Copaipa: profesionales para el crecimiento de Salta

Resulta indudable el reconocimiento de los aportes que hace la ingeniería y las profesiones afines (licenciaturas, tecnicaturas) al desarrollo económico, social y comunitario general. La industria y la minería son dos sectores hoy estrechamente ligados, que se nutren de los conocimientos y aportes de las distintas profesiones que abarca el Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines de Salta (Copaipa), incluyendo de la industria de la construcción.

Las obras son una secuencia de procesos técnicos, y en la industria son procesos rutinarios, estandarizados, que deben ser adecuadamente planificados, ejecutados, controlados y mejorados en el tiempo para alcanzar los objetivos previstos. De esta manera los ingenieros de cada especialidad -Química, Industrial, Eléctrica, Electromecánica, Civil, de Seguridad, de Medio Ambiente, por citar solo algunos– son vitales en forma individual, como organizados en equipos para aportar a la productividad.

El primer eslabón de los procesos es el planteo del proyecto, que contiene todos los elementos que podrían impactar en su gestión, para su concreción y puesta en marcha. La adecuada planificación, para estimar el tiempo y los recursos puestos en juego; es vital en esta etapa para el resto de la vida de la iniciativa. El plan de obras, la selección de la tecnología, la elección de los procesos técnicos, la organización de la empresa, la estimación de las inversiones y de los costos, el impacto en el mercado, las estrategias de comercialización, la localización del proyecto, las fuentes de recursos y de energía, la minimización y/o disposición de los efluentes, el cumplimiento normativo, los temas de seguridad y de seguridad de procesos, son, entre otras, especialidades que son integradas por los ingenieros a consideraciones reglamentarias, sociales y ambientales.

La Argentina y el norte del país requieren de manera urgente pensar en el desarrollo para el bienestar de sus habitantes, dando valor a los cuantiosos recursos que dispone, como minerales, recursos energéticos convencionales y no convencionales, campo y una cartera de profesionales, técnicos y oficios, que se forman en las instituciones educativas públicas en su mayoría.

Una empresa mediana de servicios industriales o de manufactura requiere, en promedio, unos 20 profesionales directos de los cuales un 70% - 80% son de distintas ramas de la ingeniería; esta relación se mantiene para aquellas empresas que le prestan servicios a la primera, generando un efecto multiplicador más que interesante para los jóvenes ingenieros, que pueden insertarse en este circuito virtuoso de generación de oportunidades. Un ejemplo claro es la demanda actual de profesionales en el ámbito minero del triángulo del litio.

La minería actual posee una perspectiva de sustentabilidad en coincidencia con las demandas sociales, y la ingeniería tiene mucho para aportar en todos los frentes, o sea en el económico, en el ambiental y en el social. Los ingenieros argentinos son muy bien valorados y la sustentabilidad requiere de procesos robustos y manejo tecnológico actualizado, por lo que cobra relevancia las iniciativas de capacitación que hacen instituciones como las universidades, los consejos profesionales y las empresas.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...