El promedio de aumento que tuvieron los parlamentarios nacionales en los últimos tres años fue de cerca de 20% anual.

“A través de este aumento se subsana un retraso en la dieta de más de seis años, que ubicaba a los legisladores en una situación de desfase respecto del personal legislativo de planta”. El jefe de los senadores kirchneristas, Miguel Angel Pichetto, justificó así la suba en más de cien por ciento que tuvieron los legisladores nacionales, pero El Tribuno pudo confirmar de varias fuentes parlamentarias que esa afirmación es inexacta. Al menos en los últimos tres años, los diputados y senadores nacionales estuvieron cobrando un aumento de sueldo atado a las paritarias de los trabajadores del Congreso, que rondó en promedio un veinte por ciento.
“Es mentira que no cobramos aumento en los últimos seis años. Cuando arreglaban su porcentaje los trabajadores del Congreso, luego los legisladores subían sus dietas en igual porcentaje”, explicó a El Tribuno un diputado nacional que pidió reserva de su identidad.

En diálogo con este medio, la senadora nacional Norma Morandini confirmó que en los últimos años tuvieron ajustes en las dietas, aunque dijo desconocer cuáles son los “criterios” que se usan para hacerlo.
Los que defienden el incremento en las dietas afirman que estaban “muy retrasadas” y que, en algunos casos, un empleado legislativo podía llegar a ganar más que un legislador. Los que critican el aumento, por su parte, señalan que es “excesivo el porcentaje”, y que llega cuando se están discutiendo paritarias por montos “mucho menores”.

Más allá de ese debate, que es subjetivo, lo cierto es que son muchas las actividades de la economía argentina que sufren de una disparidad salarial. Ese es el caso, por ejemplo, de los trabajadores tercerizados, quienes cobran mucho menos que los empleados de planta de una empresa a pesar de realizar exactamente el mismo trabajo. Teniendo en cuenta que la resolución que firmaron Amado Boudou y Julián Domínguez dice que los diputados y senadores deben cobrar un “20 por ciento más que un agente de la máxima categoría con 20 años de antigüedad en el Congreso”, los parlamentarios volverán a subirse sus dietas cuando este año los trabajadores del cuerpo negocien sus paritarias. Otro incremento del 20 por ciento, porcentaje que se habla para este año, subiría los salarios de los legisladores por encima de los 40 mil pesos.

Los pasajes

Otro tema que generó una fuerte polémica en la sociedad es el de los pasajes que los legisladores pueden canjear por plata. El Tribuno pudo confirmar que por cada pasaje canjeado por efectivo, al legislador le dan cerca de unos $400, una cifra muy por debajo del valor de mercado del pasaje. Cada diputado y senador recibe veinte pasajes al mes, pudiendo canjear por efectivo los tramos que no utilice. En los hechos, ese mecanismo buscaba aumentar las dietas de los diputados que venían bastante desactualizadas. “Hay que parar con los pagos en negro: el canje de pasajes no es otra cosa que eso”, agregó Morandini.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...