¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
26 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

"Creo que nunca debió haber estado preso, hoy no sé con qué cara lo tienen aún detenido"

El Tribuno dialogó con Beatriz, esposa de Santos Clemente Vera, quien estuvo detenido. 
Sabado, 09 de diciembre de 2023 02:57

En su casa en los altos de la reserva de las yungas de San Lorenzo, Beatriz, esposa de Santos Clemente Vera, junto a sus cuatro pequeños hijos esperan que la Justicia de Salta le dé la libertad, al ya no pesar sobre él condena alguna.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En su casa en los altos de la reserva de las yungas de San Lorenzo, Beatriz, esposa de Santos Clemente Vera, junto a sus cuatro pequeños hijos esperan que la Justicia de Salta le dé la libertad, al ya no pesar sobre él condena alguna.

-¿Cómo recibió usted la noticia de la anulación de la condena que mantiene en prisión a su esposo Santos Clemente Vera?

-Con mucho alivio, sí, por fin, ya son muchos años. Si bien todavía no lo tenemos en la casa ya es un avance.

¿Todos estos años cómo vivió usted esa ausencia?

-Mal, mal, mal. Mis hijos, yo, su familia, todos, porque es una injusticia. Te da mucha impotencia, aparte estamos aún muy preocupados porque él está en un lugar que no es seguro y sin haber hecho nada.

-Cuando lo detuvieron, usted estaba acá en ese momento que lo detuvieron por segunda vez. ¿Qué sintió aquella vez?

-En ese momento mucha desesperación, porque yo estaba volviendo de mi trabajo esa hora me enteré que había salido un nuevo fallo que lo condenaba a cadena perpetua, sin juicio, sin nada. O sea, me enteré por los medios, por internet. Así que llegué a mi casa, él también ya había llegado de trabajar, nos enteramos y fue un momento de desesperación porque no sabíamos qué pasaba, no estábamos enterados de nada. Creo que fue el primer día hábil que la Ciudad Judicial abría o empezaba a trabajar, fue en febrero. Y vino la Brigada, nos llegó diciendo que era por averiguaciones, que tenía que ir a firmar un papel, algo así, nos llevaron hasta la Alcaldía y ahí quedó preso. Ahí me dijeron que tenía una condena y que se tenía que quedar. A eso el abogado me dijo que él no podía estar ni un solo día, porque no había juicio, no había nada ni pruebas nuevas que lo impliquen, nada. No se había ordenado nada, solamente ese fallo que lo condenaba. Así que esperamos que la Corte Suprema de Salta se expida y ésta después de casi dos años se expidió y le confirmó la condena que ningún juicio ni juez le había aplicado. Por eso es que después recurrimos a la Corte Suprema gracias a que la Fundación Innocent Project de Argentina nos ayudó. Porque si no tampoco iba a ser posible. Porque yo no tengo los recursos económicos para poner abogados en Buenos Aires.

 

-¿Cómo logró criar a sus hijos así en la ausencia del jefe de la casa?

-Bueno, los dos trabajábamos así que fue una gran pérdida tener un sueldo menos, tuve que seguir trabajando yo y después mucha gente que me ayudó, sin ser mi familia, el patrón de él me ayudó mucho. Mucha gente que se acercó a mí por el caso y por quiénes somos, porque lo conocen a Clemente y nos han ayudado. Así, tanto no con dinero, pero sí quizás con lo que podían, digamos. Me ayudaban, siempre han estado, también para criar a los chicos, para cuidarlos. La gente fue muy buena, pero hay gente que yo no conocía y que con eso te demuestra que quiere estar al lado tuyo. Otras, que eran parte de mi familia nos dejó de lado, digamos. Ahí ves quién realmente está con vos, quién realmente te apoya en las buenas y en las malas.

¿El Estado provincial le proveyó algo en la ausencia de quien llevaron preso?

-No, nada. Nunca nada. O sea, tampoco espero. Esto es un caso en el que ellos tienen gran culpa, porque no saben trabajar, por el sistema judicial y porque hay gente que no sabe trabajar, porque el Gobierno es así. Nunca nadie se acercó de ninguna manera.

-Digamos que quedaron los chicos huérfanos, sin padre, ¿usted lo fue a visitar, cómo lo veía, cómo era el ánimo de él cada vez que usted iba a visitarlo?

-Y muy mal, o sea él está muy mal, muy preocupado por nosotros y también por él y hasta el día de hoy. No entendemos por qué, después de tantos años todavía seguimos con este problema, por qué seguimos así, por qué le siguen echando la culpa a él sin pruebas fehacientes, sin nada que lo incrimine. Así que en ese momento cuando se lo llevaron por segunda vez, estaba muy mal, muy angustiado por toda esta situación y porque nos dejaba solos también a nosotros.

-¿Usted cree que ya tendría que estar en libertad porque ya se anuló la condena que lo tendría que tener preso? No tiene condena ya en este momento. ¿Por qué cree que sigue preso, sigue detenido?

-La verdad, yo creo que nunca debería haber estado preso (off de record, no sé con qué cara lo tienen aún detenido). Bueno, esperamos el juicio y salió en libertad y de ahí en más yo creo que no debería haber estado ni un solo día más. Entonces, yo no entiendo la Justicia esta, no entiendo la justicia que hacen acá en la Corte Suprema de la Provincia de Salta, no entiendo a los que gobiernan la Provincia, a los que saben de derechos, no sé en base a qué o por qué lo hacen, porque necesitan un perejil, necesitan tapar este caso, ¿por qué?. Entonces, si realmente él lo hubiese hecho, todas esas cosas estarían a la vista. Sin embargo, no hay nada, no encuentran nada y no lo pueden inculpar hasta ahora que el fallo salió de la Corte Suprema de la Nación. No entiendo por qué Santos Clemente Vera sigue detenido en villa Las Rosas, la Corte ya anuló la sentencia condenatoria, él es un hombre libre. (Off de record "no sé por qué nos siguen castigando").

-¿Lo está esperando con todos los chicos?

-Así es. Sus hijos no ven las horas de que llegue, su familia también. Así que esperamos que ya pronto esté acá y que esta gente acelere las cosas, porque cuando ellos quieren acelerar los trámites lo pueden hacer, lo hacen, no importa qué, no me digan que es viernes, sábado o domingo, se pueden hacer los trámites rápidos. Mañana puede haber no una fiesta, pero sí una alegría grande en este lugar. Si ellos quieren le dan pronto despacho y lo sacan hoy mismo, ya mismo.

-¿Lo quiere rápido y ya?

-Sí, así es, lo quieren sus hijos también ya, ya, ya es ahora.

Temas de la nota

PUBLICIDAD