VIDEOS. ¡Maracanazo! Argentina, campeón de la Copa América tras derrotar a Brasil por 1 a 0

¡Por fin Argentina, por fin Messi! Después de 28 años de frustraciones y sequías, en la noche del 10 de julio de 2021 fuimos testigos vivientes de la “foto” que tanto soñamos y que parecía imposible de concretarse: la de Lionel Messi levantando una copa con la camiseta celeste y blanca. Y con esa captura llegó el premio a una increíble generación de futbolistas (la misma Pulga, Ángel Di María, Nicolás Otamendi y Sergio Agüero) llevaba una década y media sin poder alcanzar esa gloria esquiva en las finales perdidas en las Copas del 2007, el 2015 y el 2016, como así también en la de Brasil 2014 frente a Alemania.

La Selección de Messi gestó la ansiada gloria con una soberbia victoria 1 a 0 sobre Brasil anoche en el mítico estadio Maracaná, para quedarse con la decimoquinta Copa América de su historia y alcanzar a Uruguay como los máximos ganadores.

Y comenzó a gestarse cuando a los 21 minutos del primer tiempo Rodrigo De Paul metió un pase largo bárbaro para Fideo, que ante la duda de la defensa y la salida a medias del arquero Ederson, definió de emboquillada emulando ese gesto de la final de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, cuando la Albiceleste ganó su segunda medalla dorada consecutiva, con Ángel en cancha.

La última vez que Argentina había levantado la Copa América fue en aquel lejano Ecuador ‘93, de la mano de Alfio Basile y con Oscar Ruggeri como capitán y Gabriel Batistuta como goleador.

El equipo conducido por Lionel Scaloni terminó el torneo invicto, tras haber ganado cinco partidos y empatar uno, que luego sorteó por penales.

El entrenador rosarino sorprendió metiendo varios cambios en la formación inicial, con Cristian “Cuti” Romero como defensor y los aportes de Di María por Nicolás González y Acuña por Tagliafico.

Argentina salió a hacer un partido táctico y estratégico, sin darle espacios a los brasileños, que tocaron de primera y buscaban siempre a un Neymar que quería desequilibrar.

Las escapadas de Di María estaban algo controladas, hasta que De Paul le puso un pase milimétrico, el rosarino aprovechó el yerro de Renan Lodi y con un toque sutil de izquierda, por encima de Ederson, marcó el gol que terminó siendo el del título para la Selección.

Brasil nunca encontró las llaves para romper el cerrojo argentino, donde Cuti Romero fue un bastión y Dibu Martínez, el héroe del pase a la final, en la tanda de penales frente a Colombia, se mostró firme, pero además con los laterales bien pegados a la raya, sin revolear el balón, sino jugando siempre al pie.

Cada intervención de Di María fue desequilibrante, aunque con el correr de los minutos Fideo se fue quedando sin reacción, y Messi no tuvo tanto protagonismo, aunque sí De Paul, la figura de la final.

Pese a que Argentina se vio superada en los últimos 20 minutos, cuando Brasil multiplicó hombres en ataque, con Vinicius y Gabriel Barbosa, Dibu volvió a calzarse el disfraz de superhéroe evitando la caída argentina, y en un contragolpe inmediato la tuvo Messi solo ante Ederson, tras un pase genial de De Paul, pero la Pulga se tardó un segundo más y el arquero evitó el gol.

Solo eso le faltó al 10, que por fin pudo levantar su merecida copa con la camiseta que más ama. ¡Argentina campeón!
 



El respeto mutuo dominó el inicio del partido: no sólo era el choque de los dos seleccionados más fuertes del continente sino, además, el duelo de individualidades que se conocen mucho. También dominó la pierna fuerte, al estilo de los viejos clásicos, a tal punto que cuando iban apenas dos minutos llegó el primer amonestado, Fred, por una falta a Gonzalo Montiel.

  Argentina con la tan ansiada copa América. EFE

En ese marco, con los dos equipos preocupados antes por interrumpir el circuito creativo del adversario que por generar en el arco rival, Brasil se mostró algo más prolijo y también un poco más incisivo, sobre todo por la sociedad entre Neymar y Richarlison.

Hubo dos aproximaciones que generaron el astro del PSG y el delantero del Everton, ambas frustradas por la intervención de los defensores argentinos.



Argentina era eficiencia en los cuidados más que cualquier otra virtud cuando sacó ventaja: a los 21 minutos De Paul sacó un gran pelotazo desde campo propio para Di María, que aprovechó el error de Renan Lodi (le "pifió" al despeje), entró al área y definió de emboquillada ante al salida de Ederson.

(Un gol de emboquillada de Di María, ante Nigeria, le había dado a Argentina, representada por el Sub 23, el último título internacional: la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Beijing 08).

No cambió el partido después de la apertura del resultado. El mal estado del campo de juego y la presión ejercida por ambos en la mitad de cancha hizo todo trabado, parejo, poco claro. Argentina volvió a llegar con Di María, pasada la media hora, con un tiro que rebotó en Thiago Silva; y Brasil no pudo aprovechar las muchas imprecisiones que mostraron los de Scaloni en la salida, aunque conservaron siempre la concentración y el orden.

Brasil salió con todo en el complemento y estuvo dos veces al borde del empate, las dos con Richarlison, que se tiró al sector derecho de su ataque y sacó ventaja: la primera terminó en gol anulado por offside y la otra la sacó Emiliano Martínez.

Para resolver el sufrimiento que padecía Marcos Acuña, Scaloni decidió el ingreso de Tagliafico por Lo Celso apenas pasado el cuarto de hora. El cambio profundizó la idea sugerida, minutos antes, con la entrada de Guido Rodríguez por Paredes.

El partido entró luego en el clima que buscó Argentina. Brasil, después de aquellas aproximaciones, no pudo imponer su fútbol y el equipo de Scaloni, sobresaliente el esfuerzo de cada uno de los jugadores para morder, para cortar, para correr, intentó eventualmente con algún contragolpe y trabajó sobre el reloj.

Argentina aguantó los últimos embates de Brasil y con el último pitazo de Ostojich, después de que Messi desaprovechara una ocasión ideal para bajarle el telón al marcador, explotó la emoción albiceleste, la angustia acumulada de tantas frustraciones, la sonrisa ancha en la cara del propio Messi con la Copa allá en lo alto. Por fin, Messi y la Copa. Por fin.

 

A los 21 minutos Ángel Di María anotó un golazo, tras un pase de Rodrigo De Paul. El seleccionado nacional gana 1 a 0.

A los 36' Di María pisó mal y estuvo al borde de salir.

 

 

 

En el complemento "Dibu" Martínez tuvo una sensacional atajada

 

 

Las formaciones:

Brasil: Ederson; Danilo, Thiago Silva, Marquinhos y Renan Lodi; Fred, Casemiro y Lucas Paquetá; Everton, Neymar y Richarlison. DT: Tité.

Argentina: Emiliano Martínez; Gonzalo Montiel, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Marcos Acuña; Rodrigo de Paul, Leandro Paredes y Giovani Lo Celso; Lionel Messi, Lautaro Martínez y Ángel Di María. DT: Lionel Scaloni.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...