El 19 de abril a las 9 de la mañana, dos empleados rurales de Cafayate encontraron restos óseos de una mujer en unas dunas, a unos dos kilómetros antes del acceso a la alameda, sobre la ruta nacional 68 y a unos 1.000 metros al este del asfalto. La conmoción fue generalizada, existía la posibilidad de que esos despojos fueran de María Cash. Los investigadores del CIF (Cuerpo de Investigadores Fiscales) informaron que se trataba de los restos de una mujer de no más de 37 años. Además se determinó que no había sido violada y que había muerto estrangulada. 
Se extrajo material genético de los restos y fueron comparados con el ADN del papá de María Cash, pero no correspondían.
El juez Pablo Arancibia comenzó una investigación para determinar si el cadáver podía corresponder a una de las seis jóvenes denunciadas en Salta como desaparecidas. A mediados de junio el Poder Judicial hizo públicas las fotografías de las prendas de vestir y pertenencias del cadáver hallado en Cafayate.

La investigación del CIF

Este cuerpo de investigadores determinó a través de sus especialistas que la mujer había muerto estrangulada a fines de febrero y que tenía entre 27 y 37 años, altura entre 1,58 y 1,68 metros, cabello ondulado, delgado, que tenía como color original castaño oscuro pero estaba teñido o decolorado con partes blanquecinas.
Los familiares de Isabel Fany Escalante, de 50 años, habían denunciado la desaparición de la mujer, con residencia en Santa María del Valle de Catamarca y señalaron que el 14 de enero había viajado a Cafayate para realizarse unos estudios médicos.
El CIF descartó que los restos óseos fueran de Fany. De la misma manera reconstruyeron el rostro de la occisa con una escultura que mostraba a una joven de no más de 25 años, de cabello oscuro, lacio, cuello delgado y nariz aguileña. Nada que ver con Escalante, mucho mayor, rellena, de pelo ondulado claro relativamente corto, tez blanca y nariz ancha. Por eso se negaron a practicarle una prueba genética.
La verdad comenzó a dilucidarse tras la pesquisa de los detectives de la Brigada de Investigaciones 6, quienes a través del pantalón brasileño marca Linda Z que portaba el cuerpo, la identificaron. Su hija, de 12 años, reconoció la prenda que ambas habían comprado a principios de enero en Foz de Iguazú. De inmediato se hizo el análisis genético y se comprobó que el cadáver era de Fany. Por el caso está preso su marido, Hermógenes, quien se declaró inocente.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...