¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

13°
13 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

El “profe” Roberto Gramajo contó: “Conozco a docentes que tuvieron dengue hemorrágico y los mandaron a casa porque no hay camas”

El docente y periodista salteño, pidió que se tomen medidas en las aulas. “A los que trabajan en las aulas les pido que lleven el aparato, espiral y repelente, ya que si tuviste dengue y cualquier mosquito te pica, puede transmitirlo a los estudiantes”, aseguró Gramajo.
Martes, 02 de abril de 2024 14:57

El docente y periodista, Roberto Gramajo, atravesó un duro impacto en su salud, tras contraer dengue, patología que le generó hasta dificultades para respirar. Por lo cual, tuvo que solicitar licencia laboral, someterse a un estricto reposo y a controles diarios. Ya que la patología afectó sus glóbulos blancos con riesgo de empeorar su cuadro. El profesor resaltó la importancia de tomar medidas de prevención en el ámbito educativo, ya que las aulas son un espacio propició para la transmisión directa de la enfermedad infecciosa. Tras su experiencia, recomienda a sus colegas, emplear máquinas mosquiteras, espirales y repelentes, a la hora de asistir a impartir clases, para cuidarse a si mismos y a los estudiantes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El docente y periodista, Roberto Gramajo, atravesó un duro impacto en su salud, tras contraer dengue, patología que le generó hasta dificultades para respirar. Por lo cual, tuvo que solicitar licencia laboral, someterse a un estricto reposo y a controles diarios. Ya que la patología afectó sus glóbulos blancos con riesgo de empeorar su cuadro. El profesor resaltó la importancia de tomar medidas de prevención en el ámbito educativo, ya que las aulas son un espacio propició para la transmisión directa de la enfermedad infecciosa. Tras su experiencia, recomienda a sus colegas, emplear máquinas mosquiteras, espirales y repelentes, a la hora de asistir a impartir clases, para cuidarse a si mismos y a los estudiantes.

 

En diálogo con El Tribuno, Roberto Gramajo, contó: “Me diagnosticaron dengue el pasado 14 de marzo. Cuando estaba dando clases, ya que soy profesor de inglés, empecé con fiebre y transpiraba mucho. Por eso, me fui a la clínica que queda a la vuelta del instituto y me hicieron los análisis, me extrajeron sangre y como ya había tanta gente con dengue estaba medio saturado todo”.

Y siguió: “Luego me mandaron los resultados y las recomendaciones, básicamente me dijeron que haga reposo y tomé paracetamol. Pero la fiebre no bajaba de 39, tenía un dolor detrás de los ojos que era tremendo, también cansancio extremo. Es decir, los síntomas fueron empeorando y se sumaron nauseas y asco generalizado. Hasta el día de hoy estoy con un rechazo a las gaseosas”.

El dengue le provocó dificultad para respirar

Además, el docente comentó que empezó a sentir una especie de insuficiencia respiratoria. Por eso, tuvieron que hacerle nuevos análisis y le informaron que el problema se debía a que el dengue había consumido sus glóbulos blancos y tenia los valores muy bajos. “Me mandaron a casa de nuevo y me dijeron que si bajaban las plaquetas ya me tenían que internar. Pasaron 48 horas, me hicieron los estudios y por suerte habían subido, era síntoma de mejora”.

El profesor Gramajo contó que en el octavo día de transcurrida la patología recién sintió mejoras en su salud. “El dengue te provoca también visión borrosa, uno ve puntos negros y el cansancio perdura hasta el décimo día. Además, te genera complicación estomacal, yo estuve con diarrea. Los médicos me habían advertido que cuando las plaquetas bajan ya tenes riesgo de dengue hemorrágico”.

El dengue afectó a todo su organismo

Y aseguró que la pasó muy mal, incluso fue mucho peor que cuando le tocó atravesar el Covid en pandemia. “El dengue destruye todo tu organismo, hay momentos en los que pensás que te vas a morir por los malestares”. Y añadió: “El paracetamol es un paliativo, te baja la fiebre por una o dos horas, por eso tenia que bañarme todo el tiempo para ayudar a bajar mi temperatura”.

Además, remarcó que los últimos días se presenta una especie de sarpullido en todo el cuerpo, como ronchas pequeñas. Y dijo que presume que adquirió la enfermedad cuando fue hacer la transmisión de un partido de fútbol, ya que se desempeña como periodista deportivo y contó: “A mi me parece que fue en la cancha de fútbol, cuando fui a transmitir el partido entre Juventud y Central Norte, que se jugó en el estadio Martearena. Ya que ese día sentí que me retiré con todas las piernas picadas. En ese lugar al frente hay un campo lleno de pastizales y además el estadio está muy próximo al río”, aseguró.

 

La importancia del cuidado en las aulas

El docente afectado por el dengue, recomendó a la gente que se cuide mucho, ya que es muy feo padecer la enfermedad. “Lamentablemente hay gente que está muriendo. A los que trabajan en las aulas le pido que lleven el aparato con pastillas para enchufarlo en el aula. Yo también llevó hasta espiral y me colocó repelente cada 4 horas”.

Y explicó: “El dengue tiene un periodo de incubación, por eso cualquier mosquito que pica a una persona que ya lo contrajo, luego pica otra y así se va transmitiendo”. También resaltó que al haber un brote, hay que cuidarse porque si toca padecer dengue, es muy complicado y los hospitales están saturados. “Incluso sé que hay gente con dengue hemorrágico que los mandan a la casa, porque no hay camas. Conozco compañeros docentes a los que les paso esto, por suerte evolucionaron bien”.

Y agregó: “En el ámbito docente se venía justificando por articulo, pero ahora se necesitan análisis de dengue y te dan pocos días. Lo cual no está bien porque hay profesores que están mal y asisten a dar clases, siendo un riesgo porque cualquier mosquito que le pique, luego va y se lo transmite a los alumnos”.

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD