Tras los reclamos, arreglaron pérdidas de la calle Tucumán

Doña Rosa Borges, una jubilada de Rosario de la Frontera, pocos días atrás se encontraba muy afectada por las aguas servidas que inundaban tanto el interior como el exterior de su vivienda.

Por la calle Tucumán, justo al frente de la escuela de Comercio, las cañerías estaban totalmente trancadas, lo cual provocaba derrames cloacales y transitar por allí representaba un verdadero peligro.

Tras los recientes arreglos en su domicilio, doña Rosa recordó a El Tribuno que "el miércoles a la mañana me llamó el encargado de Aguas del Norte de nuestra localidad, el señor Garnica, y me dijo que vendrían cerca del mediodía, y vinieron justamente ese día en horas de la siesta. Me dijeron que la demora era porque tenían que pedir las maquinarias a la Municipalidad y así empezar a picar todo el pavimento".

Resultados inmediatos

Detalló que la obra comenzó "en la calle Tucumán, lugar donde salían y brotaban las aguas servidas, o sea en el cordón que da a la entrada de la Escuela de Comercio. Por suerte al rato que empezaron a limpiar y a destapar esa pérdida, al mismo tiempo empezó a bajar el nivel de agua de mi casa e inmediatamente se destrancó todo".

Cabe señalar que más del cincuenta por ciento de las cañerías que hay en la Ciudad Termal tienen cuarenta o más años de uso, por lo que ya están bastantes obsoletas y los derrames acompañados de las quejas se dan en diversos puntos cardinales de la comunidad rosarina.

Por su parte, doña Rosa, si bien pudo solucionar la inundación que tuvo que padecer por varias semanas, aún queda pendiente otra obra, que deberá pagar de su propio bolsillo.

En ese sentido manifestó: "Gracias a Dios, como dije, ya está todo destrancado, solamente que la pérdida que hay en la vereda de mi casa todavía no está cerrada, porque el plomero tiene que dejar que antes se seque todo para recién poder entrar a trabajar".

"Hay que tener en cuenta que está todo mojado, uno pisa y está muy blando y así no se puede hacer mucho", agregó.

En cuanto a la garantía del arreglo de Aguas del Norte, la vecina indicó que "según lo que ellos me dijeron, no saben cuánto pueda durar el arreglo, porque hay que cambiar directamente toda la cañería de la calle de la red principal".

Válvula de retención

"En mi caso voy a tener que poner en mi vereda una válvula de retención, el plomero me explicó que esa válvula ya no va a permitir que el agua de la calle vuelva a entrar y a inundar mi patio. Lamentablemente no me queda otra que comprarla y pagar al plomero para que luego la coloque".

"Tengo entendido que la semana pasada costaba $10.140, pero como los precios aumentan todos los días, no sé cuánto costará hoy, la cuestión es que la voy a tener que comprar sí o sí, porque realmente no quiero volver a pasar por la situación que pasé, que incluso ya estaba llegando a la depresión", dijo indignada.

"Gracias a los medios"

Finalmente destacó la difusión que en los diversos medios de comunicación locales y provinciales se dió de su caso, haciéndose eco de la problemática que la aquejaba.

"Estoy muy agradecida con diario El Tribuno y con los diversos medios locales que se acercaron a mi domicilio y visibilizaron toda la laguna podrida que tenía. Toda esa difusión ayuda y a su vez genera un poco de presión para que se hagan rápido las cosas y brinden una solución", concluyó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...