El monje japonés Mikao Usui descubrió este cuerpo de conocimientos ancestrales que estaba perdido en el tiempo. Este método se transmitía de generación en generación, pero en algún punto de la historia comenzaron a perderse.
Mikao Usui, que además era médico, es reconocido como el re-fundador del Reiki. El comenzó con esta práctica e implementó un sistema sencillo de enseñanza basado en diferentes niveles.
Después de años de experimentar con este método y evaluar sus excelentes resultados en varios enfermos llegó a la conclusión de que la principal causa de todos ellos era el bloqueo de la “energía vital”, y la solución era el Reiki.

 

 


Rei
significa espíritu y Ki es la inteligencia superior creadora del universo y que vive en cada célula de los seres vivos. El Reiki conforma la unidad del espíritu con la energía vital presente en todo el universo. Bloquear esta energía enferma el cuerpo, liberar ese bloqueo y dejarla fluir lo sana.


Basado en este principio, es que el Reiki se puede aplicar a todos los seres vivos, seres humanos, animales y plantas, porque en todos está presente la misma energía creadora del universo.
En la cultura Hindú se la llama Prana, en la milenaria China la denominaron Chi.

¿Qué es la Energía Vital en la terapia Reiki?


El Reiki actúa sobre todos los planos del individuo, sin limitarse al aspecto físico. Se produce, en efecto, una armonización de todos los desequilibrios pasados y presentes. Es por eso que al iniciar la práctica puede suceder que reaparezcan enfermedades en las que ya no pensábamos, o dificultades emocionales que creíamos resueltas.
Es importante tener en cuenta que no se cura mediante el reiki, sino que el reiki cura a través de nosotros. El canal de reiki se limita a dirigir la fuerza sobre la persona necesitada de energía, que la recibe y la abosorbe. Lo más correcto sería decir que la atrae.
Recibir reiki se trata de una verdadera acción de desintoxicación, como la asociada a un período de ayuno, todas las toxinas físicas y psíquicas vuelven a circular para ser expulsadas.
La apertura como canal para el reiki no es ningún atajo para llegar a una supuesta ‘iluminación‘ y no puede reemplazar de ningún modo el esfuerzo propio y la disciplina para alcanzar un nivel de mayor plenitud o perfección. Es necesario practicar la autocuración con reiki, el tratarse a sí mismo es fundamental antes de intentar aplicarlo en otras personas.


Los preceptos del reiki

Si te interesa lo que leíte te recomendamos practicar los siguientes preceptos máximos del Reiki:

Solo por hoy, no estaré preocupado

Solo por hoy, no tendré enojo

Solo por hoy, contaré mis bendiciones

Solo por hoy, seré amable con cualquier criatura viviente

Solo por hoy, haré mi trabajo con honestidad


La persona que aplica el reiki no es un curandero ni un sabio, dicen los practicante de esta filosofía, sino simplemente un canal que facilita la absorción de la energía vital y la armonía

 

 

 

 

¿Te animás a comenzar a practicar los preceptos y después comentarnos cómo te esta yendo? Esperamos tu respuesta.

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...