Advierten que en Argentina no se vacuna lo suficiente contra la rabia

La rabia es una enfermedad mortal pero prevenible que hoy está presente en más de 150 países del mundo. La enfermedad pone en riesgo no solo a los animales, sino también a las personas. La médica veterinaria Silvina Muñiz, presidenta de AVEACA (Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina) y líder de pensamiento en el campo de la prevención de la rabia, habla sobre un enfoque holístico para combatir la enfermedad y sobre cómo puede contribuir el sector privado con esa lucha.

Como veterinaria, ¿cuál es su perspectiva sobre la rabia?
La rabia es una enfermedad devastadora en muchas partes del mundo; especialmente en África y Asia, pero también en América y algunas partes de Europa. En Argentina, los murciélagos son altos transmisores de la enfermedad y los animales domésticos no están siendo vacunados en el porcentaje requerido. La vacunación es esencial para erradicar la enfermedad. Si bien estamos viviendo épocas complicadas en nuestro país y en el resto del mundo, es importante continuar trabajando en la educación y prevención. La vacunación no puede quedar en segundo plano. La lucha contra la rabia salva vidas.

El lema de este año para el Día Mundial de la Lucha contra la Rabia es “Rabia: con hechos, sin miedos”. ¿Existe algún mito sobre la rabia que le gustaría derribar?
¡Sí! El primer mito que me gustaría abordar es que solo los perros y los gatos transmiten rabia. Los murciélagos, monos, ardillas y otros mamíferos pueden transmitir la enfermedad. También se piensa que los animales que viven en departamento no requieren vacunas, porque no están en contacto con animales callejeros. Ése también es un mito: Los animales domésticos indoor también pueden contraer rabia, se pueden contagiar por ejemplo por murciélagos, que son muy comunes en los edificios y transmiten la enfermedad

La rabia es mortal pero 100 % prevenible mediante la vacunación y los programas educativos adecuados.

En mayo de este año se confirmó un caso de muerte por rabia en humanos (el último había sido reportado en 2008). ¿Cuáles son los animales que plantean un riesgo de transmisión del virus y cómo se puede prevenir la infección?
En nuestro país los principales transmisores son perros, gatos y murciélagos. La única prevención posible es la vacunación obligatoria y la educación social.

En su rol como presidenta de AVEACA, ¿puede contarnos cómo contribuye la asociación a la educación para prevenir la enfermedad? y además, ¿cómo considera que contribuye cada veterinario a la educación de los dueños de mascotas?
Desde AVEACA lo hacemos informando sobre la importancia de la enfermedad y el plan de  vacunación preventivo. Tomamos como referentes a las asociaciones internacionales y su proceder frente  a esta problemática. Estamos trabajando en la educación a la sociedad a través de nuestras redes  sociales. Los veterinarios actualmente llevan la posta concientizando a la población. Es un trabajo minucioso de toma de conciencia y responsabilidad, que en los últimos años ha mejorado mucho al afianzarse el vínculo humano-animal.

La Organización Mundial de la Salud estima que 59.000 personas mueren a causa de la rabia cada año, o 160 personas cada día. y aproximadamente 15 millones de personas reciben tratamiento luego de haber sido expuestos a animales de los que se sospecha que padecen rabia.

Desde la perspectiva del veterinario, ¿cómo considera que el sector privado, o sea las compañías como Boehringer Ingelheim, puede colaborar con los veterinarios en la lucha contra la rabia?
Creo que las compañías como Boehringer Ingelheim cumplen un rol crucial y tienen mucho para aportar. Tienen las herramientas para brindar al veterinario el material necesario para poder educar a los tutores de los animales de compañía. La comprensión por parte del tutor del mensaje que transmite el veterinario es muy importante, solo escuchar no es suficiente, se requiere también de material visual que permita comprender el mensaje que como veterinarios tratamos de transmitir. Considero que la educación desde temprana edad en las escuelas, formando a los maestros es un nicho importante con el que las compañías podrían colaborar. La educación sobre la prevención de la rabia requiere de la colaboración de gobiernos, empresas, veterinarios y familias. Finalmente, los veterinarios esperamos que las compañías farmacéuticas continúen desarrollando vacunas de alta calidad, invirtiendo en investigación y desarrollo. La innovación es fundamental y la lucha contra la rabia aún no ha terminado.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...