¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
23 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Una jornada para desempolvar el espíritu navideño juntos y en familia

El Barbiecore y el estilo escandinavo dominan la decoración del árbol y el hogar. La premisa es combinar las tendencias con elementos artesanales hechos en casa. 
Jueves, 07 de diciembre de 2023 20:43

Hoy hay que disponer de nuevo el pesebre en el mundo, la figura de Jesús para que se ilumine en los ojos de los niños, y como testigos de tantos renacimientos milagrosos debemos traspasar la Navidad a las manos de los hijos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Hoy hay que disponer de nuevo el pesebre en el mundo, la figura de Jesús para que se ilumine en los ojos de los niños, y como testigos de tantos renacimientos milagrosos debemos traspasar la Navidad a las manos de los hijos.

El árbol navideño cumple un rol preponderante durante los festejos de fin de año. A sus pies se pondrán los regalos y también acogerá al pesebre. Símbolo de vida con sus hojas perennes, después

se tornará leño y, finalmente, se convertirá en la cruz donde morirá Cristo. Así lo entienden todavía muchas familias salteñas.

Hoy es la fecha señalada para armarlo: 8 de diciembre, que coincide con una jornada muy significativa para la Iglesia, el día de la Inmaculada Concepción de María, y aunque ambas concurren a la vez, solo se trata de una coincidencia.

La costumbre dicta que todos los habitantes de la casa deben participar tanto del armado del arbolito como de la puesta del pesebre. Asimismo, cada nueva familia deberá estrenar árbol propio.

Desde hace tres semanas los más previsores o quienes buscan las novedades estuvieron visitando las casas comerciales en procura de las novedades. Sin embargo, la suerte puede acompañar a los partidarios del último momento, porque es una tradición que las tiendas lanzan fuertes descuentos durante esta jornada.

El Tribuno visitó la tienda Rafaela, ubicada en Deán Funes 391, para constatar cuáles son las tendencias y novedades de la Navidad 2023. Todos los elementos invitan a aferrarlos en el pecho para sentir la vida palpitando en el suave calor de su ingenuidad.

Su dueña, Laura Martinelli, relató que este año el Barbicore, aquel movimiento estético venido de fines de los 90 y principios de los 2000 y que promueve lucir looks en fucsia o rosa chicle, imitando el estilo de la muñeca más vendida de todos los tiempos, también impregnó la decoración navideña. "Pegó un montón este año con el boom de la película ("Barbie, de Greta Gerwig) así como también el año pasado hicimos árboles para el Mundial con celeste y blanco y que este año tal vez deberíamos haber hecho con Gimnasia y Tiro", comentó.

Laura Martinelli muestra angelitos, ideales para dar a los invitados como souvenir. Javier Rueda

Estilo nórdico

Repasando sus anaqueles se percibe que el estilo nórdico se impuso sobre el italiano de arlequines, ángeles y máscaras venecianas. Laura explicó que siguiendo esta tendencia los adornos navideños ganan las mesas. También que se usan las velas por doquier, de todos los tamaños y creando composiciones rústicas como centros de mesa, las guirnaldas con luces blancas que se bastan para generar un halo romántico en el ambiente, las coronas con adornos florales y ramas entrelazadas.

De nuevo llegaron borlas y bolas de líneas naturales y rústicas, confeccionadas en cartón, rattán, cerámica y maderas, algunas con detalles de lana y macramé. Así como piezas en lino pintadas a mano. Por último, las villas navideñas, casitas y pinos de cemento y ornamento despojado.

Los adornos de lino pintado confeccionados y pintados a mano son tendencia este año. Javier Rueda

"Hacelo vos mismo"

Según Laura, este estilo -en el que imperan la sencillez y la funcionalidad- invita al "hacelo vos mismo". "Las personas no llevan necesariamente brillos, sino que tienden más a lo simple, a combinar lo que ya tienen de años anteriores o que van comprando con cosas hechas por los chicos", comentó. Agregó que este año en mucho hogares se optará por la austeridad en los regalos. Por ello, se ha instalado el souvenir para cada comensal. Para ello indicó que resultan ideales los angelitos de vidrio y de madera. Además, en su local hay unas cucharas con figuras de renos, angelitos, muñecos de nieve y Papá Noel en los extremos. "Las encargué en Buenos Aires y las proponemos para servir el postre y que cada invitado las lleve como presente al terminar el festejo", relató. Ante la enorme oferta la duda es cómo combinar las texturas y los acabados para que la visión del arbolito no resulte pesada y se propicie un ambiente único y agradable.

Laura comentó que varios clientes prefieren que ella les venda los árboles armados, listos para colocar en el ambiente. "A principios de noviembre la tienda ya está lista para la Navidad, con anticipación suficiente para que quienes pasen y se queden mirando la vidriera se vayan contagiando del espíritu navideño, más ahora que este noviembre fue tan difícil por la política y la economía. Me da gratificación cuando pasan los chicos acá por la vidriera. No quieren seguir caminando y es maravilloso verles la ilusión al contemplar los Cascanueces, las casitas, los trenes y las bolitas de nieve", reflexionó.

Ella ofrece su asesoramiento a la gente, incluso si sale sin entra sin intenciones de comprar. "Disfruto de lo que hago entonces me encanta escuchar lo que dicen, atender lo que piden y les preparo cosas como coronas y adornos", dijo.

La mesa

Para vestir la mesa de Navidad, indicó Laura, hay que empezar por el plato de sitio, que no puede faltar y que no es preciso que sean igual, sino que se pueden combinar. "Ahora se usa mucho recuperar alguna vajilla que tenías de la abuela. Con un pequeño gesto, como armar en una copa un arreglo floral, podés recordar a quien ya no está. Yo superrecomiendo hacer esto sobre todo en esta fecha porque hay muchos de nuestros seres queridos que no están físicamente y una forma de tenerlos presentes es poner en la mesa y usar cosas que les hayan pertenecido y que nos legaron", expresó.

Para Laura la pandemia de 2020 y la pesada soledad de aquellos meses de confinamiento social obligatorio convergieron en una revalorización de las fiestas de fin de año. "El verte limitado en lo que antes era normal, el compartir que antes no se podía y ahora sí podemos nos lleva a entender cuánto más podemos disfrutar y esto es maravilloso que nos pase, es maravilloso que podamos aprender de lo vivido y hermoso que podamos disfrutar de los pocos o de los muchos que podamos estar", manifestó.

Luego añadió: "Ponemos algo de la vajilla que era de casa de cuando éramos chicos, porque se usa mucho el vintage. Mi sugerencia es que pongas algo nuevo o liso con algo estampado o algo viejo, vas intercalando para aumentar la cantidad de comensales que podés recibir. La combinación queda bárbara y de supercalidad".

Las cucharas con muñequitos distinguen la tienda. Javier Rueda

Artesanal

En la tienda de Laura hay muchas cosas artesanales. Vajilla de porcelana pintada a mano, blends de té, velas y adornos navideños. El valor de estos objetos para ella va más allá de que sean algo más caros que los productos industriales. "Al asesorar a los clientes puedo explicarles la diferencia de algo industrial que viene de afuera que se produce por container a la situación de una artesana que está dejando el tiempo con los hijos para hacer la pieza y que tiene otros costos porque compra en cantidades distintas al que compra para industrializar. Y entonces sí se valora el trabajo", detalló.

Añadió que aparte del turista, que llega al Norte argentino desde lugares donde se tiene otra conciencia sobre lo hecho a mano, el salteño debe pensar Navidad como un periodo propicio para apoyar las economías de las emprendedoras. "Es un hermoso gesto solidario entre mujeres, porque la mayoría de las artesanas son mujeres y también de los clientes que vienen a la tienda".

El té navideño

En este punto de la conversación Laura relató que había pasado 25 años ligada a la industria aerocomercial, pero al mediar la pandemia de COVID-19, la multinacional en la que trabajaba se retiró del país. Un año estuvo sin oportunidades laborales relacionadas son su carrera y en una autorreflexión se le coló en los pensamientos "la sagrada hora del té", precisamente en su infancia, que se respetaba en los cumpleaños o cuando había una reunión familiar.

"Eso es un recuerdo imborrable en mi mente y mi corazón. Aún hoy, si debiera celebrar algo, sin dudarlo lo haría a la hora del té, que para mí es un compañero y motivo de charlas, reunión, encuentro y disfrute", manifestó. Así la decisión se impuso a la espera y se lanzó al doble desafío de emprender y de hacerlo en un rubro desconocido, pero del que se sabía "una gran admiradora". "Decidí 'resetearme' a mí misma y esa pasión y el deseo y la necesidad de salir adelante son las que me llevaron a crear Tienda Rafaela", contó.

Reconoció que al abrirla había preconcebido que el público consumidor de té iba a ser muy limitado y que por ello había completado el espacio con otros productos que pudiera satisfacer búsquedas de los potenciales clientes, pero que armonizaban con el té por estar relacionados a momentos de bienestar.

En su vivencia constató que el consumo de té es una tendencia saludable y vigente. "Muchos de los clientes vienen en busca de asesoría e información, les motiva conocer las variedades de té y los blends", comentó, con una sonrisa plena, y dejó una gran sorpresa para el final: también la Navidad invade el mundo del té.

Pero el beber té no se relaciona con la digestión de una opípara comida, sino más con la fecha, con los sentidos que se van enlazando al concepto navideño como el que la combinación tenga uvas, que se emparientan con la abundancia, o que incluyan frutos rojos.

Por ejemplo, Flor de Navidad tiene té negro, cáscaras de naranja, canela en rama, pimpollos de jazmín, chauchas de vainilla, pasas de uva y pétalos de rosa. O el blen de Renacer, de té verde con bergamota y rosas de la Patagonia, que propone al consumidor: "Viví y reviví las mejores experiencias, acompañadas del sabor exótico e irrepetible de este blend, guardando en tu memoria sabores silvestres y perfumes únicos", muy adecuado para Navidad cuando la noche infinita se enfrenta a la vida breve y lo único eterno serán los recuerdos maravillosos.

Existen blends de té preparados en exclusiva para Navidad. Javier Rueda

Temas de la nota

PUBLICIDAD