La crisis de la  inmobiliaria china  Evergrande castiga a  las bolsas del mundo

El posible colapso del gigante inmobiliario chino Evergrande, que registró su menor cotización en once años, con una baja de 10,63% ante el riesgo de suspensión de pagos en los vencimientos de deuda de los próximos 30 días, acarreó ayer un impacto sistémico en las principales bolsas internacionales que registraron pérdidas sensibles.

Los problemas de liquidez de la inmobiliaria Evergrande y el miedo a que se extiendan a otras empresas del sector y a las entidades financieras han engordado la lista de preocupaciones de los inversores, lo que ha castigado ayer a las bolsas europeas.

El temor a que Evergrande, la segunda mayor promotora de China, suspenda pagos se une a los nervios que están provocando en los mercados la desaceleración de la economía -por la expansión de la variante Delta del coronavirus- y la posibilidad de que los bancos centrales empiecen a retirar los estímulos monetarios.

Aunque los analistas dudan del impacto que una eventual quiebra de Evergrande pudiera tener fuera de China, el desplome de la inmobiliaria en la Bolsa de Hong Kong (donde ha caído más del 10%) ha afectado a los mercados del mundo.

La ola de descensos se ha iniciado en Hong Kong, que ha bajado un 3,3% (ayer no operaban las bolsas de Shanghai y Shenzhen ni las de Tokio y Seúl), y se ha trasladado posteriormente a Europa y, en menor medida, a Wall Street.

En el Viejo Continente, Milán ha perdido un 2,57 %; Francfort, un 2,31 %; París, un 1,74 %; Madrid, un 1,2 %; y Londres, un 0,86 %.

Wall Street moderó las pérdidas al cierre de la sesión y su principal indicador, el Dow Jones, bajó un 1,78 %.

Según datos al cierre de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones perdió 614,41 puntos, hasta 33.970,47, mientras el selectivo S&P 500 retrocedió un 1,70% o 75,26 enteros, hasta 4.357,73.

El índice Nasdaq, que aglutina a las tecnológicas más importantes, se llevó la peor parte y descendió un 2,19% o 330,06 unidades, situándose en 14.713,90.

El parqué neoyorquino parecía encaminado a registrar su peor jornada en un año, pero la última hora de negociaciones fue positiva y los tres indicadores redujeron sus pérdidas.

Temor al efecto dominó

Evergrande, que acumula una deuda de 305.000 millones de dólares (260.000 millones de euros), se había especializado en la compra de terrenos a crédito.

Para Fátima Herranz, analista de Singular Bank, la situación de Evergrande "extiende la preocupación de los inversores por la evolución de los mercados inmobiliario y crediticio" en un contexto de desaceleración de la economía china.

Sin embargo, según Paul Lukaszewski, de Aberdeen Standard Investors, los riesgos de contagio de un eventual impago de Evergrande en los mercado mundiales "son limitados".

"La exposición a la deuda y las acciones de Evergrande se concentran principalmente en China. Para que el contagio llegue a los mercados financieros mundiales sería necesario que los efectos de la situación de Evergrande desencadenasen una crisis interna mucho mayor, algo que consideramos improbable", subrayó Lukaszewski.

La gestora alemana DWS cree que las reacciones de los mercados "son un poco alarmantes, lo que podría provocar un efecto dominó en los próximos días y semanas". No obstante, cree que se trata de un "caso aislado" y no prevé "una crisis financiera sistémica".

Herranz añade otros elementos para explicar el nerviosismo de los inversores, entre ellos la negociación del techo de gasto en EEUU y la reunión de la Reserva Federal.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...