¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

23°
2 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

También se pueden "reciclar los sueños" y escaparle a la pobreza

La experiencia de una cooperativa en Güemes y una historia de esfuerzo y perseverancia.
Domingo, 11 de junio de 2023 00:00

El reciclado de residuos urbanos se ha transformado en el departamento de Gral. Güemes, en una actividad que involucra a muchas familias. Los primeros recicladores se instalaron en el basural, acopiando material reciclable a la intemperie, para ser vendidos a intermediarios que llegan hasta el lugar para comprar todo el acopio. El basural de Gral. Güemes, es un vertedero departamental; allí se deposita la basura de los hogares de los tres municipios, es decir que el volumen de desechos que llega en forma diaria, es muy importante.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El reciclado de residuos urbanos se ha transformado en el departamento de Gral. Güemes, en una actividad que involucra a muchas familias. Los primeros recicladores se instalaron en el basural, acopiando material reciclable a la intemperie, para ser vendidos a intermediarios que llegan hasta el lugar para comprar todo el acopio. El basural de Gral. Güemes, es un vertedero departamental; allí se deposita la basura de los hogares de los tres municipios, es decir que el volumen de desechos que llega en forma diaria, es muy importante.

Entre los recicladores, sobresale una cooperativa denominada Reciclando Sueños, creada por Cacho Zárate en el 2001. Esta forma organizada de trabajo posibilita a los recicladores obtener un mayor volumen de recolección y una mayor ganancia por la venta. "Comencé a trabajar como cartonero, porque cuando regresé de Buenos Aire, estaba desocupado y aproveché mis conocimientos sobre reciclado adquiridos en mi estadía en la Capital, donde también tuve que dedicarme a este tipo de trabajo para ganarme la vida" explicó Zárate. Para el presidente de la Cooperativa, a pesar de tratarse de un trabajo muy sacrificado y en lugares insalubres, una buena organización permite obtener mas beneficios. La cooperativa se dedicó primero a recolectar cartón y luego, cuando pudo obtener un terreno en el vertedero, incorporó botellas plásticas de vidrio y materiales como el aluminio.

En el terreno, que le fue cedido por la municipalidad, recuperó un galpón que se encontraba en malas condiciones. Allí, junto a otras familias de la cooperativa, realizaron todo el acopio a resguardo de las inclemencias, contando con tres enfardadoras para facilitar el trabajo; una de ellas fabricada con metal reciclado y otras dos compradas a finqueros de la zona, quienes las utilizaban para enfardar tabaco. "El orden es lo principal para lograr ganancias. De esa manera evitamos que el esfuerzo sea en vano. Si armamos fardos con cartón y botellas, le estamos incorporando valor agregado a la mercadería" explicó Zárate.

Unas 30 personas recuperan material que ingresa al vertedero. Acopian al aire libre sin enfardar y esperan por un intermediario que les compre el material. La recolección de la Cooperativa es de tipo diferenciada, donde no esperan que el material reciclable ingrese al basural: éste se recolecta en el sitio donde se genera. "Tenemos cinco puntos donde dejamos nuestros grandes bolsones; cuando se llenan, los retiramos y los reemplazamos por otros vacíos" explicó Zárate. Una vez llenos, son retirados en fletes para ser transportados hasta el galpón donde serán enfardados. Cada 15 días como promedio, logran armar 70 fardos de 50 kg. cada uno. Con esta cantidad acopiada, contratan camiones para el traslado de los fardos hacia las empresas jujeñas quienes se encargarán de transformarlo en un nuevo producto. "Nosotros peleamos precios en forma directa con la empresa vía telefónica. No tenemos intermediarios; la mercadería enfardada se puede cobrar más cara, además, al estar compactada, permite enviar una mayor cantidad por camión".

Cacho Zárate, considera que su sistema forma parte del primer eslabón de una cadena que termina en la transformación del material recuperado, en un nuevo producto que saldrá a la venta y que alguna vez volverá a ser reciclado. Por otro lado, el trabajo de los recicladores urbanos, evita que el basural se sature a corto plazo, pero lo más importante, son las fuentes laborales. "Con nosotros trabajan los cargadores de los fardos, los fletes locales y los camiones que realizan viajes a Jujuy. A pesar de esos gastos, somos 6 familias que vivimos dignamente".

Caer y volver a levantarse

La situación económica se ve reflejada en la disminución de material para reciclar. "La gente compra menos y eso significa menos cartón. Pero a pesar de todo logramos mantenernos con un nivel aceptable de ingresos".

Reciclando Sueños, sufrió en mayo, un feroz incendio que destruyó el galpón, dejó inservibles las enfardadoras y consumió 15 días de trabajo. "Nos dolió mucho pero volvimos a empezar y seguimos trabajando en la recolección, mientras invertimos tiempo en la reconstrucción del galpón, a pesar del duro golpe, nos volvimos a levantar" dijo Zárate.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD