¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

15°
14 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Aprender a pensar y sentir para aprender

Entidades especializadas observan que los nacidos entre 2000 y 2002 han adelantado sus problemas emocionales dos años con respecto a los nacidos una década antes. Que los alumnos aprendan a gestionar sus emociones es imprescindible en la escuela de estos días.
Miércoles, 28 de febrero de 2024 21:22

El aprendizaje socioemocional hace referencia al proceso a través del cual el alumnado aprende a comprender y gestionar las emociones, definir y alcanzar objetivos positivos, sentir y mostrar simpatía por los demás, forjar y mantener relaciones positivas y tomar decisiones responsables.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El aprendizaje socioemocional hace referencia al proceso a través del cual el alumnado aprende a comprender y gestionar las emociones, definir y alcanzar objetivos positivos, sentir y mostrar simpatía por los demás, forjar y mantener relaciones positivas y tomar decisiones responsables.

En las últimas tres décadas la prevalencia de problemas emocionales en niñas, niños y adolescentes (ansiedad, depresión, trastornos de conducta), ha ido aumentando progresivamente.

Los últimos estudios de The Lancet (psiquiatría), demuestran que los individuos nacidos entre 2000 y 2002 han adelantado sus problemas emocionales dos años con respecto a los nacidos una década antes.

Según UNICEF más del 20% de los adolescentes de todo el mundo sufren trastornos mentales y alrededor del 15% de aquellos que viven en países de ingresos bajos o medios han considerado el suicidio.

En una sociedad cada vez más compleja, en que la digitalización está modificando las estructuras familiares y comunitarias tradicionales se requiere de una reflexión serena y profunda sobre si el enfoque educativo y el cuidado de niños y adolescentes es el adecuado y cuales deben ser las medidas y actuaciones a llevar a cabo.

El aprendizaje socioemocional juega un papel fundamental en el desarrollo integral de niñas, niños y adolescentes. Se centra en el desarrollo de habilidades y competencias emocionales, sociales y éticas que le permiten comprender y gestionar sus propias emociones, establecer relaciones saludables con los demás, tomar decisiones responsables y desarrollar empatía y resiliencia. Se proyecta, también, en la motivación y el comportamiento lo cual puede tener un efecto beneficioso para su bienestar emocional, su salud mental y su rendimiento académico.

Este aprendizaje socioemocional (habilidades para la vida) tiene que ver con:

* Pensamiento crítico y creativo: relacionado con la capacidad de abordar las cuestiones con una mentalidad abierta y estar dispuesto a modificar las propias opiniones ante nuevos datos y argumentos convincentes. Contribuye en la toma de decisiones favoreciendo la exploración de alternativas y analizando sus posibles consecuencias.

* Comunicación eficaz: referida a la posibilidad de expresarse tanto en forma verbal como no verbal y de un modo asertivo que, a la vez, respete el derecho de los demás sin renunciar al propio.

* Habilidad para establecer y mantener relaciones interpersonales: vinculada con la posibilidad de relacionarse en forma positiva con quienes se interactúa en los diferentes ámbitos y los distintos roles que el individuo desempeña.

* Capacidad para tomar decisiones: relacionada con la posibilidad de evaluar opciones, analizar sus efectos y realizar una elección activa frente a situaciones de la vida cotidiana.

* Conocimiento de sí mismo: referido a las propias características, carácter, modos típicos de reaccionar, fortalezas, debilidades.

* Manejo adecuado de las emociones y la tensión: muy relacionado con el anterior, se refiere al reconocimiento de las propias emociones y cómo influyen en el comportamiento, así como a la capacidad de controlar las respuestas de un modo adecuado y saludable.

* Capacidad de empatía: permite reconocer las emociones de los otros y poder ponerse en su lugar para comprender diferentes perspectivas sobre una situación.

* Capacidad para la resolución de conflictos: puede considerarse que en ella confluyen y se articulan todas las anteriores ya que contribuye a enfrentar en forma constructiva las diferentes situaciones que implican diferencias con los otros, percibidas como incompatibles, recurriendo a estrategias de negociación en lugar de la confrontación rígida de posiciones.

Cuando preguntamos a docentes ¿Cuáles son las mayores dificultades y/o desafíos que encuentran en su tarea docente?, las respuestas suelen ser: falta de atención, indisciplina, falta de respeto a las normas, falta de compromiso de parte de los padres, situaciones de conflicto entre alumnos, desafío a la autoridad, etc. Como se puede ver, hay una gran cantidad de problemas que no tienen que ver con las áreas curriculares, sino que muchas de las dificultades son emocionales.

Sin embargo, no todos los docentes han tenido en su formación la oportunidad de conocer y reflexionar sobre el impacto de las emociones en el aprendizaje de los alumnos. Hoy, más que nunca, esta es una necesidad para acompañar el desarrollo integral de los alumnos, para que puedan aprender a pensar y sentir para aprender.

* Susana Urdínez es Profesora en Filosofía y Mediadora

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD