Doce años de prisión por matar a su pareja en Salvador Mazza

Un hombre que había llegado a juicio acusado del femicidio a golpes de su expareja, cometido el 31 de mayo de 2020 en la localidad salteña de Salvador Mazza, fue condenado ayer a la pena de 12 años de prisión, ya que la Justicia lo consideró autor de homicidio preterintencional, es decir sin intención de causar la muerte.

La jueza de la Sala I del Tribunal de Juicio de Tartagal, Soledad Rodríguez, condenó a esa pena de prisión efectiva a Casiano Choque Carrillo (45), como autor del delito de homicidio preterintencional agravado por el género, es decir cometido con intención de lesionar a una mujer pero no de causarle la muerte, de quien fuera su pareja, Plácida Melendre

Tras el cierre de la etapa testimonial del juicio y la exposición de los alegatos de las partes, desarrollada en la audiencia de ayer, Rodríguez dio a conocer el veredicto.

En el mismo fallo dispuso además la extracción de material genético del condenado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), para la incorporación en el Banco de Datos Genéticos, una vez firme la sentencia.

El fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Gonzalo Vega, representó al Ministerio Público ante la Sala I del Tribunal de Juicio de ese distrito, y ayer pidió que se le aplique al acusado una pena de prisión perpetua. En tanto, la querella, ejercida por la defensora oficial de Violencia de Género, Andrea Magadán adhirió a la solicitud del fiscal; en tanto el defensor del acusado, Carlos Saifir, solicitó su absolución por el beneficio de la duda.

De la acusación surge que el 31 de mayo del año pasado se generó una fuerte discusión entre la víctima y el acusado, en la localidad de Salvador Mazza, ubicada a 420 kilómetros al norte de la capital salteña, en la frontera con Bolivia.

En esas circunstancias, el hombre se puso violento y agredió a la mujer, golpeándola en la cabeza. Luego de la pelea la víctima se acostó a descansar, tras lo cual el acusado intentó despertarla, pero no lo logró. El médico legal estableció que el deceso de la mujer ocurrió durante la madrugada del 1 de junio por una hemorragia subdural, como resultado de los golpes recibidos.

El hecho

Desde un primer momento, hace poco más de un año, la Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal había imputado provisionalmente a Carrillo con el delito de homicidio calificado por el vínculo y por violencia de género (femicidio), previsto en el art. 80, incisos 1 y 11 del Código Penal, en grado de autor y en perjuicio de su pareja. Estuvo detenido desde el lunes 1 de junio del 2020, en la madrugada de ese mismo día él y su pareja, Plácida Meléndrez Ilafaya (42), habrían mantenido una acalorada discusión.

Según consta en el expediente, ellos mantenían una relación de pareja aunque vivían en domicilios diferentes en Salvador Mazza. En medio de la violenta discusión, según declaró un vecino, esa noche al parecer el acusado también llegó a "ahorcarla". La mujer se retiró de la casa de su pareja y al cabo de unos metros cayó desvanecida en la vía pública. Personas dieron aviso al hombre que minutos antes la había maltratado y este trasladó a la víctima a su casa. Según dijo en su declaración regresó a las 7 y la mujer aún dormía. Estaba ya sin vida.

No quiso matar

Desde ocurrido el hecho la investigación fiscal condujo las pesquisas a un presunto femicidio y la familia de la víctima nunca dudó de que se trató de un femicidio. Tras el crimen, el resultado de la autopsia arrojado que la muerte fue causada por hemorragia subdural producida por cuatro golpes a la altura de la cabeza.
Acerca de este tipo de homicidios se aplica en los hechos que habría ocurrido un desbordamiento de las intenciones del causante, que primitivamente quiso ejercer daño pero terminó matando.    
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...