"Tenía muchas ilusiones de pelear o hacer un podio", dijo con dolor Kevin Benavides

Después de diez etapas en las que fue protagonista, Kevin Benavides arribó al campamento de Bisha ya afuera del Dakar 2022 por un problema mecánico en su KTM. Ante algunos medios presente, el ganador de la edición 2021 manifestó su dolor por el abandono.

"He luchado contra todas las adversidades, ha sido un inicio del Dakar duro con la primera etapa en la que perdí, luego empujé con una actitud positiva y hacia adelante. Estaba en la lucha, salí a empujar y en el kilómetro 130 la moto dijo basta. Se rompió algo en el motor, no me hizo ninguna indicación, se paró. No hubo nada qué hacer, solo llorar, enojarse porque se esfumaron las posibilidades", sostuvo a Automundo.com.ar.

Al ser consultado por otros medios como Clarín, Infobae y Cadena 3, sobre el momento en que abandonó, dijo: "Pasaban todos y miraban, no hice parar a nadie porque no había nada qué hacer. Mi hermano si se paró a cero pero le dije que siga y también Diego Llanos pero no había nada para hacer".

El momento en que abandona en 2020.

En la etapa 6 del Dakar 2020, Benavides sufrió un inconveniente similar, pero en Honda. Al año siguiente se tomó revancha y obtuvo el más alto lugar en el podio. "Fue un momento igual al del 2020 y me hizo acordar a esa etapa con el problema del motor. Hay que estar positivo pero es más fácil decirlo que estar, pero tenía muchas ilusiones de pelear o hacer un podio que iba a ser muy importante con todos los cambios que hubo. Se escapó y no hay nada qué hacer". Ya agregó que este tramo 10 "fue una etapa que parecía mucho más sencilla de lo que fue y me lamento por eso".

Sobre las lágrimas que derramó en el desierto, comentó: "Es una sensación, un sentimiento que todos tenemos cuando algo fuerte nos pasa, estás todo el día peleando y por ahí que no fue mi culpa se rompió. Esto es así, se rompen autos de Fórmula 1, se rompe todo. Fue una sensación horrible especialmente porque estaba peleando, poniendo el pecho y el sacrificio porque es un año entero de preparación".

"Fue un regreso duro al campamento, me encontré con Pablo Copetti fue un momento de mucha amargura. Yo empecé a hacer la digestión de todo esto. Pasaron más de seis horas, lo positivo es que estoy bien y veremos qué sigue pero volveremos por más. Se gana y se pierde". 


 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...