Fiel reflejo de un país al borde del abismo

Caos, represión salvaje y desmedida, sobreventa de un negocio encubierto, impunidad, etc. etc. etc. Todo, lo malo, sigue creciendo. Los graves incidentes ocurridos anoche en “El bosque” de La Plata al inicio del partido entre Gimnasia y Boca, es el espejo de lo que pasa diariamente en la Argentina.
Un muerto, varios heridos en una represión sin límites a hinchas que no pudieron ingresar víctimas de la sobreventa de entradas, algo cada vez más común en el fútbol argentino, podría haber terminado en una verdadera tragedia si no habrían “puertas de escape”.
Eso sí, ningún detenido, esta vez no. Solo un jefe de operativo “desplazado”, que quizás mañana ocupe otro cargo similar. 


Mientras la pelota se la siguen tirando entre políticos, policías y dirigentes, las explicaciones cada vez son menos y se van diluyendo. Desde el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni, que no quiso hablar de ineptitud ni negligencia y culpó a los barras de “estar recaudando para ir al Mundial de Qatar”, detrás y sin dar soluciones se encolumnó el gobernador Axel Kicillof, recientemente abucheado en Mar del Plata en los Juegos Bonaerense por centenares de jóvenes que dijeron “basta de mentiras”, la Aprevide, el intendente de La Plata y hasta el presidente “lobo” Gabriel Pellegrino. La pelota sigue girando, pero “se volvió a manchar”.


Y lo más llamativo fue lo de AFA. Decidió suspender el resto de la fecha de la Primera Nacional por la muerte del hincha de Gimnasia. Pensaba que el club platense estaba en la Liga Profesional o ex Primera División, cuya fecha 24 se reanuda mañana y no fue suspendida.
Todo al revés para justificar lo injustificable. Todo al revés en un país en donde cada vez más el ladrón cree que todos son de su especie. Todo al revés en un país al borde del abismo.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...