“La tasa de actividades varias que se  cobra a la entrada del pueblo es ilegal”

Gúlvan Ferris es técnico y exempleado municipal y como muchos de sus vecinos de Salvador Mazza alguna vez incursionó en el comercio local y en el comercio de frontera, lo que le da un vasto conocimiento de cómo son las cosas en ese municipio tan particular de la geografía de Salta. En octubre pasado, a pocos días de producirse los 18 allanamientos ordenados por la Justicia penal y que dejaron fuera de carrera al ex intendente Rubén Méndez Salazar, Ferris fue designado al frente del VOVE, el puesto de recaudación que está ubicado en la entrada sur de la localidad de frontera y donde se encuentran una caseta de la Dirección Provincial de Rentas y personal de la Gendarmería Nacional sobre la ruta nacional 34. 
En ese lugar, ubicado en el paraje Arenales, el municipio le cobra a unos 150 camiones que ingresan diariamente a la localidad, una tasa de actividades económicas que diariamente implica una recaudación en efectivo de unos 4 millones de pesos. Esto convierte a Salvador Mazza en uno de los municipios con mayor recaudación genuina de la provincia. En diálogo con El Tribuno, Ferris explicó con detalles cuál es la operatoria de ese puesto de control y, sobre todo, de qué manera se manejan los millones que diariamente ingresan.

¿Qué puesto ocupaba en el municipio de Salvador Mazza?

Fui designado al frente del puesto recaudatorio VOVE (Verificación Obligatoria Vehicular) en octubre del año pasado, después de los allanamientos al municipio y a las propiedades del ex intendente Méndez porque antes de que la Provincia ordene la intervención quedó a cargo del municipio la presidenta del Concejo Deliberante, Marisa Valdiviezo, quien estuvo una semana en esa función y fue la persona que me designó. Cuando llegó la intervención seguí en ese cargo hasta que me pasaron a otro en la terminal. En mi actividad privada soy técnico; fui varios años comerciante, así que conozco bien cómo operan los organismos estatales y el comercio al menos en esta frontera.

¿Y cómo operan?

 Si la consulta apunta a saber si la tasa municipal que se cobra en el VOVE es correcta, desde ya le digo que no. Es una tasa ilegal porque como cualquier ciudadano más o menos informado sabe, la tasa es una contribución por una contraprestación de un servicio. Y al camión que llega con mercadería a Salvador Mazza en el VOVE no se lo espera ni con agua caliente para el mate. Los comerciantes que reciben los camiones -la mercadería es de ellos y no del chofer de la unidad- lo saben como yo, que es una tasa ilegal, pero pagan callados ese porcentaje de la carga que transportan que puede ser de un 2 o un 6 por ciento, dependiendo si el comercio está registrado en Salvador Mazza o en cualquier otro lugar del país. Como el municipio no tiene ni los organismos -por caso el Tribunal de Faltas que todos se niegan a crear- para que revisen las cargas, el chofer declara, por dar un ejemplo, 1.000 cajas de pescado congelado; pero en realidad trae 2.000. Para no entrar en controversias ni exponer a que se lo detenga, se revise la carga, se la termine perdiendo o lo que sea, se paga esa tasa. No me voy a poner a cuestionar por qué lo hacen porque ese es un mal de toda la Argentina, como lo es el contrabando en la frontera y no solo de Salvador Mazza; muchos que hemos estado en el comercio sabemos que declarar todo lo que se vende muchas veces implica trabajar a pérdida. Pero así funcionan las cosas.

¿O sea que es una tasa ilegal que quien esté en regla puede negarse a pagarla?

 Por supuesto que sí, pero nadie lo hace por la razón que ya le expliqué. Pero no la pagan todos. Los camiones de combustibles y otros que salen de Argentina con productos de exportación no tributan nada ni en Rentas de la Provincia -que tiene el puesto en el mismo lugar- ni en Rentas municipales. Pero la diferencia entre estos dos organismos es que la Provincia cuenta con un sistema informático al que no se le escapa nada, como tiene que ser cuando se trata de recaudación, más si se hace con dinero físico o si se abona con tarjeta de débito. De cómo recauda el municipio no puedo decir lo mismo y esa es una de las razones por las que me sacaron de ese puesto. Puede averiguar que no tengo ni un llamado de atención, ni una sola irregularidad que se haya detectado cuando estuve a cargo. Si me hubiera quedado callado, seguramente seguiría trabajando tranquilo pero no podía seguir viendo lo que se hacía, de la manera que se manejaban los recursos. 

   La foto muestra a Gulvan Ferris en momentos en que retiraba dinero en efectivo del VOVE, en Salvador Mazza

¿Y qué fue lo que dijo que se quedó sin el cargo?

 A los dos días de asumir lo primero que informé es que la computadora del VOVE registraba una información diferente a lo que registraba la Dirección de Comercio, una irregularidad gravísima. Para no hacerlo tan largo, en el VOVE había comerciantes que estaban inscriptos para pagar el 2 por ciento de la tasa municipal cuando en realidad tenían que pagar el 6 por ciento. Al frente de la Dirección de Comercio estaba durante la intendencia de Méndez, Magdalena Torres que dependía de Sergio Sanmillán, ambos actuales funcionarios municipales. Ante esas irregularidades le dije a esta funcionaria lo que estaba pasando y su respuesta fue que teníamos que mirar hacia adelante y dejar lo que había pasado antes, cuando todos sabíamos que la intervención había sido precisamente por las irregularidades en el manejo de fondos del VOVE. Me llamó la atención que estos funcionarios sigan en sus mismos cargos y, no obstante esa respuesta de esta mujer, yo sugerí que las computadoras del VOVE, Dirección de Comercio, Secretaría Hacienda tenían que estar en paralelo para que -para dar un ejemplo- los $200 mil pesos que deje el primer camionero que llegue impacte en todas ellas. Cuando fui con la idea me dijeron que era bárbara pero nunca la implementaron. No conforme con eso me fui a Salta, a Rentas de la Provincia, más precisamente al área de Sistemas porque es un riesgo trabajar con ese nivel de informalidad que lo estábamos haciendo y yo era el responsable. Sugerí más o menos cómo me parecía que tenía que ser el sistema informático y me dijeron que me volviera tranquilo a Salvador Mazza que habían tomado nota de todo. Pasó una semana, un mes, dos meses y por supuesto nunca llegó el nuevo sistema operativo. Me parece que como anduve dando sugerencias y recomendaciones de cómo hacer que el sistema no deje margen para la corrupción ni el robo, un día me dijeron que me tenía que ir a la terminal de ómnibus como encargado, pero nunca me explicaron el porqué del cambio. Finalmente me llegó una notificación que ya estaba desvinculado del municipio.

¿Cómo es el manejo del dinero que ingresa por el VOVE?

 El camionero primero pasa por el puesto de Rentas de la Provincia donde abona el impuesto. Con ese papel pasa al VOVE y ahí entrega el dinero que es un promedio de 200 mil pesos por camión; el empleado lo cuenta , anota en el parte diario que arroja un ticket de ese cobro, se le extiende una fotocopia al que abonó y el empleado se queda con una copia. Se guarda la plata en la caja fuerte y cuando se hace el arqueo del turno debe coincidir el total con los importes que se consignan en los recibos. El encargado sale con el dinero, se lo lleva al tesorero que es una persona que trajeron de Aguaray, Héctor Ferreyra, y le da ingreso. Es tal el desmanejo que una noche, cuando el empleado hizo el arqueo, le sobraban 83 mil pesos. Llevó todo a la tesorería y después le dijeron que era un faltante del arqueo anterior, lo que era totalmente mentira. Después le dijeron que deje nomás la plata y que se quede tranquilo que estaba todo bien. Esa situación expone mucho a los empleados del VOVE que, desde ya le digo, no tienen nada que ver en ese manejo.

Pero las capturas de WhatsApp que aportó el periodista Raúl Costes eran de dos empleados, negociando coimas con los camioneros...
Eran de Noelia Arenas, la persona que la pusieron en mi reemplazo y que sigue ocupando ese cargo y de Patricia Guerrero, otra persona que había sido denunciada años antes por el personal de Rentas de la Provincia porque la sorprendieron cobrándole coimas a los camioneros. El resto de los empleados del puesto no tiene nada que ver y si la Justicia está apuntando a ellos, están bien equivocados y nunca van a llegar al fondo del asunto. Acá hay que ir más arriba, a los funcionarios que manejan esos recursos que son las áreas de Comercio y Tesorería. Lo pobres empleados están todo el día en un temor permanente porque si falta un peso, los responsabilizan a ellos cuando en realidad son los de más arriba los que tienen ese desmanejo. Solo para darle un ejemplo: el asesor contable Hugo Acosta es contador de la mayoría de los comercios de Salvador Mazza, una tarea totalmente incompatible con el cargo que desempeña en el municipio. Y así podría contarle muchas irregularidades. Se suponía que después que Méndez fuera destituido, las cosas se iban a transparentar, se iban a aplicar los sistemas que le den seguridad a la recaudación, pero nada de eso sucedió. La mayoría de los funcionarios del ex intendente Méndez volvió al municipio en puestos clave en Rentas, en Comercio. Y la Provincia sabe perfectamente lo que sucede en Salvador Mazza. Una pena por el pueblo que con lo que ingresa diariamente debería ser el más lindo de todo Salta, una pena por mis vecinos que podrían vivir mucho mejor, pero esa es la triste realidad de mi pueblo. 

CORRESPONSALÍA TARTAGAL

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...