¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
21 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Plumas para el Inca

Sabado, 23 de marzo de 2024 17:24

Las plumas han sido utilizadas por diversas culturas ancestrales como importantes símbolos de poder tanto político como sobrenatural. Según sus creencias los pájaros poseen la cualidad suprema de poder elevarse a los mundos superiores o espirituales llevando mensajes a los dioses. Y las plumas son la materialidad que en una máxima expresión de belleza simbolizan el vuelo sagrado desde la tierra al más allá.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Las plumas han sido utilizadas por diversas culturas ancestrales como importantes símbolos de poder tanto político como sobrenatural. Según sus creencias los pájaros poseen la cualidad suprema de poder elevarse a los mundos superiores o espirituales llevando mensajes a los dioses. Y las plumas son la materialidad que en una máxima expresión de belleza simbolizan el vuelo sagrado desde la tierra al más allá.

Durante el Incanato el Arte Plumario fue una parte importante de una tradición textil sofisticada que contaba con maestros artesanos especializados en el trabajo con plumas. A estos maestros se los llamaba Pillcocamayos. Cuenta el cronista Guaman Poma de Ayala que los niños pequeños se debían ocupar de cazar con hondas y redes pájaros pequeños cuyas plumas multicolores estaban reservadas al Inca y la Kolla en forma de tributo oficial. Con estas plumas se elaborarían trajes ceremoniales, tapices, sombrillas y abanicos para la elite gobernante.

En el Cusco, capital del Tawantinsuyo, se criaban pájaros exóticos tanto para su aprovechamiento integral como para ser parte de las presas en los cotos de caza del Inca y la Kolla. Cada color era significativo. Los tonos rojizos, amarillos y anaranjados se asocian al sol, al dios Inti y por lo tanto se relacionan con el Inca soberano mientras que el color blanco aparece en unión a la Kolla y el poder de la luna, Mama Killa.

Las plumas en general se utilizaban tal como se presentaban en la naturaleza pero existían algunos procedimientos para modificar su color y hacerlas únicas. El esquizocroismo, por ejemplo, es la alteración del color de las plumas por el aumento de los carotenoides en la dieta de las aves mantenidas en cautiverio. Así se lograba un amarillo más intenso y atractivo.

Otra técnica utilizada era una originaria de los pueblos selváticos. Se denomina "Tapirage". Consistía en sacarle el plumaje al ave, luego frotar su piel con sangre de la rana tinctórea y así hacer crecer nuevas plumas con un color rojo más profundo.

En la colección de arte plumario del MAAM hay sólo plumas naturales, sin teñido ni modificación de color. Las piezas que incluyen plumas son de exquisita factura y profundo significado. Las pequeñas estatuillas que forman parte del ajuar de los Niños del Llullaillaco llevan tocados cefálicos diferenciales de acuerdo al sexo: los tocados en forma de abanico son femeninos y aquellos en forma de penacho son masculinos. Son una representación en miniatura de la manera dual y complementaria de concebir el mundo según los incas.

Las bolsas tejidas y cubiertas de plumas engarzadas y cosidas poseen un profundo sentido espiritual y eran parte fundamental del equipaje de los Niños del LLullaillaco en su viaje hacia los dioses y antepasados. Estas "chuspas" contienen hojas de coca, una planta sagrada para los incas y que sólo la elite podía consumir. 

Todo el arte plumario ha sido utilizado en diversas esferas: la mítico religiosa, donde las plumas se usaban para representar a los dioses, la chamánica que las utilizaba en rituales de sanación, propiciación y en las prácticas para recibir revelaciones y finalmente en la esfera social donde las plumas marcan la identidad y pertenencia de un individuo a un determinado grupo de poder.

Las plumas nos cuentan una historia donde los intercambios de bienes preciosos eran una parte fundamental de los movimientos del Incanato. El aprovisionamiento de plumas hizo necesario llegar hasta los confines orientales del imperio, buscar en las selvas, la costa, las alturas y negociar con pueblos que elegían las aves de acuerdo a sus propios mitos y tabúes. Una organización perfecta cuyo objetivo era que el Inca luciera tan brillante como el mismo sol.

Sólo él y unos pocos elegidos podrían remontar el vuelo hacia los dioses.

PUBLICIDAD