No rescató un punto, perdió dos. Juventud igualó anoche con Douglas Haig en un partido donde prevaleció el desorden y las imprecisiones.
Es que ante unos 8.000 hinchas que acompañaron al santo en el estadio Padre Martearena, los dirigidos por Pablo Martel comenzaron demostrando supremacía y hasta arrinconaron a un conjunto pergaminense que, más inteligente, hizo un buen negocio al desplegar un 4-4-2 eficaz.
Pero a los 16’ en una jugada que parecía sin peligro, Jesús Calderón no pudo escapar a la presión de Juan Villagra y tras perder la pelota un centro perfecto terminó en el cabezazo del Raúl Albornoz que el arquero Sequeira no pudo contener y puso en ventaja a la visita.
Ese 1 a 0 desordenó a Juventud que terminó el primer tiempo a pura presión, pero poca claridad, con centros a Cáceres que no podía llegar y pases imprecisos, aunque en el último minuto, de “tanto remar” y tras un cabezazo potente de Sproat que Carrera despejó hacia adentro, apareció el “demonio” Vargas para fusilar al arquero y lograr la igualdad.
En el complemento los dos sintieron el desgaste y hubo llegadas en ambos arcos, que inclusive casi terminan en gol de Pereyra, pero la pelota terminó en la avenida Tavella. Al final del partido ingresó Vicedo y tuvo a su alcance el triunfo que no pudo concretarse.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...