Abuso sexual: los seminaristas ratificaron sus dichos contra Zanchetta

La primera audiencia del juicio contra Gustavo Zanchetta, exobispo de Orán, acusado de abuso sexual simple, comenzó con la declaración del sacerdote, quien aseguró haber tenido una relación “sana” con los seminaristas que asistían a San Juan XXIII. La jornada finalizó pasado el mediodía y se pasó a un cuarto intermedio.

A la declaración del sacerdote, le siguieron la de los dos exseminaristas denunciantes, quienes testificaron ante el Tribunal de Juicio, sin la presencia del religioso ni sus defensores. Los exseminaritas ratificaron ante el Tribunal sus dichos formulados en la etapa de investigación señalando uno de ellos que el sacerdote le habría formulado “propuestas amorosas” y requerido “masajes”.

Estas declaraciones, son informadas posteriormente al religioso los testimonios. 

El Tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta mañana, cuando se espera que declaren otros exseminaristas y administrativos del Arzobispado. Uno de los administrativos que declarará es Luis Amancio Díaz, quién en el 2015 denunció haber encontrado fotos pornográficas en el celular del entonces obispo.

Esta mañana, el religioso llegó media hora antes de lo pautado, acompañado por los abogados canónicos Javier Belda Iniesta y Francesco de Angelis. “Venimos a acompañarlo porque lo canónico aquí también se tendrá en cuenta”, aseveró Belda, quien ofició de vocero del sacerdote en una anterior visita a Orán.

Belda además informó que los archivos que llegaron desde el Vaticano, a días que comience el juicio, y por los que se había suspendido el proceso en octubre pasado, se trata nada más y nada menos que  la investigación preliminar al juicio canónico. 

A estos documentos ya se refirió el Papa Francisco en 2019, cuando estalló el escándalo públicamente. El Sumo Pontífice declaró -en ese momento- que no sabía de las acusaciones sexuales cuando designó a Zanchetta como asesor del Vaticano. “Vi la investigación preliminar y me pareció necesario abrir el juicio canónico”, aseveró Francisco aquella vez.

La denuncia

Los hechos que se deben juzgar fueron denunciados primero ante la Iglesia Católica. En 2016 cinco sacerdotes elevaron una acusación formal contra su entonces superior ante la Nunciatura. En aquella denuncia se lo acusaba a Zanchetta de autoritarismo, desmanejos económicos con propiedades eclesiásticas y abusos sexuales que habrían sucedido en el seminario San Juan XXIII.

Zanchetta estuvo frente al obispado oranense durante cuatro años, entre julio de 2013 y el mismo mes, pero de 2017. Allí intervino, como mediador, en diferentes conflictos sociales. Su sorpresivo alejamiento de la diócesis se comunicó oficialmente como “un problema de salud”. Posteriormente Zanchetta fue designado en el Vaticano como asesor en la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), cargo que mantiene hasta hoy.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...