Raúl Padilla: “Tenemos que trabajar para generar empleo genuino”

El joven norteño reconocido en la zona y en el vecino país de Bolivia por su vasta experiencia en temas informáticos, y que hace algunos años junto a su familia conformó una empresa de logística que trabaja en Salta pero también en otras provincias, con ideas sencillas pero que pueden ser un puntapié inicial para la generación de puestos de empleo en uno de los pueblos con mayores índices de desocupación del norte de la provincia, se refirió a sus aspiraciones y los proyectos que lo acompañarán “para devolverle la esperanza a la gente de mi pueblo”.

¿Por qué espacio político quiere disputar la intendencia de la localidad de Aguaray?
Somos un grupo de jóvenes y de vecinos que no habían tenido militancia en política y vamos a salir por el Partido Justicialista a trabajar por la intendencia porque tenemos buenas ideas, buenas intenciones pero, sobre todo, proyectos que no son faraónicos pero que se pueden concretar para comenzar a dar respuestas a la mayor demanda de los aguarayenses: la falta de fuentes de trabajo genuino. Yo comencé mi militancia dentro del partido comunal de Adeco (Agrupación Democrática Comunal que creó hace más de una década el fallecido exintendente de Aguaray Juan Carlos Alcoba). Fui candidato a concejal pero no en un lugar expectante, sino como nos pasa a los militantes que sumamos nuestros nombres para completar las listas. 

¿Cómo lo ve a su pueblo en la actualidad?
Hoy en día se lo ve un pueblo quedado, muy sufrido y con pocas esperanzas desde los acontecimientos sucedidos el año pasado con la destitución del exintendente Prado. Eso me decidió a enfrentar este desafío de salir con gente nueva y formar un grupo para que trabaje por Aguaray. Cada día que transcurre sumamos más militantes y creo que cuando conocen nuestra propuesta hay una buena aceptación y la convicción de que las propuestas se pueden llevar a la prácticamente perfectamente, que no son solo una propuestas de campaña.

¿Cuáles son esas iniciativas?
Desde mi punto de vista, la industrialización de lo que aquí se produce es fundamental. Somos un pueblo que por décadas ha producido petróleo, gas, pero son recursos que se están acabando. Pero lo que no se acaba en Aguaray es el potencial de nuestros propios vecinos. Estuve hablando con algunos empresarios de otras provincias y están animados a formalizar alguna iniciativa económica y productiva en la localidad de Aguaray. La fortaleza que tenemos es que contamos con 4 escuelas de educación técnica de muy buen nivel y particularmente lo que hemos estado hablando con algunos inversores es la posibilidad de instalar una fábrica de cerámicas y ladrillos huecos.

¿Eso puede generar puestos de empleo?
Por supuesto que sí y además sería un círculo virtuoso porque impulsado desde el municipio podemos contar con materiales de construcción a precios de costo para darle solución a la gente que requiere de mejoras en sus viviendas. Hay una fábrica de este tipo en Tartagal que tiene tanta demanda, que me ha tocado ir a pedirles que me vendan ladrillones y me dieron un turno entre uno y dos meses porque las producciones están todas vendidas. Pero otro aspecto fundamental es que los trabajadores en este tipo de emprendimientos tienen que contar con los aportes que por ley les corresponden, con sueldos registrados y una obra social. El trabajo en negro y con salarios de $8.000 como los que cobran los trabajadores eventuales o planilleros es algo que no se puede naturalizar.

¿Pensó en alguna otra iniciativa productiva que se puedan gestionar desde el municipio?
Una fábrica de lácteos, porque una de las escuelas técnicas imparte desde hace años todo el conocimiento que los chicos que egresan lo tienen muy incorporado. Contamos con técnicos agropecuarios egresados de las escuelas de Aguaray que pueden trabajar con los animales que provean la materia prima, técnicos químicos que pueden elaborar los derivados y técnicos electrónicos que pueden trabajar en el mantenimiento de las plantas porque es cuestión de coordinar todos estos aspectos. Yo me fui muy jovencito de Aguaray a trabajar lejos de mi pueblo y a estudiar, pero mirando a Aguaray desde la distancia me di cuenta que hay un potencial y que es cuestión de ponerse a trabajar, pero en serio, para potenciar lo que este lugar puede ofrecer con gente competente, más aún estando tan cerca de la frontera con otros dos países como Bolivia y Paraguay.

¿Y cuál es el mensaje para la gente de Aguaray, en especial para los jóvenes de su localidad?
Yo estudié en la escuela técnica y de a poco trabajando y estudiando me recibí de ingeniero en sistemas. Tengo 36 años y trabajé en muchos lugares y viví en pueblitos que subsistían porque contaban con una o dos fábricas en las que trabajaba el grueso de la población. Regresé a mi pueblo y con mucho esfuerzo pudimos crear una empresa familiar de obras y servicios logísticos. Mi padre tiene el canal de televisión de Aguaray, de Salvador Mazza, que está a cargo de mis dos hermanas, pero lo que quiero decir es que con trabajo, con mucho esfuerzo se pueden lograr los objetivos. La política tiene que servir como herramienta para hacer entre todos los vecinos que el lugar donde vivimos sea mejor. 
 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...