A casi dos semanas de la denuncia contra el cabo primero Apaza, de Orán, acusado de intentar abusar de su hijastro, se supo que el efectivo -que actualmente se encuentra prófugo- debía ser detenido por los mismos compañeros que compartían labores con él en el destacamento del barrio Aeroparque.

Precisamente son esos uniformados quienes se encuentran a cargo de la investigación, aunque todas las comisarías de la provincia fueron informadas al respecto tras la fuga.

Esta situación generó una serie de sospechas que indicarían que el policía habría logrado fugarse gracias a sus colegas.

El hombre, que fue identificado desde la fuerza sólo como el cabo primero Apaza, a causa del hermetismo reinante sobre la situación, tiene 41 años y se encuentra prófugo desde el martes de la semana pasada, luego de que la jueza Norma Vera emitiera una orden de captura contra él.

La intervención policial se inició después de que familiares del damnificado, que hoy tiene 21 años y que habría sufrido los vejámenes de su padrastro desde los cinco años, denunciaran un nuevo intento de abuso. A diferencia de otras ocasiones, esta situación también fue advertida por vecinos de la familia, que se comunicaron telefónicamente con la Policía para que intervenga.

Tras el aviso, los uniformados del destacamento Aeroparque se comunicaron con el juez de Instrucción Formal de turno, Oscar Blanco, quien ordenó que los policías vayan a la casa del acusado para poder detenerlo.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...