ni me interesa, les aclaré a todos. El hotel debía ser temático para conseguir nuevas fuentes de ingreso”.
De esta manera se formó una comisión encabezada por Francisco Cornejo y Juan López, quienes se encargaron de negociar y así llegó el canje de la sede por el hotel.
A partir de allí comenzaron las grandes obras, la utilidad del hotel y el bingo, la herramienta fundamental para el crecimiento y la ayuda a los clubes.
De qué sirvió, simple. Los 6 ó 7 millones que generó anualmente el hotel hasta el 2019, frenado a partir de la pandemia del año pasado, se distribuyó en gastos de los árbitros, las ambulancias, las policía y los seguros que necesitaban los 18 clubes afiliados.
A partir de allí, y con fondos propios se construyó la sede de la calle Martina Silva de Gurruchaga, donde está la sede central de la Liga.

La repercusión social

Cabe destacar que las principales sedes que posee la Liga también revolucionaron las diferentes zonas. “El barrio 9 de Julio, donde se encuentra una de nuestras sede donadas por el doctor Juan Carlos Romero no tenía cloaca ni pavimento. Hoy tiene luz, cloaca y pavimento. El agradecimiento de los vecinos por el crecimiento de la zona nos llena de orgullo”, destaca Chibán.
“En la zona del hotel hoy una de las zonas no urbanas más caras de Salta, en las 6 hectáreas del Parque Bicentenario tenemos 5 canchas de fútbol y próximamente habrá un salón de fiestas a terminar para luego generar recursos, cuando pase la pandemia y nuestra sede de calle Gurruchaga alimentó considerablemente el flujo de la barriada norte”, destaca el dirigente.

Una apuesta ganadora

El bingo es prácticamente una propiedad intelectual de la Liga que sirve para ayudar a los clubes, quienes después utilizaron sus bingos para aumentar sus beneficios.
De todos modos Chibán marca la diferencia. “Los clubes también se beneficiaron de sus bingos, pero con un fin diferente: el bingo de los clubes se hace para tapar déficit, en cambio el bingo de la Liga se hace para construir ladrillos y ayudar a los clubes”.
Y ahora, qué viene. “Estamos muy avanzados con la constitución de la mutual, en un proyecto que no está muy desarrollado en Salta como en las principales ciudad del país y además está en vista la sociedad de capitalización y ahorro, proyectos por ahora frenados por la pandemia”, se lamentó.
En ese sentido, Chibán aclaró que “esta fue la reforma que se hizo este año para facultar al comité ejecutivo para desarrollarlos y crecer”.
Y el mensaje no se hizo esperar. “Hay que aggiornar a la Liga de hoy y su proyectos. Hay que capacitar la mayor cantidad de gente. No necesariamente vamos a estar preparados los que hoy estamos para afrontar todos los desafíos. Vamos a necesitar gente de adentro y de afuera que estén muy capacitados para que no se frene el crecimiento que llevamos a cabo hace muchos años”, resaltó.

Un golpe duro

“El momento de bajón de la Liga lo tengo que vincular a lo deportivo. Los descensos, en su oportunidad, de los principales clubes salteños, a pesar que no somos responsables de los resultados deportivos, nos afectó a la institución, pero estoy cada vez más seguro que estamos en proceso de volver al ruedo”, resaltó el presidente liguista.
De todos modos resaltó que “hoy se están metiendo otros clubes en la competencia. Hay como una renovación en el fútbol salteño”.
Finalmente, Chibán resaltó la necesidad de apoyo gubernamental y empresarial. “El apoyo debe ser indudable. Sin la Liga hoy tendríamos la mitad de los clubes. Pero hay que resaltar que los clubes deben ir saliendo del “plan social” que generaba los bingos para el sostenimiento de cada uno de ellos”, pronosticó.
Cabe destacar que la rentabilidad de los mismos cayó en un 65%. Mientras se respeta el valor de $600 por cartón, el valor de un departamento o de los vehículos se triplicaron.

Materias pendientes

La Liga continúa con obras e inauguraciones para este año, por ejemplo los vestuarios del club Libertad, el arreglo de los baños y vestuarios del club 9 de Julio, la inauguración próximamente de la cancha de Peñarol con 100% de los recursos de la Liga, la iluminación del club San Martín (con un apoyo considerable de mano de obra del club), la construcción del salón de reuniones de Comisión Directiva para San Francisco, la cancha de San Antonio y la construcción del salón de fiestas de la Liga en el predio del Parque Bicentenario.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...