Tras la derrota del oficialismo, la Bolsa chilena se desplomó un 9,6%

La Bolsa de Santiago se desplomó un 9,6% en su apertura tras los históricos comicios en los que los chilenos castigaron a los partidos tradicionales y decidieron que la nueva Constitución la redacte una convención muy diversa, con gran presencia de independientes.

El IPSA, el principal índice bursátil chileno y que reúne a las 30 mayores empresas que cotizan en bolsa, sufrió así su peor caída desde marzo de 2020 cuando comenzó la pandemia en Chile y se decretó el cierre de fronteras. Las mayores bajas se dieron en servicios básicos y las acciones de compañías como Aguas Andinas. En el Chile y Banco de Chile con caídas superiores al 10%.

La derecha oficialista, más partidaria de mantener el mismo modelo económico, es la gran perdedora al no conseguir el tercio de los 155 escaños que necesitaba para influir en la redacción del nuevo texto que sustituirá al actual, vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet.

Contra todo pronóstico, los independientes y la oposición de izquierdas y de centro obtuvieron más de dos tercios de la convención, que será paritaria entre varones y mujeres y es la primera que nace de un proceso plenamente democrático y participativo en Chile.

El mercado cambiario también reaccionó con pesimismo y el peso chileno pasó de 700 a 722 unidades por dólar, el mayor salto del dólar desde noviembre de 2019, cuando Chile estaba inmerso en la peor ola de protestas desde el retorno a la democracia en 1990.

El banco de inversión JP Morgan, que alertó la semana pasada que los mercados podrían reaccionar "con angustia" si el oficialismo no alcanzaba el tercio, dijo ayer que "el castigo a la política tradicional, la heterogeneidad de los independientes y la extrema izquierda sobre los moderados sugieren un régimen de mayor incertidumbre en el futuro".

"Si bien los independientes son la primera minoría, la naturaleza de un bloque tan heterogéneo hace que sea difícil tener una idea clara de cómo esos votos interactuarán con las diferentes coaliciones políticas orgánicas", agregó.

La asamblea constituyente, que contará también con cupos reservados para indígenas, tendrá hasta un año para redactar la nueva carta magna que sustituya a la actual, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y considerada por muchos como el origen de las grandes desigualdades de país.

El proceso, que se planteó como la vía política para poner fin a la crisis social, culminará en 2022 con un plebiscito para aprobar o rechazar finalmente el texto.

Triple derrota

Las elecciones celebradas este sábado y domingo en Chile sellaron una triple derrota para la derechista coalición del presidente Sebastián Piñera, cuyos magros resultados en convencionales constituyentes, alcaldes y gobernadores abrieron un inédito proceso para la elaboración de una nueva Carta Magna, en un año eleccionario que se presenta cuesta arriba para el mandatario.

Con casi el 100% de los votos escrutados, la gran perdedora fue la derecha y sus formaciones Unión Demócrata Independiente (UDI), Renovación Nacional (RN) y Evolución Política (Evopoli), que como coalición "Chile Vamos" perdieron alcaldías emblemáticas, no alcanzaron los constituyentes que esperaban y solo lograron meter en balotaje a 8 candidatos a gobernadores.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...