Violencia laboral y de  género en la División  Policía Turística

Casi la mitad del personal que desde hace varios años trabaja en la División Policía Turística denunció, a través de diferentes actas, que viene siendo víctima de violencia laboral y violencia de género. Los cañones apuntan contra el exjefe de esa división, el subcomisario Lucio Olivera, quien fue removido el sábado, y la actual jefa interina oficial auxiliar Érica Tanico. "Ambos ejercieron y ejercen un destrato contra el personal de esa división, un área donde hay distintas jerarquías", señaló una fuente vinculada a esa división en diálogo con El Tribuno.

Según las denuncias a quien era jefe de la división, pero sobre todo a la oficial auxiliar que quedó como jefa interina, apuntan a la violencia de género "por los gritos y el maltrato al personal de esa división, se los trata como si fueran animales a través de insultos, descalificaciones y amenazas permanentes", apuntó la fuente. "Amenazan que si alguien llega a hablar, los van a hacer arrestar y les van a poner trabas para el ascenso, justo en un año donde varios deben afrontar el curso para ascender".

Parte de las críticas del "destrato" que sufren en la división ubicada en la calle Mitre, al frente de la plaza 9 de Julio de esta capital, tienen que ver con el abuso y maltrato laboral que según denuncian ejercen desde hace poco más de un año. "No pueden ni desayunar, al no poder ir a base les exigen que a partir de las 7 empiecen a mandar fotos de los hoteles o lugares donde están, querían saber dónde y qué estaban haciendo. Los recargos en sus francos los hacen que sigan trabajando".

A causa de la incomodidad y los derechos perdidos, como consideran que es lo que vienen sufriendo en esa división, casi la mitad del personal de la Policía Turística decidió dejar plasmada la situación a través de actas/denuncias en la Jefatura de la Policía provincial, ubicada en calle General Güemes de esta ciudad. "En el interior de esa jefatura hay una Secretaría de Violencia de Género, y es contradictorio porque quienes denuncian están siendo monitoreados por sus superiores quienes justamente, en muchos casos, son los denunciados", explicaron.

De las 14 actas formuladas "solo dieron vista a una, las otras las cajonearon", sostuvo la fuente. Dichas actas, que llevan el sello de la Secretaría de Violencia de Género de la Policía, fueron elaboradas en abril, pocos días después el jefe de la Policía, Miguel Mariano Ceballos, "los reunió a todos en su despacho para decirles que no se preocupen, que lo iba a arreglar. Después fue él quien comenzó a firmar los traslados del personal de esa división a otras, poniéndose del lado de los maltratadores". La fuente indicó que intentaron hablar con el secretario de Seguridad, Bejamín Cruz, quien a sabiendas de lo que "ocurre también se desentendió de la situación".

Los trasladados son policías que hace años trabajaban en esa división, especialmente preparados para realizar dicha tarea -con formación en turismo y conocedores de otros idiomas, por ejemplo-. Llegan jóvenes policías que, pobres, no saben dónde están parados", apuntaron.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...