El exarzobispo de Orán Gustavo Zanchetta, condenado a cuatro años y seis meses de cárcel por abuso sexual, fue beneficiado en las últimas horas con prisión domiciliaria, luego de estar internado por hipertensión arterial durante casi un mes en una clínica de la ciudad norteña. 

Zanchetta quedará recluido en el Monasterio del Valle, una casa para curas mayores que están retirados de la actividad y viven sus últimos años en ese lugar.

En las últimas horas, la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de la Argentina repudió la decisión de la Justicia salteña, que le dio el beneficio de la prisión domiciliaria. “Repudiamos este beneficio para un abusador y manipulador que, desde su rol de jerarca, se aprovechó de personas vulnerables”, señaló la Red en un comunicado.

En marzo de este año el exobispo de Orán Gustavo Zanchetta fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión efectiva por abuso sexual continuado agravado contra dos exseminaristas, por la Sala II del Tribunal de Juicio de esa ciudad del norte salteño, que además ordenó su inmediata detención y traslado a una unidad carcelaria.
Ahora, el mismo tribunal decidió otorgarle la prisión domiciliaria “por razones de salud”.

El Tribunal aceptó que el religioso sea trasladado a una casa para curas jubilados en el monasterio Nuestra Señora del Valle de Nueva Orán. Uno de los denunciantes, M.C., destacó que a ese lugar asisten niños que cursan la catequesis y van a misa, reprochó que Zanchetta sea enviado a ese lugar y que no cumpla prisión efectiva en la cárcel.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...