¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
25 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Crimen de Liliana Ledesma: por la falta de seguridad, la fiscalía pide la presencia remota de los hermanos Castedo

Raúl Amadeo Castedo y Delfín Reynaldo Castedo, alojados en el penal de Ezeiza, serán juzgados desde el próximo 20 de marzo por el asesinato de la mujer en Salvador Mazza, en septiembre de 2006. Por la falta de seguridad, la fiscalía reiteró el pedido para que la presencia de los acusados sea de manera remota.
Viernes, 10 de marzo de 2023 14:47

Los peligrosos hermanos Raúl Amadeo Castedo y Delfín Reynaldo Castedo serán juzgados desde el próximo 20 de marzo por el asesinato de Liliana Ledesma en Salvador Mazza, ocurrido en septiembre de 2006. Ante el inminente inicio del proceso judicial, es que la fiscalía solicitó que las audiencias se realicen con la presencia remota de los hermanos ante el temor por la falta de infraestructura de seguridad en la ciudad norteña.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los peligrosos hermanos Raúl Amadeo Castedo y Delfín Reynaldo Castedo serán juzgados desde el próximo 20 de marzo por el asesinato de Liliana Ledesma en Salvador Mazza, ocurrido en septiembre de 2006. Ante el inminente inicio del proceso judicial, es que la fiscalía solicitó que las audiencias se realicen con la presencia remota de los hermanos ante el temor por la falta de infraestructura de seguridad en la ciudad norteña.

Los acusados, sindicados como miembros de un poderoso clan de narcotraficantes, se encuentran alojados en la cárcel de Ezeiza, tras una disposición del Juzgado Federal de Orán y de la Justicia provincial.

Resulta que ambos habían estado presos en el Complejo Penitenciario Federal del NOA, ubicado en la ciudad de General Güemes, hasta en noviembre de 2019, pero fueron trasladados al penal bonaerense luego de que se descubriera que preparaban un plan de escape. 

Ante el inicio del juicio, la fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Orán, Claudia Carreras, es que reiteró el pedido en las actuaciones judiciales en trámite, a fin de que la audiencia se realice con la presencia de los imputados de forma remota, empleando el sistema de videoconferencia POLICOM, ya utilizado en otras causas como las desarrolladas en el Tribunal Oral Federal de la ciudad de Salta, donde mediante los métodos tecnológicos empleados, se garantizaron los derechos constitucionales de los encartados, la seguridad de los mismos y la conclusión del proceso penal.

Raúl Amadeo Castedo y Delfín Reynaldo Castedo están acusados por los delitos de instigación de homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de 2 o más personas en perjuicio de Liliana Ledesma.

El pedido de la fiscal se sustenta en la falta de infraestructura de seguridad en esa ciudad, requerida en un proceso penal en el que se juzgará a personas que demandan extremar las medidas de seguridad debido a la complejidad de la causa, el traslado y permanencia de los mismos en una ciudad fronteriza de nuestro país.

El crimen de Liliana Ledesma ocurrió el 21 de septiembre de 2006, cuando María Gabriela Aparicio, hermana del entonces diputado provincial Ernesto Aparicio (fallecido), llevó con engaños a la productora rural hasta la pasarela del barrio Las Rosas, donde Aníbal Ceferino Tárraga, Lino Abdemar Moreno y Casimiro Torres le dieron muerte a cuchilladas. Todos ellos fueron condenados por este hecho en 2010 a prisión perpetua.

Días antes de ser asesinada, Ledesma había denunciado públicamente a los Castedo y al entonces diputado provincial Ernesto Aparicio -hermano de la condenada María Gabriela y fallecido en 2013- por cerrar un camino vecinal que unía Salvador Mazza con Bolivia, para utilizarlo para traficar drogas.

En la investigación de su homicidio, se supo por escuchas telefónicas que los Castedo habían ordenado el asesinato de Ledesma. A pesar de la vinculación entre este crimen y el narcotráfico, la causa por el asesinato quedó radicada en la Justicia de Salta, que en 2010 condenó a los autores materiales y a otras dos personas, por encubrimiento. 

Ya están condenados por otras causas

En diciembre de 2022, el Tribunal Oral Federal N°1 de Salta condenó a Delfín Castedo a 16 años de cárcel como jefe de una asociación ilícita dedicada al narcotráfico y al lavado de activos provenientes de dicha actividad. Además, lo sentenció como partícipe necesario del delito de “falsificación material de documento público” y coautor de “falsedad ideológica de documento público agravada por tratarse de un documento destinado a acreditar la habilitación para circular de vehículos”. Por el beneficio de la duda, fue absuelto por el uso de esos documentos.

También condenaron a Raúl Amadeo Castedo y al martillero público Eduardo Torino a 9 años de prisión como miembros de la asociación ilícita. La exesposa del líder de la organización, Melba del Carmen Araujo, recibió 5 años de cárcel y los comerciantes Alberto y Luis Yudi, 7 años de prisión. A Mario Alberto, hijo de Alberto Yudi, le aplicaron una pena de tres años de prisión por lavado de activos.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD