“Yo ya tomé una decisión, pero no me puedo ir hasta no tener a alguien que me reemplace” 

El médico, que comandó la estrategia de lucha contra el coronavirus en Salta, decidió dejar el cargo luego de las flagrantes infracciones de la política a las restricciones sanitarias en el marco de los homenajes al general Martín Miguel de Güemes por el bicentenario de su fallecimiento.
En una entrevista concedida a El Tribuno, Aguilar dijo que todo lo que está pasando por la pandemia “es muy complicado” y que “lo hacemos más complicado las personas cuando se politizan las cosas”.
“Esta segunda ola se caracteriza porque el compromiso de todos, población y dirigentes, no es el mismo de antes. Hay mucha gente profundamente comprometida, pero no somos los mismos que el año pasado. Hay menos. Está bien difícil la situación”, advirtió.

A 24 horas de haberle presentado su renuncia al gobernador Gustavo Sáenz y luego de haberse reunido con él en privado, ¿mantiene su decisión de dejar el cargo?
Estuve hablando con el gobernador en su casa y le dije que renunciaba. Él me pidió que me quede, pero le dije que me quedo solo hasta que se nombre a un reemplazante y que él decida quién será. Él estuvo de acuerdo.

¿Se fijó un plazo?
No, no hay plazo. Pero yo no quiero que sea largo porque ya tomé una decisión, pero no me puedo ir en medio de este lío o hasta no tener a alguien que me reemplace formalmente en el COE. Porque yo puedo tener mis motivos, pero también tengo que dejar organizado esto para quien va a tomar mis funciones. Me dijo (Sáenz) que va a decidir quién será esa persona y me avisará.

¿Le pidió el gobernador que usted le recomiende a alguien?
No. Honestamente no lo hizo.

¿Y si le pidiera, usted tendría algún nombre para sugerirle?
Es difícil recomendar a alguien, hay mucha gente capacitada para hacerlo, pero cuando esto se complejizó tanto y se politizó, se hace muy difícil encontrar un equilibrio. 
El año pasado fue más fácil porque la ola fue más leve. Teníamos un sistema sanitario que estaba muy comprometido tanto en la parte pública como privada, pero ahora está muy difícil porque está politizado a nivel nacional, además. Antes veíamos las reuniones de Alberto Fernández con (Horacio) Rodríguez Larreta y era algo muy sano para la sociedad ver eso, porque dejaban de lado la política. Ahora no se ve eso, se ven peleas permanentemente. Y eso en una pandemia no sirve, es perjudicial para el manejo de la situación y la meta de salir de ella con la menor cantidad de muertes posible y, dentro de esa meta, que la economía funcione lo mejor que se pueda. Si uno logra vencer esta ola con una economía más o menos funcionando y con presencialidad en las escuelas, creo que nos tenemos que dar por satisfechos.

¿Fue difícil tomar la decisión de renunciar?
Sumamente difícil, porque estoy muy comprometido. Yo veo muy politizado todo. Pero yo hablo con médicos amigos que están en los comités de otras provincias y les pasa lo mismo. Esto pasa en todo el país. Cuando politizás una pandemia de esta naturaleza, que es algo nuevo para todos, se generan estos problemas entre quienes están en la política y quienes están en la parte sanitaria. Y esto yo lo hablé con el gobernador y se lo dije, porque yo hablo con él con mucha franqueza. Y él está muy preocupado por lo que pasó, me dijo que no sabía que eso iba a ocurrir y que está sumamente decepcionado y enojado. Eso me transmitió él a mí. Y quiere buscar a los responsables.

Al margen de que hubiera habido una orden de Nación, no estuvo bien que se libere la entrada de militantes cuando el COE ya había dicho que no se podía. Es una contradicción interna que llama la atención...
Exacto. Pero una cosa es la contradicción y otra cosa es la distinta opinión que hay dentro del COE que, incluso, hasta puede ser provechoso que así sea. Eso es algo que está bien que exista. En cambio, es otra cosa cuando el COE dice algo y después, por cuestiones políticas, se hace otra cosa. Eso es lo que yo no pude aceptar. Porque nosotros con los gauchos habíamos determinado ciertas cosas y nos habíamos puesto de acuerdo con ellos y lo que pasó no fue lo que nosotros habíamos dicho. Yo no sé si fue Nación o Provincia. Lo que sé es que se decidió algo, yo lo dejé firmado y no se hizo. Y eso no lo puedo aceptar.

¿Este tipo de cosas ya habían pasado antes y lo del miércoles fue la gota que colmó el vaso, o es la primera vez que ocurría?
Hay algunas cuestiones políticas intrínsecas, pero no tiene sentido detenerse mucho en ellas porque no es mi función. Indudablemente que yo tengo mis diferencias con acciones de algunos ministerios, pero son cosas que van a pasar siempre porque es normal. 
Yo tengo mis diferencias, sobre todo, con el Ministerio de Salud Pública, en cuanto a las formas de hacer las cosas o plantear ciertas cuestiones. O tal vez de estrategias de cómo plantear la pandemia. Tengo mis diferencias y quedan plasmadas en las reuniones del COE, donde cada uno dice lo que piensa porque así debe ser.

Sí, pero cuando una decisión se toma después todos deben ir para el mismo lado...
 Y sí, se tienen que cumplir, porque, si no, uno queda totalmente desacreditado ante la sociedad y la sociedad tiene toda la razón para reclamar.

Cuando usted dejó la primera vez el COE, en otras circunstancias porque había bajado la intensidad de la pandemia, había dejado una serie de recomendaciones para que el sistema sanitario no se relaje de cara a la segunda ola. ¿Esas recomendaciones se cumplieron?
Es cierto. Yo hice una especie de memorias al gobernador con una serie de recomendaciones en las que hablo de todo. Anticipo que una segunda ola iba a llegar entre marzo y abril, que probablemente iba a ser distinta a la primera, y que recomendaba hacer ciertas cosas dentro de la salud pública. Algunas se hicieron y otras no. 

¿Y ahora en qué situación estamos? ¿Lo que pasó el miércoles puede traer consecuencias?
Desde el punto de vista sanitario no creo que tenga tanto impacto lo que pasó, porque siempre todas las cosas criticables de la ruptura de los protocolos fueron al aire libre, lo cual puede llegar a suavizar la cosa. Lo verdaderamente peligroso es lo que deja como imagen. 

¿Vio los comentarios de dirigentes políticos que rompieron los protocolos sanitarios, pero sostienen que su renuncia tiene más que ver con las fallas del COE y no con lo que pasó en los homenajes? ¿Tiene algo para decir de eso?
No lo vi, pero mi renuncia no tiene nada que ver con eso. Fallas seguramente tuvimos, no tengo problemas en admitir cuando me equivoco.

¿No le parece que hay falta de autocrítica por parte de la política?
De política no me gusta hablar porque no me interesa el tema en particular. A mí me interesa lo relacionado con mi profesión. Hay quienes saben de política, saben hacerlo y están para eso. Me parece bien que haya opiniones distintas a la mía, aunque no las escuché.

¿Cómo continuará la actividad en el COE?
Por ahora todo igual. La idea es dejar funcionando el COE lo más equilibrado posible. Yo voy a seguir con el mismo compromiso hasta que tenga un reemplazo y me vaya.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...