¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Ana Azucena López: Disfruto lo que hago, me gusta cocinar

Martes, 22 de julio de 2014 01:30
Ana Azucena López
Ana Azucena López es conocida en Vaqueros como "la Sra. de Yapura" y también por elaborar muy buenas empanadas. Su esposo, Tomás Yapura tuvo visión comercial hace unos años, y un día se lo dijo a su esposa: "Tenés buena mano para las empanadas, ¿por qué no vendes?". Esto fue hace 10 años y Tomás no se equivocó. El domingo Ana obtuvo el primer puesto en la 47 edición del Concurso de la Empanada organizado por El Tribuno en el Híper Libertad.
Ahora, más descansada del maratón de trabajo que implicó participar en el concurso, que calificó como un certamen muy importante para las empanaderas, el próximo sábado Ana volverá a la actividad que la ocupa todos los domingos y feriados: vender empanadas en Vaqueros.
Para el concurso, Ana cortó a mano 12 kilos de carne y amasó 25 kilos de harina, y a pesar del cansancio la satisfacción superó el tiempo invertido en este desafío, no solo porque vendió todo sino que además fue la ganadora entre unos 200 participantes.
"Cuando empezaron a nombrar los ganadores me puse nerviosa; de la nada me empezó a temblar el cuerpo", relató Ana. Luego solo escuchó que la ganadora era de Vaqueros, "con mi familia éramos los únicos que nos presentamos, así que se referían a nosotros; no había otra", expresó con una risa picaresca.
"Varios me dijeron que tengo buena mano para hacer comidas regionales", expresó en un tono tímido la mujer nacida en Cerrillos, que al principio le daba vergüenza vender sus empanadas. Aún así, en 2005 ganó el 1º puesto en un concurso de locro y en 2010 sacó el 1º puesto en el Concurso de la Empanada de Castañares.
Los inicios
Ana López, antes de dedicarse a elaborar empanadas, trabajaba como empleada doméstica. Confesó que no sabía hacer empanadas y por el pedido de la dueña de casa en la que trabajaba, aprendió. "Lo hice mirando" comentó. "Siempre que me empeño en algo lo aprendo", y agregó que así también aprendió a coser, una actividad extra que tiene de lunes a viernes. Ella aseguró: "Disfruto lo que hago porque me gusta cocinar"

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Ana Azucena López es conocida en Vaqueros como "la Sra. de Yapura" y también por elaborar muy buenas empanadas. Su esposo, Tomás Yapura tuvo visión comercial hace unos años, y un día se lo dijo a su esposa: "Tenés buena mano para las empanadas, ¿por qué no vendes?". Esto fue hace 10 años y Tomás no se equivocó. El domingo Ana obtuvo el primer puesto en la 47 edición del Concurso de la Empanada organizado por El Tribuno en el Híper Libertad.
Ahora, más descansada del maratón de trabajo que implicó participar en el concurso, que calificó como un certamen muy importante para las empanaderas, el próximo sábado Ana volverá a la actividad que la ocupa todos los domingos y feriados: vender empanadas en Vaqueros.
Para el concurso, Ana cortó a mano 12 kilos de carne y amasó 25 kilos de harina, y a pesar del cansancio la satisfacción superó el tiempo invertido en este desafío, no solo porque vendió todo sino que además fue la ganadora entre unos 200 participantes.
"Cuando empezaron a nombrar los ganadores me puse nerviosa; de la nada me empezó a temblar el cuerpo", relató Ana. Luego solo escuchó que la ganadora era de Vaqueros, "con mi familia éramos los únicos que nos presentamos, así que se referían a nosotros; no había otra", expresó con una risa picaresca.
"Varios me dijeron que tengo buena mano para hacer comidas regionales", expresó en un tono tímido la mujer nacida en Cerrillos, que al principio le daba vergüenza vender sus empanadas. Aún así, en 2005 ganó el 1º puesto en un concurso de locro y en 2010 sacó el 1º puesto en el Concurso de la Empanada de Castañares.
Los inicios
Ana López, antes de dedicarse a elaborar empanadas, trabajaba como empleada doméstica. Confesó que no sabía hacer empanadas y por el pedido de la dueña de casa en la que trabajaba, aprendió. "Lo hice mirando" comentó. "Siempre que me empeño en algo lo aprendo", y agregó que así también aprendió a coser, una actividad extra que tiene de lunes a viernes. Ella aseguró: "Disfruto lo que hago porque me gusta cocinar"

Temas de la nota

PUBLICIDAD