En Orán el 70% de los encuestados manifestó tener obra social. El resto dijo que debe concurrir a los hospitales ante una emergencia. Los menos contaron que piden prestado el carné de afiliado a algún conocido o familiar para poder recibir atención médica. Para la mayoría, la salud pública es mejor que la privada, salvo cuando se trata de estudios de alta complejidad. “Las clínicas tienen aparatos mucho más modernos”, contaron. No obstante, señalaron que las políticas de salud pública son muy deficientes: las principales quejan aluden a guardias desbordadas, falta de profesionales especialistas en los hospitales y la no realización de estudios de alta complejidad, como resonancias magnéticas y tomografías, o algunos más sencillos como ma­
mografías, por carecer de los equipos necesarios.La cobertura privada tampoco difiere demasiado. Quienes tienen la posibilidad de concurrir a la guardia de una clínica tienen que lidiar con la falta de médicos pediatras. Ninguna institución privada de Orán cuenta con este servicio para los más pequeños. El departamento tiene un sólo hospital cabecera, el San Vicente de Paul, que no sólo cubre a los más de 120 mil habitantes de la región, sino también a numerosos ciudadanos bolivianos. Además, las patologías más complejas son derivadas desde los hospitales de cada localidad al de Orán.El 80% de los encuestados tiene obra social porque la adquirió gracias a su trabajo. Sólo el 20% la eligió. Las obras sociales más comunes en Orán son IPS, obras sindicales y Osprera. El 10% de los encuestados señaló que cuenta con prepagas, entre ellas Osde y Swiss Medical. También algunos pagan en forma particular Pieve e IPS.La mayoría de los encuestados en Cafayate cuenta con cobertura médica. Las más empleadas son el IPS, Soev (vitivinícolas) y la de los Gastronómicos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...