“Las ideas se amotinan hasta salir al papel”


Intriga, suspenso, miedo y asombro son algunos de los condimentos que ofrece el libro “Hágase la oscuridad” del autor Feliciano Navarro, una antología de relatos cortos que se dará a conocer a la comunidad salteña en el arranque de la primavera y en el marco de la Semana de la Lectura en Salta, mañana, a las 18.30, en la sala Walter Adet del Complejo de Bibliotecas y Archivos, (Belgrano 1002, esquina Sarmiento).
Se trata de un compendio de relatos inspirados muchos de ellos en vivencias propias o ajenas, como así también derivados de leyendas o simplemente historias ficticias cuyos personajes toman vida propia. La versión de papel de este proyecto literario vio la luz a través de una editorial independiente de Córdoba, Tinta Libre, que se hizo eco de la proyección de este autor salteño.
Mañana el público salteño tendrá la posibilidad de interactuar con el escritor, quien pondrá a disposición una propuesta con audio relatos en vivo, tales como los que se pueden escuchar en la plataforma Spotify “Hágase la Oscuridad” pero con la magia del momento y la improvisación.
Feliciano empezó a escribir en el 2017 y el primer relato se llama “El extraño del Jacarandá” disponible como audiorelato en Spotify.

¿Cuándo surgió el deseo de escribir y por qué?

Sería difícil ubicar ese momento en una línea de tiempo, pero vamos a decir que durante la adolescencia. En algún momento cobré consciencia de lo imaginativo que era para inventar situaciones donde las palabras no me fallaran y las circunstancias se dieran según lo planeado. Inevitablemente, también esas situaciones hipotéticas tomaban rumbos inciertos. Ya fueran conversaciones, acciones, cosas deseadas y no deseadas, todas cobraban vida en mi cabeza y sólo se veían interrumpidas cuando alguien rompía el silencio. Muchas de esas historias surgían en el silencio de la siesta cuando ni yo ni mis amigos teníamos algo para decir (amigos de carne y hueso, ojo, porque los amigos imaginarios hablaban hasta por los codos). El “por qué” quizás es más profundo. Y tiene que ver con la necesidad de la que hablaba Márquez de explicarse a uno mismo lo que no tiene explicación. Si bien no me siento a teorizar sobre lo inexplicable, en mis historias los personajes sienten y dicen cosas que reflejan en algún nivel lo que a uno mismo le pasa. Claro que después los personajes toman sus propias decisiones y expresan lo que sienten como se les canta, sin relacionarse en lo más mínimo con lo que uno mismo es. Es lo lindo de la ficción. Las ideas vienen y se acumulan en la cabeza, y si no las dejas salir se amotinan hasta que las liberas en el papel. No es bueno provocar a los monstruos claustrofóbico que viven dentro.

¿A qué se debe la elección del género?

No creo haber elegido el género. Cuando más fuerzas las historias dentro de un género, o las obligas a ir por determinado camino, es cuando menos salen. La creación de historias es algo dinámico y flexible, de otra manera no se sienten naturales ni dan ganas de leerlas. Terminás produciendo algo forzado y de cotillón. Las mejores historias son las que nacen de una o dos ideas que se llevan bien y te sientas a descubrir lo que sucedería al ponerlas a trabajar. Descubrís personajes, los conocés, te agradan o te caen mal pero ahí están porque la historia los necesita ahí...hasta que ya nos los necesita, entonces reciben un disparo. En el caso de “Hágase la oscuridad”, es una antología de las historias que escribí y que caen en el género de terror y suspenso. Pero también hay relatos de carácter más tragicómico, y hasta filosófico si se quiere.
Volviendo a la necesidad de explicar las cosas, muchas veces atravesamos situaciones o escuchamos historias que nos afectan, y la mente opera sin permiso y crea. Muchas veces crea pura basura, y muchas veces esa basura esta buena. Quizás bastante como para dejarla ir. Entonces es cuando se las vuelca en el papel, para descubrir que esa basura de hecho fue catártica en momentos, terapéutica en otros, o simplemente una divertida. ¿Y quién no quiere divertirse seguido?

Leyendo un poco tus antecedentes y experiencias figura que sos ministro laico evangélico. ¿Eso qué significa y cuál es la repercusión en ese entorno?

Ministro laico significa, en pocas palabras, que no fui ordenado pastor en una iglesia, pero aun así participo del ministerio de predicación. No ha habido gran repercusión, en todo caso, quienes han leído lo que hago y han seguido esta faceta que lleva tantos años como el que he servido en la congregación se mostraron contentos de este logro de publicar. Y quienes tengan sus dudas y no me hayan leído, al hacerlo descubrirán que no he hecho nada del otro mundo. Si de algo servirá el libro en este entorno, será para probar que tan prestos estamos a juzgar sin conocer...

¿Cuál la repercusión en general en Salta y en los lectores / oyentes del resto de propuestas disponibles?

En cuanto las otras propuestas, es decir mi perfil de historias en Instagram y el podcast en Spotify, la recepción es bastante positiva. No puedo hablar específicamente de Salta porque desconozco, pero la mayoría de seguidores/oyentes están entre Argentina (46%), y Estados Unidos (25% para mi sorpresa) luego en porcentajes menores se encuentran España, Chile, Costa Rica y México, y las edades promedio rondan los 20-50 años. Toda esa información es provista por las mismas plataformas que mencioné. De todas maneras, siempre trato de recordarme de tomar estas plataformas con pinzas, los seguidores van y vienen, y muchos solo se dedican a dejar críticas y comentarios de odio, lo cual no te define en lo más mínimo como persona o artista. A pesar de eso, también cabe destacar que se han formado comunidades de lecto-escritores bastante lindas, con gente transparente y con ánimos de difundir lo que se hace, y motivando constantemente. Es precisamente por este último grupo de personas, que quizás tomé el paso final de publicar mi obra. La retroalimentación recibida se sumó a la que ya recibía de mi familia y terminó por convencerme de buscar una editorial.
Respecto a las plataformas en las que mis cuentos tienen versión de audio relato, spotify o radio, muchos me comentan que esperan el programa ‘Hágase la oscuridad‘ para escucharlo de regreso a casa cuando terminan sus jornadas laborales.

¿Estás trabajando en la producción de una nueva obra literaria? ¿Y cuáles son los próximos planes?

Sí. Hay una novela en proceso de terminarse, y una lista de relatos (tanto publicados en mi perfil como inéditos) que están en la dulce espera de convertirse en libros. No diré cuándo, porque no lo sé, pero más temprano que tarde, estaremos hablando de otros libros.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...