Pareja de policías retuvo cerca  de 40 minutos a un ladrón

Además de la violencia institucional que ejerce la Policía de Salta a través de sus diferentes manifestaciones en exceso: gatillo fácil, represión, torturas y armado de causas, entre otras, también suele ser reprobada por la falta de acción en muchos de los casos. Llamado al Sistema de Emergencias 911 por parte de una mujer que segundos después fue brutalmente asesinada, marchas y reuniones de vecinos en los distintos barrios de la ciudad y el interior por la falta de seguridad, son algunos de los hechos que exponen la inacción policial. El jueves por la noche, en el centro de esta ciudad, una pareja de policías tuvo que luchar y retener durante 40 minutos a un ladrón; pese a los insistentes llamados a la Policía, la ayuda llegó después de mucho tiempo dejando en evidencia un lamentable accionar de sus pares.

El hecho ocurrió cerca de la medianoche del jueves en una panadería de calle Ituzaingó entre Mendoza y San Martín, cuando un sargento ayudante y su mujer, también policía con el grado de sargento, se disponían a comprar pan. Tomando distancia en un contexto de pandemia, el hombre se encontraba en la vereda junto al coche donde descansaba su bebé, cuando imprevistamente sintió que alguien le metió la mano en el bolsillo de su campera, se dio vuelta y sujetó al sospechoso. Intentaron robarle el celular.

A pesar de estar con ART tras una rotura de ligamentos que sufrió en su mano izquierda, el sargento ayudante logró reducir al ladrón, quien en un primer momento no ofreció resistencia, intentó convencer al policía de civil que lo soltara pidiendo perdón y señalando que no lo haría nunca más. La gente, los transeúntes, comenzaron a amontonarse en el lugar y frente a ello el efectivo de civil les pidió a gritos por favor que llamaran al 911 para colaborar con la violenta situación. El sujeto logró desprenderse y empujó al sargento ayudante, cayeron los dos y volvieron a forcejear, el policía lo redujo nuevamente, luego llegó la ayuda de su señora, quien se tiró arriba del sospechoso para inmovilizarlo.

Además de la sargento, en un momento también logró llamar al 911 y alertar lo ocurrido en la vía pública, las personas presentes también llamaron a la Policía pidiendo colaboración, sin embargo brillaron por su ausencia los agentes motorizados, policías de a pie o móviles que pudieran estar por la zona patrullando. Tuvieron que pasar 40 minutos para advertir la presencia de un vehículo oficial en el lugar.

Durante todo ese tiempo podría haber ocurrido cualquier cosa. Si bien y gracias al valor de la pareja de policías que supieron controlar la situación reduciendo al sospechoso, no estuvieron exentos de recibir algún tipo de herida a pesar de tener que forcejear en más de una oportunidad con el sujeto. Según imágenes que se viralizaron en redes sociales, se trató de un hombre más bien joven, de unos 1,70 metros de altura aproximado, tez blanca, con gorra y de contextura delgada. Además, la pareja de policías de civil tuvo que descuidar a su beba que los acompañaba y quedó a la guarda de terceros a un costado en el coche.

Sobre el final del periplo que le tocó atravesar a la pareja de efectivos que trataba de disfrutar de su jornada fuera de servicio, algunos presentes, dos o tres mujeres, al parecer conocían al sospechoso e intentaron convencer a la pareja que no tenía nada que ver, sin embargos personas que habían observado lo sucedido señalaron que efectivamente el hombre había intentado robar el celular del sargento ayudante. Finalmente fue trasladado en el móvil policial y la pareja policial realizó la denuncia correspondiente.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...