El aumento en las dietas de los legisladores se produce poco antes de las negociaciones paritarias de los sindicatos.
La sensibilidad del asunto provoca un fuerte hermetismo en la gran mayoría de los legisladores nacionales.

El aumento del más del cien por cien en las dietas de los legisladores nacionales provocó un encendido debate en la seno de la sociedad. Si bien es cierto que la mayoría de los parlamentarios se enteró del incremento al pasar por el cajero automático, también lo es que todos los jefes de bloque del Congreso habían sido notificados a fines de diciembre sobre las subas en sus salarios, aunque muchos de ellos señalaron que no imaginaban que iba a ser de semejante magnitud. Así lo informó ayer a El Tribuno una alta fuente de la oposición -que pidió expresa reserva de su identidad-, tras destaparse la noticia de que los legisladores pasaron a ganar cerca de 35 mil pesos por mes.

“Los presidentes de las cámaras comunicaron como un hecho consumado los aumentos a los presidentes de todos los bloques, pero como el Congreso estaba fuera de actividad, la gran mayoría de los legisladores se enteró un mes después”, agregó la fuente. Las declaraciones del informante coinciden con muchas de las voces opositoras que dijeron no haber sido consultadas sobre la medida, pero confirman que los partidos con representación parlamentaria sabían que iba a haber un incremento en las dietas. El hermetismo está siendo uno de los elementos más utilizados desde que trascendió el escándalo. “Las dietas estaban muy desactualizadas y 35 mil pesos para un legislador tampoco es una barbaridad, pero es un asunto de mucha sensibilidad social para la gente y son pocos los que quieren opinar sobre el tema”, señaló un opositor.

La sospecha

En el arco anti-K hay una coincidencia: los más afectados por esta situación serán los opositores más conocidos, ya que los detractores del kirchnerismo solo tienen representación parlamentaria y no ejecutiva. “Es una operación política para dejar mal parada a la oposición. Nadie va a dejar de votar a Cristina porque sus diputados se suban sus dietas; es más, muchos dirán: "Mirá el Congreso lo que hace'”, reflexionaban anoche algunos dirigentes. Ocurre que son muchos los que creen que la difusión de quienes cobran pasajes en efectivo no pudo haber salido de otro lugar que de la mismísima presidencia de las cámaras.

Anoche el jefe de los diputados del PRO, Federico Pinedo, le adelantó a El Tribuno que tomó la decisión “personal” de renunciar a una parte “sustancial” del aumento por considerarlo “excesivo”. También el senador radical Gerardo Morales dijo que usó el canje de pasajes no utilizados para ayudar a los soñadores que participan en Bailando por un Sueño del programa de TV ShowMatch.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...