Murió tras una pelea por cuestiones de tránsito en Mendoza

El conocido entrenador de vóley Carlos Amieva, quien el sábado último fue atacado a golpes en una discusión de tránsito, murió ayer en el hospital de la localidad mendocina de Godoy Cruz donde estaba internado y los investigadores aguardan el resultado de la autopsia para definir si imputan de homicidio a los dos sospechosos detenidos.

Amieva (53), también camarógrafo y padre del medallista olímpico Bautista Amieva, se encontraba internado en el hospital El Carmen desde que fue brutalmente golpeado durante incidente de tránsito en la localidad de Tunuyán, unos 70 kilómetros al sur de Mendoza capital.

Por el hecho se encuentran detenidos en la comisaría quinta de esa localidad Diego Sicre (30) y su sobrino, Matías Sicre (24), quienes fueron reconocidos por la pareja de la víctima que viajaba con él cuando ocurrió el ataque.

Ayer el fiscal de la causa, Sebastián Capizzi, explicó que "se evalúa el cambio de calificación por homicidio simple consumado, con penas de 8 a 25 años de prisión, para lo cual se aguardan los resultados de la necropsia para poder determinar la relación causal del impacto de los golpes como causa de la muerte".

El fiscal indicó a la prensa que ambos detenidos "están imputados como coautores de los golpes por haber intervenido en forma conjunta, y tienen causas menores por casos de violencia verbal y física".

"De base hay un comportamiento agresivo y el resultado producido", expresó Capizzi, quien tomará más testimoniales y realizará una nueva ronda de reconocimiento en las próximas horas, aunque, según él, "el testimonio más importante ya lo aportó la pareja de la víctima".

Inicialmente los dos sospechosos fueron acusados de "lesiones graves" y si bien luego se agravó la calificación a "tentativa de homicidio" debido al grave cuadro de salud que presentaba la víctima, tras la autopsia de hoy se espera un nuevo cambio en la imputación y que se realice la audiencia de prisión preventiva.

Mientras que el abogado defensor de los detenidos, Daniel Sosa Ardidi, dijo que "aún es prematuro saber qué sucedió dado que pudo haber muerto por la caída y no por el golpe, ya que así consta en el traumatismo encéfalo craneano".

"El conductor Diego Sicre nunca golpeó a Amieva. Él se bajó de la camioneta, se sujetaron, discutieron, él intento zafar y el acompañante (Matías) se bajó y le propinó un solo golpe de puño, cae y se golpea en el piso", dijo el letrado.

A su vez, desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) adelantaron que los acusados serían trasladados a la penitenciaria de Boulogne Sur Mer cuando cambie la carátula de la causa.

El hecho ocurrió pasadas las 22 del sábado, cuando Amieva circulaba en un Peugeot 206 a baja velocidad por calle Yrigoyen y detrás de él venía una Toyota Hilux, cuyos ocupantes se ofuscaron al no poder sobrepasarlo y le gritaron "­¿Por qué vas tan despacio?!, ­viejo pelotudo!", declaró otro testigo clave, según detallaron fuentes de la investigación.

La camioneta lo pasó y le frenó de golpe chocándolo desde atrás y tras ese incidente se bajaron y los ocupantes de la camioneta comenzaron a agredir y golpear a Amieva.

Aparentemente, uno de esos golpes en la cabeza hizo que la víctima cayera al asfalto.

Luego de la golpiza los dos ocupantes de la Hilux escaparon, aunque en las horas siguientes la Policía de Tunuyán detuvo a los ahora acusados.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...